SOCIEDAD › FUERON DESPLAZADOS CUATRO ALTOS JEFES POLICIALES

Cambios en la cúpula

Después de los tres relevos del miércoles, ayer el gobierno provincial separó a cuatro superintendentes de la Bonaerense. Quedó confirmado en su cargo el jefe, Juan Carlos Paggi.

Cuatro importantes jefes de la Policía Bonaerense fueron relevados ayer en relación con el caso Pomar. La medida –dispuesta por Carlos Stornelli, ministro de Seguridad provincial– se agrega a los tres reemplazos que se habían dispuesto el miércoles. Estos relevos, y los movimientos dispuestos para sus reemplazos, configuran una reestructuración parcial de la cúpula de la policía de la provincia de Buenos Aires, al frente de la cual quedó confirmado el comisario general Juan Carlos Paggi. “Y esto no va a terminar acá”, afirmó una fuente del gobierno bonaerense, apuntando a la perspectiva de que se produzcan renuncias en niveles más altos del Ministerio de Seguridad. Autoridades de la División de Asuntos Internos de la policía Bonaerense se trasladaron a Pergamino en busca de documentación que permita entender cómo y por qué se tardaron 24 días para encontrar el auto y los cadáveres de los cuatro integrantes de la familia; el vehículo que manejaba Fernando Pomar había chocado en una curva, cerca de esa localidad. La fiscal de Pergamino, por su parte, inició también una investigación destinada a determinar si hubo fallas en los rastrillajes.

Según comunicó oficialmente el Ministerio de Seguridad bonaerense, pasan a retiro los comisarios generales Antonio Torreira, Ernesto Araguez, Ernesto Giménez y Mateo Barragán, que ocupaban las superintendencias de Investigaciones, de Coordinación Operativa, de Seguridad Vial y de Interior, respectivamente. El miércoles habían sido relevados Julio Golpe –jefe de la DDI de Pergamino–, Roberto Gabín –jefe de la Departamental de esa ciudad– y Carlos Marano –jefe de Seguridad Vial de San Andrés de Giles–. Golpe fue echado tras descubrirse el llamado al 911 a trece días del accidente (ver nota central).

Anoche, el Ministerio de Seguridad bonaerense difundió la nueva conformación de la cúpula policial bonaerense. En la Superintendencia General de Policía queda confirmado el comisario general Juan Carlos Paggi. En la Superintendencia de Investigaciones fue nombrado Hugo Matzkin. En la Superintendencia de Coordinación Operativa, el comisario general Salvador Darío Baratta reemplaza a Ernesto Araguez. En la Superintendencia de Seguridad Vial, el comisario general Alexis Darío Ivanoff reemplaza a Ernesto Giménez. En la Superintendencia de Seguridad Interior, el comisario general Mario Alberto Valente sustituye a Celestino Barragán.

Además, el comisario Alberto Durante pasa a ocupar la Superintendencia de Seguridad Norte, vacante por el pase de Salvador Baratta. En la Superintendencia de Seguridad Oeste, el comisario general José Antonio Raggio ocupa el cargo vacante por el pase de Mario Valente. La Superintendencia de Comunicaciones queda a cargo del comisario general Mario Monasterio. Como titular de la Jefatura Departamental La Plata fue nombrado el comisario mayor Alejandro Máximo Moreno.

Según reconoció Stornelli, los reemplazos “están relacionados indirectamente” con el caso Pomar. “Como hubo algunos cambios en la tercera línea de la zona de Pergamino, me pareció oportuno acelerar cambios en la cúpula, que ya estaban previstos, para que los nuevos superintendentes participen en la elección de los nuevos jefes departamentales y de la DDI”, explicó.

El ministro admitió “que tal vez la orden de rastrillaje dada por la fiscal de Pergamino no fue ejecutada de la manera más conveniente; quienes ejecutaron las tareas de búsqueda tal vez no lo hicieron con la diligencia que era necesaria. En fin, a mí no me toca juzgar la bronca de la gente, aunque es comprensible”.

Una fuente de la gobernación bonaerense aseguró que “esto no va a terminar acá: es previsible que haya renuncias de alto nivel en el Ministerio de Seguridad”.

Entre tanto, en la mañana de ayer, José Guerrero –auditor general adjunto de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense– se constituyó en la Jefatura Departamental Pergamino “a fin de juntar documentación relacionada con el caso y evaluar responsabilidad policial que merezca ser sancionada o no”, explicó. El auditor precisó que “se analizará toda la labor referida al quehacer policial diario: las órdenes de servicio, el cumplimiento de las mismas y la elevación de los informes a los superiores”.

También ayer, Karina Pollice, fiscal de Pergamino, inició una investigación específica sobre la actuación de la policía bonaerense en la búsqueda de los Pomar. Señaló que, según los reportes policiales que recibía diariamente, en la zona del hallazgo se habían efectuado “tres rastrillajes aéreos”, los cuales “obviamente no se hicieron bien”.

La familia compuesta por Fernando Pomar, su esposa Gabriela Viagrán y sus hijas Candelaria y Pilar, de 6 y 3 años, habían desaparecido el 14 de noviembre, cuando viajaban desde José Mármol hacia Pergamino en su auto Fiat Duna Weekend. Recién el martes pasado la policía Bonaerense encontró el auto y los cuatro cadáveres, a veinte metros de la ruta 31, cerca de la localidad de Gahan, en una zona de altos pastizales. Las pericias indicaron que se trató de un siniestro vial, al tomar una curva.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Stornelli aseguró que será desplazado todo policía que no haya cumplido con sus responsabilidades.
Imagen: Leandro Teysseire
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.