SOCIEDAD › UN INCENDIO EN LA BOCA DEJO A 50 PERSONAS SIN HOGAR

Conventillo bajo fuego

Un cortocircuito provocó un incendio que destruyó por completo un conventillo de Palacios al 700. Hubo algunos heridos leves. Entre los damnificados hay 30 chicos.

Unas cincuenta personas, entre ellas 30 niños, quedaron ayer en la calle al resultar totalmente destruido el conventillo del barrio porteño de La Boca donde vivían. Fue a causa de un incendio que comenzó pasadas las 17 y recién pudo ser controlado dos horas después. En ese tiempo, el fuego consumió los tres pisos de madera y chapa y las pertenencias de todos los damnificados.

La mayoría de los vecinos del edificio destruido quedaron sin nada. Perdieron sus pocos muebles, la documentación, la vestimenta y el techo. El conventillo, que estaba situado en Palacios 774, esquina Garibaldi, y alojaba a seis familias en tres pisos, quedó inservible. Anoche, personal de Guardia de Auxilio evaluaba el estado de otras dos construcciones similares linderas, para saber si deberá evacuar también a esos vecinos.

El incendio se inició poco después de las 17.40 y fue controlado casi dos horas más tarde por cuatro dotaciones de bomberos voluntarios de ese barrio porteño y del cuartel central de la Policía Federal, con apoyo logístico de la Prefectura y el SAME. Aunque las causas todavía no habían sido establecidas al cierre de esta edición, el fuego comenzó por un cortocircuito ocurrido en la planta baja del conventillo y rápidamente alcanzó al resto del complejo.

Los vecinos se reunían anoche en la esquina de Palacios y Garibaldi con las autoridades del programa Buenos Aires Presente (BAP), que aseguraron a la prensa que “estamos derivando gente a los paradores para esta noche, mañana veremos qué hacemos”.

Jonathan fue uno de los vecinos que quedaron en la calle. “Se desplomó todo, no pudimos salvar nada de lo que teníamos. Cuando quise buscar los documentos no podía respirar por el humo negro que había”, contó a la prensa. El SAME confirmó que 14 personas sufrieron heridas leves, politraumatismos y principios de asfixia y que cuatro de ellas fueron derivadas al Hospital Argerich aunque su estado de salud no corría riesgo.

Angel, inquilino del segundo piso, contó que cerca de las 17 volvía de un trabajo en Olivos cuando vio desde la esquina de Garibaldi el humo negro que salía de la planta baja. “Cuándo entré al departamento me di cuenta de que no había electricidad y mi mujer ya estaba preparando a nuestros siete hijos para sacarlos a la vereda porque era claro que no íbamos a poder apagar el fuego”, continuó el hombre, de profesión albañil.

“El conventillo era muy viejo y estaba hecho de madera y chapa, por eso ardió sin dar tiempo a rescatar nada, las seis familias que vivíamos acá perdimos todo”, señaló Angel. Además, contó de la angustia de sus hijos: “Perdimos todo, y encima tres de ellos están bajo medicación psiquiátrica y perdieron en el fuego todas las pastillas que tienen que tomar obligatoriamente”.

Compartir: 

Twitter
 

El fuego comenzó a las 17.30 y se dispersó rápidamente por todo el conventillo.
Imagen: Leandro Teysseire
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.