EL PAíS › PRINCIPIO DE ACUERDO PARA QUE NO HAYA MAS PAROS EN EL SUBTE

Delegados con tutela subterránea

El Ministerio de Trabajo ofreció reconocer la legitimidad de los delegados mediante una “tutela gremial” que les permitiría negociar salarios. Los trabajadores se comprometerían a no parar por un año por razones sindicales. Hoy analizan la propuesta en asambleas.

 Por Laura Vales

Tras dos días de maratónicas negociaciones, los delegados del subte llegaron a un preacuerdo con el Ministerio de Trabajo por el reconocimiento del sindicato que crearon para escindirse de la cegetista Unión Tranviarios Automotor (UTA). La fórmula que destrabó el conflicto fue la de una tutela gremial: el Gobierno no firmará la inscripción, pero ofreció reconocer la legitimidad de los 81 delegados del nuevo gremio y habilitarlos para que puedan negociar con Metrovías salarios y condiciones laborales. A cambio, los trabajadores deberán comprometerse a no realizar, durante un año, nuevos paros en reclamo de la inscripción gremial. El preacuerdo debe ser todavía votado en las asambleas que se realizarán a partir de hoy en las seis líneas.

Bajo la presión de la UTA, que amenazó con parar el transporte si salía la inscripción, Trabajo apeló a esta salida intermedia con la que evitará, al menos en el corto plazo, ponerle la firma al reconocimiento de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro. En la práctica, el nuevo sindicato deberá llevar el tema a la Justicia que, sin dudas, ordenará finalmente al Gobierno que lo inscriba, ya que se trata de un derecho constitucional. Hasta que eso se concrete, los delegados tendrán la garantía de no ser despedidos. Sus fueros gremiales (que todavía los protegían como integrantes de la anterior comisión interna) terminan en diciembre, pero el preacuerdo les otorga estabilidad laboral por los dos años próximos.

“En la práctica nos reconocieron como un nuevo sindicato. Es una propuesta positiva porque no nos impide seguir peleando por la inscripción que estamos pidiendo”, evaluó anoche, al salir del ministerio, Néstor Segovia. El delegado detalló que otro punto es que dejarán de descontarles el 1 por ciento en los sueldos como aporte compulsivo a la UTA. Aseguró que el compromiso de no parar es “sólo por razones intergremiales”, es decir que no estarán limitados para tomar medidas por reclamos salariales u otros.

Voceros de Tomada aseguraron que el ministro apostaba a que el preacuerdo evite el llamado a nuevas medidas de fuerza. “Ellos se llevaron un reconocimiento y nosotros acordamos seguir negociando, sin paros. A partir de ahora todo se puede resolver en una mesa de diálogo”, dijo Tomada a sus colaboradores.

De las negociaciones participaron, además de los funcionarios y los delegados, el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, y representantes de Metrovías. El secretario general de UTA, Roberto Fernández, sólo pasó por el ministerio para dejar en claro que no aceptarán coexistir con otro sindicato. La fórmula de una tutela da una ventaja a la UTA: mientras sus competidores no estén inscriptos formalmente, no podrán iniciar el expediente para compulsar cuál de los dos tiene más afiliados, dato que define qué sindicato se quedará con la personería gremial.

Compartir: 

Twitter
 

“En la práctica nos reconocieron como un nuevo sindicato. Es positivo”, dijo anoche el delegado Segovia.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.