SOCIEDAD › INEDITO PEDIDO DE DISCULPAS OFICIAL A UNA CHICA TOBA EN CHACO

Un límite para los abusos

La mujer fue violada por tres “criollos” que fueron absueltos en un fallo plagado de prejuicio y discriminación. El gobierno provincial hizo un acto para desagraviar a la víctima. Y encaró una serie de reparaciones materiales.

 Por Mariana Carbajal

“Para mi pueblo es un hecho histórico: es la primera vez que el Estado reconoce el error de no atender el pedido de justicia de una adolescente toba que fue violada”, destacó en diálogo con Página/12 la diputada aborigen chaqueña Inocencia Charole. La legisladora provincial fue una de las oradoras del acto en el que ayer el gobierno del Chaco le pidió disculpas públicamente a L.N.P., la muchacha de un pequeño pueblo de El Impenetrable, a 400 kilómetros de Resistencia, que se atrevió a denunciar a tres jóvenes “criollos” que la abusaron sexualmente, pero cuyo caso quedó impune. Aunque se probó el acceso carnal por la fuerza, los tres acusados terminaron absueltos por la Cámara en lo Criminal de Presidencia Roque Sáenz Peña, en una sentencia cargada de irregularidades, prejuicios de género y discriminación racial. Por este caso, la Argentina fue denunciada ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU.

L.N.P. es muy tímida. Le cuesta largar palabras. Ayer, durante la ceremonia que la tuvo en el centro de la escena, cada tanto sonrió y por momentos se la vio emocionada. Estuvo acompañada por su papá, tres de sus siete hermanos y un primo. El presidente del Instituto de Cultura del Chaco, Francisco Romero, fue el encargado de pedirle perdón en nombre del gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, que finalmente no asistió como estaba previsto: al mismo tiempo su esposa, Sandra Mendoza, ministra de Salud, comenzaba a ser interpelada en la Legislatura provincial por el problema del dengue (ver página 18).

–¿Conocés a otras chicas de tu comunidad que hayan sido víctimas de violación de parte de otros jóvenes blancos y que no se atrevieron a denunciarlos? –le preguntó Página/12 a L.N.P.

–Sí, varias. Nunca los denuncian... por miedo –contestó la muchacha, que rompió ese silencio. Está en cuarto año del secundario y tiene el deseo de seguir la carrera de Medicina. El gobierno del Chaco le entregará una beca estudiantil y a partir del 15 de mayo le empezará a pagar la indemnización acordada con su familia, de 53 mil dólares. El monto lo recibirá en tres cuotas. Ayer, se le entregó un cuadro de un pintor local, que se inspiró en el caso, y una copia del documento que certifica la cesión de un terreno en la localidad de Castelli, a unos 80 kilómetros de su pueblo, donde ella eligió iniciar una nueva vida junto a su familia. En 30 días, prometió el presidente del Instituto de Cultura, el gobierno del Chaco empezará a construirle allí una casa. La ceremonia, inédita en el país, se llevó a cabo en un salón de la Universidad Popular, a una cuadra de la Casa de Gobierno. Todo el acto fue traducido al idioma Qom, del pueblo toba. La diputada Charole, incluso, habló primero en su lengua y después lo hizo en español. Estuvieron presentes representantes del Inadi, de Unifem, de organizaciones indigenistas, y del Instituto de Género, Derecho y Desarrollo (Insgenar), de Rosario, y el Comité de América latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem), con sede en Perú, las dos entidades que llevaron la denuncia ante el CDH y que negociaron, primero en Cancillería y luego con el gobierno del Chaco, una serie de medidas reparatorias del daño sufrido por L.N.P., al habérsele negado justicia tras la denuncia de la violación.

“Estamos muy contentas y emocionadas. Es la primera vez que se pide disculpas públicamente a una joven toba por la vulneración de sus derechos. Y es muy auspicioso que se haya empezado a reparar el daño que se le causó antes de que haya una condena desde la ONU”, señaló a Página/12 la abogada rosarina Susana Chiarotti, miembro de Insgenar y Cladem, reconocida internacionalmente por su larga trayectoria en la defensa de los derechos de las mujeres. Por la tarde, Chiarotti fue recibida por los jueces del Superior Tribunal del Chaco, a quienes les planteó la necesidad de que se capacite a los funcionarios judiciales para evitar que se repitan juicios discriminatorios y sexistas como el que enfrentó L.N.P. La violación ocurrió el 3 de octubre de 2003, cuando tenía 15 años. La muchacha pertenece a una familia toba muy pobre, que vive de la fabricación artesanal y venta de canastos. Los imputados fueron absueltos en 2004.

Compartir: 

Twitter
 

“Para mi pueblo es un hecho histórico”, expresó en el acto la diputada toba Inocencia Charole.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.