SOCIEDAD

La casaron para protegerla

Una adolescente marroquí se suicidó el sábado pasado en Marruecos tras haber sido obligada a casarse con su violador, que sigue en libertad.

“Lo detuvieron, pero quedó en libertad hasta que terminen las investigaciones”, deploró la hermana de Amina: ésta, de 16 años, era sometida a un maltrato sistemático por su esposo y sus suegros como venganza por haber denunciado al esposo por violación. La niña finalmente se suicidó y fue enterrada el martes, mientras el viudo, Mustafá, merodeaba por el lugar armado con un cuchillo, según denunció la hermana de Amina.

Hacía más de un año, la familia de Amina presentó una denuncia por violación contra Mustafá, pero éste evitó la cárcel, tras un acuerdo entre las familias, admitiendo el delito y aceptando casarse con la víctima.

“A Amina la casamos para protegerla y evitar que la gente hablara mal de ella –sostuvo la hermana–, pero en casa del marido la maltrataban y no le daban de comer.” Además, después de la violación, el padre de Amina rechazaba recibirla en su casa. La joven puso fin a su vida, en casa de sus suegros, ingiriendo veneno para ratas.

Entidades feministas y de derechos humanos marroquíes se movilizarán hoy para denunciar lo sucedido y pedir el cambio en la legislación, que exime de sanción al violador de una menor si acepta casarse con la víctima y si la familia de ésta no hace la denuncia.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.