SOCIEDAD

Una crecida que no tuvo aviso de alarma

La Fiscalía de Instrucción de Cruz del Eje imputó al intendente de San Marcos Sierras, Alejandro Alarcón, y a su secretario de Hacienda, Sergio Nievas, como “copartícipes necesarios de estrago doloso”, en el caso de la crecida del río Quilpo que el último 5 de febrero provocó severos daños materiales en el camping Tres Piletas. Como principal acusado está señalado Ramón Mercado, alias “Tío Rico”, propietario del centro recreativo.

El caudal del río Quilpo creció esa mañana hasta cinco metros de altura, gracias a los 130 milímetros de agua que cayeron en dos horas. Entre las 8.30 y las 9, la subida dejó un saldo de 12 autos arrastrados por la corriente y un número mayor de carpas y otros objetos.

Según comentaron los damnificados, “no hubo ningún aviso para evacuar el lugar que les indicara que algún tipo de peligro podía ocurrir”. A raíz de ello, Martín Bertone, fiscal de Instrucción de la localidad de Cruz del Eje –con jurisdicción en San Marcos Sierras–, abrió una causa para “verificar por qué no funcionó la cadena de alarma para una correcta evacuación del lugar”.

“Desde el municipio nos ponemos a disposición de la Justicia para que verifique si tuvimos responsabilidad en el hecho”, dijo Alarcón.

“La crecida se profundizó debido a la quema de una gran extensión de vegetación que actuaba como esponja que retiene el agua y modera la velocidad y la intensidad de la crecida”, explicó el guardaparque Nery Martínez.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.