SOCIEDAD › PRISION PERPETUA POR EL ASESINATO DE EZEQUIEL

Un crimen que tuvo su castigo

El confeso asesino del estudiante de cine Ezequiel Agrest, ejecutado de un balazo durante un robo cometido el 8 de julio del año pasado en una casa del barrio porteño de Caballito, fue condenado ayer a prisión perpetua. En un fallo por mayoría, el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 28 porteño consideró a Sebastián Pantano (26) autor material de los delitos de “robo calificado, portación ilegal de arma de fuego y homicidio criminis causa”, tal como habían reclamado la fiscalía y la querella, al considerar que mató para lograr la impunidad en el robo.

La disidencia de los jueces no estuvo en la culpabilidad de Pantano, por la que hubo voto unánime, sino en la calificación del homicidio. Fuentes judiciales informaron que el presidente del tribunal, Carlos Rengel Mirat, y el vocal Carlos Mariano Chediek consideraron el crimen como un homicidio criminis causa, mientras que el juez Luis Oscar Márquez votó en minoría por “homicidio en ocasión de robo”.

La audiencia comenzó a las 11 con las últimas palabras del acusado, quien algo nervioso y en un discurso de media hora aseguró que lamentaba lo que había hecho –como lo hizo en la última jornada del debate–, pidió perdón a su familia, a su mujer y a su beba, que no conoce, y solicitó que lo trasladen al mismo penal donde está purgando una condena su hermano.

“Entiendo el grado de delito del que se me acusa. Entiendo el dolor y la angustia que generé. Yo sé que no van a poder perdonarme porque es algo muy difícil. Como ser humano pienso que fue un error y sé que es irremediable”, expresó Pantano. “No es que yo no haya tenido corazón y no haya sentido lo que ocurrió”, añadió.

Sin nombrarla, el acusado también se refirió a la madre de la víctima, la filósofa Diana Cohen Agrest, al decir: “El dolor que siento tiene mucho que ver con el dolor de esa persona que ya no tiene a su hijo. No voy a mentirle porque estoy muy nervioso. Ayer no podía dormir”.

“Es un actor consumado. Armó esta escena para inspirar lástima, cuando su conducta demuestra que no es tan inocente”, expresó la madre del joven asesinado, sobre las palabras de Pantano. “Se hizo justicia, fue condenado a cadena perpetua. Ahora pedimos que las penas se cumplan según la ley y que no haya chicanas procesales”, expresó Cohen Agrest finalizada la lectura de la condena. “Nosotros fuimos condenados a perpetua a no tener más a mi hijo; en cambio, (Sebastián) Pantano sigue teniendo la vida, ese bien tan preciado que mi hijo ya no tiene”, agregó la mujer.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.