SOCIEDAD › EL GOBIERNO DE MACRI IMPIDIó LA INSTALACIóN DE MANTEROS EN FLORIDA

Les quieren pasar el trapo

Un operativo policial del gobierno porteño estaba en un tira y afloja con los manteros de Florida. Los trabajadores reclaman que se aplique la ley y que les den un espacio. El gobierno sostiene que la ley prohíbe la actividad. Cortes y anuncios de que seguirá.

El tira y afloja comenzó a primera hora de la mañana, y continuaba entrada la noche: porque el gobierno porteño dispuso un operativo de inspectores y oficiales de la Policía Metropolitana, los “manteros”, agrupados en la Asociación Vendedores Libres, no pudieron instalarse en la calle Florida. Por ello, a lo largo de la jornada, los vendedores informales protestaron sirviéndose tanto de batucadas en la peatonal como de un corte de tránsito, en Florida y avenida Corrientes, al promediar la tarde. Llegada la noche, voceros del Ministerio de Seguridad porteño ratificaron que los agentes de la Policía Metropolitana permanecerían en el lugar hasta la mañana de hoy, “a pedido del Ministerio de Espacio Público”, responsable de los operativos. Entre tanto, los vendedores decidieron en una asamblea que no harían vigilia en el lugar, pero que hoy a primera hora regresarán “a trabajar como siempre”, adelantó a Página/12 uno de sus representantes, Julio Pereyra. En diálogo con este diario, sin embargo, el ministro de Espacio Público porteño, Diego Santilli, advirtió que el operativo continuará “el tiempo necesario” porque “en la calle Florida no cualquiera puede vender, hay normas, hay otros lugares autorizados”.

A las 6.30 de la mañana, 60 inspectores del Ministerio de Espacio Público (“que son la totalidad del cuerpo”, explicó Santilli), respaldados por 121 efectivos de la Policía Metropolitana, se repartieron a lo largo de la peatonal Florida para impedir que los “manteros” pudieran instalarse con sus mercancías sobre la calzada. El objetivo final de los operativos, que se extenderán, advirtió Santilli, el tiempo que sea necesario, es lograr el desalojo permanente de los vendedores. Si quieren continuar con su actividad, señaló el ministro, pueden hacerlo “gestionando el permiso” que estipula la normativa porteña.

Ante la actuación del gobierno de la Ciudad, los “manteros”, agrupados en la Asociación Vendedores Libres, se preparan para “resistir pacíficamente”, señaló Julio Pereyra, uno de los afectados por los operativos. El empeño gubernamental en evitar su presencia en la peatonal es “reaccionar como si fuéramos chorros o mafiosos”. “Como trabajadores no tenemos por qué ponernos nerviosos. No hacemos nada ilegal. El gobierno porteño y el Ministerio Público Fiscal no han tomado en cuenta nuestras propuestas, ni han ofrecido una alternativa para que podamos trabajar”, detalló Pereyra.

En diálogo con este diario, el ministro Santilli aseguró que “la normativa prohíbe la venta ambulante” a excepción de aquella específicamente avalada por permisos puntuales. “La calle Florida tiene más restricciones que otras calles, pero en Buenos Aires está prohibida la venta en lugares no autorizados”, explicó, porque así lo establecen “el Código de Faltas, el Código de Convivencia, y leyes vigentes previas a esta gestión. La prohibición, que existe, ni siquiera fue establecida por nosotros, sino que viene de otros períodos”.

Desde la oposición, la legisladora porteña Delia Bisutti criticó duramente los operativos, porque la decisión de impedir a los “manteros” instalarse en la peatonal no se atiene a las diferencias que estipula la ley local. “Primero el gobierno porteño dijo no tener normativa. Ahora que la tiene (N. de R.: en relación a la ley sancionada en la Legislatura a principios de diciembre para restringir la venta callejera), en vez de establecer la diferencia entre quienes trabajan para su subsistencia y los que violan las normas, prefiere desalojar”. El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, señaló Bisutti, debía haber reparado en esa diferenciación, “que está perfectamente establecida en la ley”, y, en relación con los “manteros”, “debería haber llegado a un consenso para reubicarlos en otro espacio”. Por su parte, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la Asociación Amigos de la Calle Florida manifestaron su “total apoyo a esta decisión que restablece el orden”, al tiempo que instaron a la administración local “a seguir combatiendo este flagelo que representa la venta ilegal”.

Ayer, poco antes de las tres y media de la tarde, un grupo de “manteros” dispuso sus mantas sobre el cruce de la avenida Corrientes y Florida. Luego, se recostaron boca arriba sobre los fragmentos de tela al tiempo que sostenían, sobre sus pechos, grandes cruces negras. A la vera de la performance, otros “manteros” protestaban haciendo sonar una batucada. Entrada la noche, tras debatir en asamblea y, según declararon a este diario, sin que ningún funcionario porteño se comunicara con ellos más que para “decir que necesitamos permisos, cuando todos sabemos que desde hace tres años no se dan”, los Vendedores Libres acordaron retirarse de Florida, pero sólo por unas horas. “Vamos a volver mañana (por hoy) a trabajar. Vamos a intentar hacerlo como todos los días”, dijo Pereyra.

Compartir: 

Twitter
 

En Corrientes, cortaron la calle acostándose sobre sus mantas y sosteniendo una cruz negra.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.