SOCIEDAD › EN LA PROVINCIA QUEDó PROHIBIDO FUMAR EN LUGARES DE ACCESO PúBLICO

El humo, sólo en la vereda

El gobierno bonaerense reglamentó la ley antitabaco, con lo que la norma entró en vigencia. No se puede fumar en ningún espacio cerrado de acceso público, ya sea oficial o privado. Quedan incluidos bares, shoppings, cíber y terminales de ómnibus.

Con la intención de generar espacios libres de humo, el gobierno bonaerense reglamentó, ayer, la Ley Antitabaco con la que, entre otros puntos, quedará prohibido el consumo de productos elaborados con tabaco, tanto en espacios públicos cerrados como en privados de acceso público; se multará a aquellas personas que contravengan la norma y, además, se creará el Programa Provincial de Prevención y Lucha Contra el Consumo de Tabaco.

La firma del decreto 1626 impedirá, a partir de hoy, consumir tabaco en lugares cerrados dependientes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial; entes descentralizados y autárquicos –con o sin atención al público– y transportes de pasajeros que circulen en territorio de la provincia de Buenos Aires.

El uso de tabaco también estará restringido en restaurantes, bares, confiterías y casas de lunch; cíber; shoppings o paseos de compras cerrados; salas de teatro o cines; cabinas telefónicas, recintos de cajeros automáticos, terminales de ómnibus de mediana y larga distancia; instituciones deportivas y gimnasios.

Aunque la disposición limita la presencia de tabaco en los espacios compartidos, sí contempla la existencia y habilitación de zonas especiales para fumadores –siempre que sean espacios cerrados de acceso público– que deberán estar compartimentadas, con un sistema de ventilación adecuado, separadas del resto de las dependencias y cuya superficie tendrá que ser igual o superior a los 100 metros cuadrados. La medida deposita la autoridad de aplicación en manos del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

Verónica Schoj, coordinadora nacional de la Alianza Libre de Humo de Tabaco Argentina (Aliar), manifestó a Página/12 que “la solución no está en reglamentarla sino que es necesario y urgente que la normativa se convierta en una ley ciento por ciento libre de humo”. Para Schoj, quien además es consultora de la Fundación Interamericana del Corazón –una ONG con sede en Estados Unidos que promueve el control del tabaco y trabaja en la prevención de las enfermedades cardiovasculares–, la ley impulsada desde la provincia de Buenos Aires “es la muestra del exitoso lobby promovido por la industria de las tabacaleras, es funcional a los intereses de este sector, pero no se preocupa por la salud pública. Sin ir más lejos, hoy (por ayer) el sitio web de Nobleza Piccardo salió a festejar la nueva reglamentación”.

Sobre las áreas para fumadores, la coordinadora nacional de Aliar advirtió que las recomendaciones de instituciones internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), establecen que los ambientes ciento por ciento libres de humo son la única solución para enfrentar el problema que genera el tabaquismo. “Hay unanimidad científica en cuanto a que la separación de áreas para fumar no son soluciones aceptables, ni siquiera con una separación estructural, porque el aire de un compartimento se mezcla con el aire de afuera cada vez que las puertas se abren”, dijo. Schoj utilizó una metáfora para comprender la situación que presentan los lugares especiales para fumadores cuando pidió pensar en una piscina: “Sería como delimitar un sector para que la gente pueda hacer pis y otro donde eso esté prohibido; entonces resultaría imposible convivir en el mismo espacio sin que el agua se enturbie”.

Por último, Schoj estimó que una persona que trabaja ocho horas en un bar o en una sala de juego donde se permite fumar tiene un 25 por ciento más de posibilidades de contraer cáncer de pulmón, y un 30 por ciento de aumento de riesgo de sufrir un infarto de miocardio “sólo por haber inhalado, de manera crónica, humo de tabaco”.

Desde 2008 hasta hoy, Nueva York, Washington, San Francisco, Boston, Montevideo y el Distrito Federal, en México, aprobaron leyes para crear ambientes ciento por ciento libres de humo de tabaco, y que no admitían la creación de sectores para fumadores. A principios de este año, la Legislatura de San Pablo siguió esta tendencia y, hace unos días, Río de Janeiro se expidió en este sentido.

Compartir: 

Twitter
 

Especialistas antitabaco critican que la prohibición no sea del ciento por ciento en los lugares públicos.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.