EL PAíS › SE SUSPENDIó LA AUDIENCIA POR LA RECUSACIóN DEL FISCAL CARLOS RíVOLO

Rafecas también fue recusado

La causa por el supuesto tráfico de influencia para el levantamiento de la quiebra de la ex Ciccone tendrá demoras procesales. El abogado de José María Núñez Carmona recusó al juez –ya había recusado al fiscal–. Las definiciones terminarán en la Cámara.

 Por Raúl Kollmann e Irina Hauser

El abogado de José María Núñez Carmona, socio y amigo del vicepresidente Amado Boudou, presentó ayer una recusación contra el juez de la causa Ciccone, Daniel Rafecas. El letrado Diego Pirota argumentó que el magistrado ya emitió opiniones sobre el caso en el audio de una nota aparecida en el diario Perfil y que, según todo lo indica, constituyó la violación de un diálogo mantenido por el juez en off the record con una periodista de ese diario. También el abogado cuestionó los mensajes de texto entre el magistrado y el otro defensor de Núñez Carmona, Ignacio Danuzzo Iturraspe, sobre todo porque allí el magistrado sostiene que en la causa hay hechos nulos –como la declaración de la ex esposa de Alejandro Vandenbroele– y que sin embargo el juez no anuló. Por esa razón, Pirota afirma que el juez no tiene “tranquilidad de espíritu” para seguir en una causa sobre la que ya emitió varias opiniones. Rafecas dijo públicamente la semana pasada que no se apartará, por lo que seguramente va a rechazar la recusación hoy o mañana. El caso llegará así a la Cámara Federal.

En la mañana de ayer estaba prevista una audiencia sobre la recusación que Pirota presentó el miércoles pasado, contra el fiscal Carlos Rívolo. Las objeciones al fiscal son de otro carácter que al juez: a Rívolo sí le imputan participar de operaciones políticas y mediáticas, violar el secreto del sumario e incluir en forma irregular elementos en la causa. Es decir que son cuestionamientos más duros y lindantes con delitos. Rívolo ya rechazó esas acusaciones negándolas en todos sus términos y la cuestión iba a ser dirimida ayer a la mañana. Era casi cantado que Rafecas iba a confirmar a Rívolo en la instrucción del caso, lo cual también terminaría en la Cámara Federal.

Un tiempo antes de la audiencia, Pirota presentó la recusación contra el juez quien, por lo tanto, suspendió el encuentro. No correspondía que el magistrado tomara decisiones importantes –como la de aceptar o rechazar la recusación al fiscal– antes de contestar a los cuestionamientos en su contra. El texto del abogado de Núñez Carmona no se dio a conocer, pero tendría tres elementos:

  • Que en el audio del diálogo con Perfil, Rafecas adelantó opiniones. Curiosamente se trataba de opiniones favorables a Núñez Carmona y al vicepresidente Amado Boudou, porque el juez dijo: “Hasta ahora no ha aparecido nada en la causa Ciccone”. Sin embargo, Pirota no lo entiende así, porque al mismo tiempo el juez habló del departamento que fue allanado pocos días más tarde y porque sostuvo en ese audio que sería decisivo si se encontrara vínculo entre Vandenbroele y Boudou. La defensa de Núñez Carmona considera que eso no significaría nada y que, en cambio, lo primero que debería demostrarse es que hubo alguna irregularidad en Ciccone y, en ese caso, si hubo algo ilícito cometido por Núñez Carmona o Boudou respecto de esa irregularidad. De todas maneras, Pirota afirma que esas frases son un adelanto de opinión y eso es lo que cuestiona.

  • El segundo elemento son los mensajes de texto entre el juez y el otro abogado de Núñez Carmona. Pirota también considera que son adelantos de opinión. Por ejemplo, el abogado dice que el magistrado habla de que es nulo el testimonio de Laura Muñoz, la ex esposa de Vandenbroele, y sin embargo no lo anuló. Todo el tema ha levantado polémica, porque en los mensajes el juez parece asesorar a una de las partes. Sin embargo, Rafecas podría alegar que su imparcialidad se demuestra en el hecho de que los mensajes de texto parecen favorables a Núñez Carmona, pero que luego no le tembló el pulso para hacer los allanamientos.

  • Por último, Pirota considera grave el texto emitido por el fiscal Rívolo respaldando al juez después de que se conocieran los mensajes de texto. El fiscal ya estaba recusado y Rafecas era quien debía resolver, con lo que Rívolo pareció mandar un mensaje: “Yo te defiendo, defendeme”. Lo que Pirota cuestiona es que el texto del fiscal es irregular y que el viernes el juez, haciéndolo suyo, lo utilizó para defenderse en el Consejo de la Magistratura.

La lógica es que Rafecas rechace su recusación sosteniendo que no perdió la objetividad ni la imparcialidad. Automáticamente el magistrado elevará la cuestión a la Cámara Federal, que deberá decidir. Mientras tanto, el expediente sufrirá el parate de unos días, hasta que la Cámara emita su resolución.

Compartir: 

Twitter
 

El juez federal Daniel Rafecas dijo la semana pasada que seguiría al frente de la causa.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.