EL PAIS › VOLVIO YPF

Activo estratégico

 Por Ricardo De Dicco *

El DNU presentado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner tiene como fin encauzar la planificación hidrocarburífera del país en consonancia con el actual modelo de crecimiento económico con inclusión. En ese sentido, la Presidenta decretó la intervención transitoria de YPF SA por un plazo de un mes para asegurar la normal continuación de actividades de la empresa y presentará en el Congreso un proyecto de ley que establecerá la expropiación de YPF bajo un control estatal del 51 por ciento del capital social de la empresa. De esta manera quedará al menos en un principio una participación directa del Estado nacional sobre YPF del 26,5 por ciento y de las provincias de la Ofephi del 24,5 por ciento, mientras el 49 por ciento restante continuará por un tiempo en manos privadas (6 por ciento Repsol, 25 por ciento Grupo Petersen y el resto capital flotante).

Este año se cumplen 90 años de la creación de YPF y 20 años de su privatización. Hoy los argentinos festejamos la recuperación del principal activo estratégico del país. La recuperación de YPF permitirá lograr que el Estado se convierta en el principal agente económico formador de precios de los combustibles líquidos y en garante del suministro de los mismos. Dos variables, “precios” y “disponibilidad”, las cuales resultan estratégicas porque impactarán favorablemente sobre la estructura de costos operativos y en lograr el autoabastecimiento del aparato productivo nacional en el actual contexto del proceso de reindustrialización iniciado en 2003.

El desempeño de YPF desde la llegada de Repsol en 1998 hasta el presente ha sido pésimo y particularmente hostil para los intereses vitales de la Nación porque

  • la producción de petróleo 1998-2011 declinó 43 por ciento;

  • la producción de gas natural entre 2004-2011 descendió 37 por ciento;

  • la refinación de crudo entre 2007-2011 bajó 19 por ciento, y

  • las inversiones en exploración 2003-2011 fueron de apenas 8 pozos anuales en promedio.

Mientras que los ingresos por ventas y las ganancias netas se incrementaron casi ininterrumpidamente desde que Repsol se quedó con YPF, hace catorce años. A modo de ejemplo, en 2011 YPF obtuvo 51.307 millones de pesos de ingresos por ventas y 5296 millones de pesos de ganancias netas. Una vez bajo control estatal, YPF tendrá como principal inversor al Estado argentino, que durante los últimos ocho años ha impulsado y gestionado más de 76.000 millones de pesos de inversiones en obras de infraestructura energética, donde el 73 por ciento de las mismas correspondieron a inversiones públicas.

YPF dejó de significar en el imaginario colectivo “Ya Pasó Fangio”, ahora volverá a significar “Yacimientos Petrolíferos Fiscales”.

* Director del Centro Latinoamericano de Investigaciones Científicas y Técnicas.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.