SOCIEDAD › PREPARAN UNA MASIVA PRESENTACION DE AMPAROS JUDICIALES POR EL MATRIMONIO GAY

En busca de los mismos derechos

Después del casamiento entre dos hombres previsto para el próximo martes, la federación de lesbianas y gays pondrá mesas en lugares públicos para promover la presentación de amparos. También se reclamará la validez de los matrimonios celebrados en el exterior.

Dos hombres con gafas oscuras y hablar sajón corren de la mano para tomar un taxi sobre Venezuela al 600. No es apuro, están de vacaciones. Su andar ligero sólo adquiere sentido dentro del contexto. Ayer y por segunda vez en una semana, la entrada del hotel porteño gay (y “heterofriendly”) en el que se hospedan se atestó de cámaras de televisión y de foto, micrófonos, lapiceras y anotadores. Mientras los novios extranjeros esperan que el conductor del amarillo y negro arranque y poder así ocultarse de los flashes, Alex Freyre y José María Di Bello (reconocidos por ser en América latina la primera pareja del mismo sexo que se unirá en matrimonio) expresan su amor en público. Beso va, abrazo viene, la afectuosa conferencia de prensa tuvo la intención de exponer las futuras estrategias para que “todos y todas tengamos los mismos derechos –dijo Alex y explicó–. Vamos a empezar poniendo mesas en las plazas de los pueblos con los formularios para que cualquiera que lo desee realice un amparo para poder casarse”.

Desde que la jueza porteña Gabriela Seijas permitió (con su fallo) que una pareja homosexual pudiese sacar turno para casarse, el barrio de San Telmo y, sobre todo, el complejo hotelero de Venezuela y Tacuarí se convirtió en el lugar elegido para notificar las buenas nuevas relacionadas con los avances por los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y trans en la ciudad. La tarde de ayer no fue la excepción y pasadas las 16.30 la mesa expositora estaba completa.

Los futuros esposos fueron acompañados por la presidenta de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbt), María Rachid; la diputada de Encuentro Social y Popular Vilma Ibarra y por la titular del Inadi, María José Lubertino. Mientras unos y otros compartían micrófono, sendos muchachos y muchachas bronceaban sus cuerpos en el lustroso wooden deck trasero del hotel. “Ojalá el 2 de diciembre (el día siguiente del casamiento) volvamos a ser la cenicienta con sus harapos y todo este encanto de cámaras y periodistas termine de una vez”, de-seó (en voz alta) Alex.

Hasta entonces, los novios se saben expuestos. Según José María, “que nuestra imagen esté en todos lados contribuyó a la visibilidad lésbico-gay y a que nuestros derechos fueran en parte escuchados”. “Pero –interrumpió Alex– tenemos que admitir que el esfuerzo fue en conjunto con todos los integrantes de la federación.” Rachid ofició de anfitriona y como tal dijo las palabras que dieron inicio de la conferencia.

“Primero queremos hacer un llamado a la reflexión de los diputados radicales y del Frente para la Victoria (FpV) para que en los próximos días hagan quórum y en el recinto legislativo se pueda discutir y modificar la actual ley de matrimonio.” La dirigente no sólo expresó reclamos. Después del casamiento de Alex y José María, “vamos a presentar un amparo en la Justicia para que se reconozcan los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en el extranjero”.

Para poder resguardar los derechos de los hijos de las parejas del mismo sexo, la Falgbt tiene la intención también de “recurrir a la Justicia para que esos papás y mamás puedan casarse y así cumplir con las obligaciones que la paternidad requiere cuando los matrimonios se separan”, dijo Rachid. Entonces, José María explicó que “la ley actual permite adoptar a los solteros y, como hasta el momento los niños y niñas son adoptados sólo por uno de los adultos, se están vulnerando los derechos de esos pibes”.

Durante la conferencia también hubo tiempo para las novedades. “Un juez de la ciudad falló a favor de una pareja de lesbianas: las instó a que puedan recurrir a su obra social (Obsba) y recibir tratamiento de inseminación asistida de manera gratuita”, confirmó José María. Uno de los argumentos esgrimidos por el magistrado, según el hombre que está por casarse, “fue la posibilidad de que las mujeres tuviesen un hijo en común”. Después de algunos mimos sobre la mano de su pareja, José María renovó la charla y dijo: “Le paso el micrófono a mi querido, porque hasta el martes que viene no es marido”.

Junto a las organizaciones provinciales de la federación “estamos en tratativas para que en las plazas de los pueblos se pongan mesitas informativas y que se entregue también el formulario del amparo que presentamos nosotros para que las parejas que lo deseen o lo necesiten puedan casarse”. “Sabemos que nuestro derecho tiene que ser extensible a todas las familias del país. Pero no necesariamente nuestra forma de exponer la vida privada”, admitió el hombre vestido con enormes cintas rojas como forma de prevención del VIH y concluyó: “Es muy difícil casarse en estas condiciones, después del martes todo va a ser un poco más fácil”.

Informe: Mariana Seghezzo.

Compartir: 

Twitter
 

Los futuros esposos, junto a María Rachid y María José Lubertino, ayer en el hotel Axel.
Imagen: Arnaldo Pampillon
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.