SOCIEDAD › ASOCIACIONES VECINALES DE LA BOCA RECHAZAN UN PROYECTO LIDERADO POR EMPRESARIOS CUESTIONADOS

Un paseo por el arte de hacer negocios

Se trata del Paseo de las Artes, bajo la Autopista Buenos Aires-La Plata, concesionado por el gobierno porteño. Denuncian que el empresario que lidera el proyecto es el mismo que ocupa el lugar en forma irregular desde hace años.

 Por Eduardo Videla

Un grupo de empresarios, con el patrocinio del Ministerio de Desarrollo Económico porteño, impulsa en el barrio de La Boca un emprendimiento denominado Paseo de las Artes Don Pedro de Mendoza, debajo la Autopista Buenos Aires-La Plata. Lo curioso de la iniciativa, según denunciaron organizaciones vecinales, es que al frente de la propuesta aparece el dueño de una empresa arenera que desde hace años viene ocupando el espacio público de manera irregular y funciona sin habilitación. La presentación se hizo el 2 de mayo en la Usina del Arte, un espacio del gobierno porteño, y estuvo presente el subsecretario de Inversiones de esa cartera, Carlos Pirovano. Asociaciones vecinales expresaron su “rechazo terminante a que la iniciativa en marcha pueda quedar tercerizada, privatizada, delegada o gestionada por empresarios” que tienen en el barrio “una situación absolutamente irregular”.

En una carta dirigida al jefe de Gobierno, Mauricio Macri, el presidente de la Asociación de Vecinos La Boca, Alfredo Alberti, expresa que “de buena fe” concurrió junto a representantes de otras organizaciones barriales al encuentro convocado por el Ministerio de Desarrollo Económico, pero allí se encontró “penosamente con algunos empresarios digitados y grupos de amigos relacionados con los mismos” a cargo de la presentación del proyecto.

Según Alberti, el principal orador de ese acto fue el empresario Pascual Santoro, titular de la empresa Silos Areneros Buenos Aires, ubicada justamente sobre la avenida Pedro de Mendoza, y que ocupa amplios sectores de espacio público para el almacenamiento de arena y el funcionamiento de silos, para carga, lavado y descarga de ese material de construcción. La actividad irregular de la empresa está denunciada en la causa Mendoza y una resolución de la Defensoría del Pueblo porteño concluye que funciona sin habilitación y sin cumplir con la normativa ambiental.

Al respecto, el defensor adjunto Atilio Alimena, confirmó a Página/12 que la arenera “no puede ser habilitada y su actividad no se va a poder mantener en el tiempo”. La Defensoría hizo la denuncia en noviembre de 2011 ante la Agencia Gubernamental de Control y la Fiscalía. Pero la arenera sigue funcionando y sólo tuvo alguna clausura circunstancial.

La arenera funciona en el lugar por un viejo permiso de la Administración de Puertos y del Ocovi (organismo de control de las autopistas urbanas), pero esos terrenos fueron transferidos a la Ciudad. Según Alimena, la actividad de la empresa tiene un “alto impacto” en el barrio por “el lavado que se hace de la arena, que se escurre por los pluviales al Riachuelo” y por “la gran circulación de camiones, que no está autorizada en la zona”.

Además de la arenera, que ocupa cuatro cuadras debajo de la autopista, hay en ese espacio estacionamientos, una empresa de seguridad privada y una villa de emergencia donde viven unas 300 familias. “Algunas de esas viviendas serán refaccionadas, pero otras van a ser relocalizadas”, contó Alimena.

El denominado Paseo de las Artes, según la información distribuida durante la presentación, es un recorrido de 900 metros debajo de la autopista, a lo largo de Pedro de Mendoza, junto a la Dársena Sur y el Riachuelo, desde la Avenida Brasil hasta Suárez. Se impulsa en el marco del Distrito de las Artes, ideado para la promoción de emprendimientos en el barrio de La Boca. Pero en sus 26 mil metros cuadrados, no sólo están previstas galerías de arte, sino “una amplia y variada propuesta gastronómica” y playas de estacionamiento.

Ante una consulta de Página/12, fuentes del Ministerio de Desarrollo Económico informaron que “se trata de una iniciativa privada, que se presentó públicamente con la idea de atraer inversores” y adelantaron que el Gobierno de la Ciudad “no lo va a gestionar, ya que se va a concesionar”. La concesión debería pasar por la Legislatura, aunque para evitarlo, el gobierno porteño la otorgaría por un plazo de cinco años.

La invitación para la presentación se hizo desde el correo electrónico [email protected], con el membrete del Ministerio de Desarrollo Económico. El acto finalizó con un show del cantante Raúl Lavié y un discurso del subsecretario de Inversiones, Carlos Pirovano.

“En el acto, el empresario Santoro defendió su espacio, puso como ejemplo que en París, cerca de la Torre Eiffel, hay una arenera, y anunció que está haciendo gestiones para volver a navegar el Riachuelo, algo que está prohibido porque las chatas areneras y otras embarcaciones grandes remueven los barros del lecho del río”, relató Alberti, de la Asociación de Vecinos La Boca. La organización integra el Cuerpo Colegiado para la Participación Ciudadana en la Ejecución de la sentencia de la Corte Suprema para el saneamiento del Riachuelo.

Esa y otras organizaciones vienen luchando por la recuperación de ese espacio degradado de La Boca. “Pero nos resistimos a que sea liderada por un empresario que está en infracción”, concluyó Alberti.

Compartir: 

Twitter
 

En los silos se lava la arena y los residuos van por los pluviales hacia el Riachuelo, dijo el defensor adjunto Atilio Alimena.
Imagen: Pablo Piovano
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.