SOCIEDAD › CONFIRMAN LA PRISIóN PREVENTIVA DE LEONARDO JARA, POR LA CHICA ASESINADA EN VILLA TESEI

Acusado de llevarse en auto a Candela

Jara, el último de los detenidos en el caso del asesinato de Candela Rodríguez, fue acusado por testigos de identidad reservada de haber mantenido una relación con la niña y de haberla subido a un auto, como primer paso de su secuestro.

 Por Raúl Kollmann

El juez Alfredo Meade confirmó ayer la prisión de Leonardo Jara, último de los detenidos en el caso del asesinato de Candela Rodríguez. Testigos de identidad reservada –en especial una chica adicta que le compraba droga a parte de los acusados– sostienen que Jara mantenía una relación con Candela, “le hacía de noviecito”, y hace hoy exactamente tres meses la habría convencido de subir a un vehículo, lo que constituyó el primer paso del secuestro y desaparición de la chica de 11 años. Jara estuvo prófugo dos meses, recién fue detenido a mediados de octubre, y por ello se demoró tanto el proceso judicial en su contra.

Según el fiscal Marcelo Tavolaro, el asesinato de Candela fue una “venganza no convencional” en la que participaron todos los detenidos. El organizador habría sido –según la versión del fiscal– Héctor “El Topo” Moreira, un confidente policial, y el autor material Hugo Bermúdez. Jara levantó a la chica en un Suzuki gris y supuestamente puso en marcha el plan de venganza.

Por ahora, todos los imputados dicen que no se conocen entre sí y que tampoco conocían a Candela. No aparecieron comunicaciones entre ellos, aunque sí ADN de Bermúdez en una camioneta de Jara, por ejemplo.

El caso tiene tres hipótesis:

- Según el fiscal, el Topo Moreira organizó el asesinato para vengarse del padre de Candela, Alfredo Rodríguez. Ambos incursionaron en la piratería del asfalto y, supuestamente, Rodríguez se quedó con el producto de una venta de mercancía robada.

- La otra vertiente de la hipótesis de la venganza tiene que ver con drogas. Según la testigo de identidad reservada, la familia de Candela le compraba a Bermúdez y también Jara era una especie de proveedor. A la niña la habrían matado porque alguien de su familia se habría quedado con dinero originado en la droga o porque dieron datos para la detención de un narco de importancia de la zona de San Martín.

- La tercera hipótesis tiene que ver con el abuso sexual. Candela era una chica abusada “de larga data”, según consta en la autopsia. La idea es que alguien que abusaba de Candela terminó matándola a raíz de la repercusión pública que tomó su desaparición.

Carola Labrador, la madre de Candela, niega estas últimas dos hipótesis. Sostiene que la niña no tenía quien “le hacía de novio” y, por supuesto, niega cualquier vínculo con la droga. Pero la testigo de identidad reservada –aunque no dice toda la verdad– tiene como base un acierto que está firme en la causa: contó que Candela estuvo en la casa de la calle Kiernan, en Villa Tesei, y eso se comprobó por ADN. Esa misma testigo dice que el homicida fue Bermúdez, quien la estranguló en una especie de juego sexual, y el testimonio coincide con el de una ex pareja de Bermúdez, quien dijo que efectivamente él tenía costumbres violentas. El abogado de Bermúdez, José Luis Ferrari, argumenta que son sólo declaraciones de una mujer despechada. El punto que tiene Ferrari a su favor es que no hay ni una sola evidencia de que El Topo Moreira y Bermúdez se conocieran –no existen llamadas entre ellos–, lo que deja en duda toda la hipótesis porque se supone que uno fue el que diseñó la venganza y el otro fue el que la ejecutó.

De lo que sí hay evidencia es de la relación entre Jara –el que la levantó– y Bermúdez, el que –según el fiscal– mató. Se encontró ADN de este último en una camioneta del primero. Se trata de una prueba científica que por ahora no pueden contrarrestar. El otro dato en el expediente es que el albañil Alberto Fabián Espínola solía andar con Jara, por lo que habrá que ver qué papel jugaron. Sea como fuere, a tres meses de la desaparición de Candela, el caso no está esclarecido.

Compartir: 

Twitter
 

Traslado de Leonardo Jara, ahora con prisión preventiva, en el momento en que fue detenido.
Imagen: Bernardino Avila
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.