SOCIEDAD

El horror de Honduras

La prisión hondureña de Comayagua, donde durante un incendio murieron 354 presos y una mujer que estaba registrada como visita, es una granja que recluía a 852 detenidos –el doble de la capacidad del penal– acusados de homicidios, secuestros, pandillaje y otros delitos. El 60 por ciento de los internos no había recibido condena, es decir, era inocente. El presidente del Poder Judicial, Jorge Rivera, ratificó, en sus estimaciones, que alrededor del 40 por ciento de los privados de su libertad cumplían condena firme, algo que evaluó como “un porcentaje sumamente aceptable” en el sistema judicial de Honduras. Según registros de Medicina Forense, la mayoría de los presos fallecidos estaban acusados o condenados por homicidio. Otros lo estaban por secuestro, narcotráfico y robo de automóviles, asaltos callejeros, entre otros delitos. No hay cifra oficial del número de guardias del lugar. “Aún con el hacinamiento (la cárcel de Comayagua) era la mejor del país”, porque en Honduras “el sistema penitenciario está colapsado desde hace años”, afirmó el obispo de San Pedro Sula, Rómulo Emiliani. No trascendió la identidad de la mujer que murió en el incendio, aunque la directora de fiscales del Ministerio Público, Danelia Ferrara, informó que mientras su ingreso como visita había sido registrado, no había reporte de su salida. De acuerdo con Ferrara, en el penal había 852 personas, incluida la mujer; 477 de esas personas se encuentran en la prisión y veinte fueron hospitalizadas, con lo que los muertos suman 355 en total. Además, señaló Ferrara, “consideramos que no habría fugados, en virtud de que los datos coinciden con las cifras oficiales del centro penitenciario”. Los restos de las 355 víctimas fatales están en Tegucigalpa, en tren de ser identificados por equipos de medicina forense. Oficialmente, las causas del incendio se desconocen, pero las autoridades han adelantado dos hipótesis: que el incendio se haya desatado tras un cortocircuito o bien que se haya extendido luego de que un preso quemara un colchón. La gobernadora del departamento de Comayagua, Paola Castro, señaló que en la noche del martes uno de los presos la llamó para denunciar que alguien había encendido un colchón. De los diez módulos del penal, en cinco se cebó el fuego. En el módulo seis, donde comenzó el incendio, sólo se salvaron cuatro y murieron 98 internos, según los informes.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.