SOCIEDAD › OPINION

El remedio y la enfermedad

 Por  Rafael Gentili *

Tras el importante temporal que azotó a la región Metropolitana de Buenos Aires, con graves consecuencias para la ciudad de Buenos Aires y La Plata, el gobierno porteño ofreció a los vecinos del Barrio Mitre, en la zona de Saavedra, la construcción de un terraplén o muro de contención como solución a las inundaciones de la zona. De esta forma, según los planes del PRO, el barrio podría evitar las consecuencias de la deficiente infraestructura que la Ciudad brinda a sus ciudadanos.

La respuesta ofrecida por el gobierno porteño a los vecinos resulta sorprendentemente mezquina y carente de dignidad, además de ser discriminatoria y de dudosa solvencia técnica.

En lo que respecta al derecho a un ejercicio pleno de la Ciudad, el PRO ya nos tiene acostumbrados a soluciones superficiales, pero ahora vuelve a sorprender con este infantilismo discriminatorio para los vecinos de Saavedra. Tal vez el jefe de Gobierno se inspiró en la medida implementada en 2009 por el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, mediante la cual se inició la construcción de un muro dividiendo los partidos de San Isidro y San Fernando, para “proteger” a los vecinos de la pudiente Horqueta de la “inundación de inseguridad”. Esta medida fue frenada gracias a que el juez Ribeiro Cardadeiro, del Juzgado Nº 1 de San Isidro, hizo lugar a una medida cautelar.

El ejercicio del derecho a vivir con seguridad –que implica también vivir sin riesgos de inundaciones– debe ser garantizado a través de la inversión por parte del Gobierno de la Ciudad en obras que son prioritarias, así como también mediante la exigencia por parte de éste a privados que tienen responsabilidades a la hora de llevar adelante emprendimientos inmobiliarios o comerciales como el shopping DOT.

Es obvio que esta mal llamada “solución” que se propone es funcional a una suerte de “guetización” del Barrio Mitre en el cual tenderían a reproducirse desigualdades y carencias.

En el plano técnico, se incurre en un error básico: en vez de atacar el problema de la insuficiente infraestructura hídrica capaz de mitigar el fenómeno de las inundaciones, según mencionaron los “técnicos” del gobierno porteño, el muro tendría una altura mayor al nivel que alcanzó el agua en la última inundación. El mismo gobierno porteño debería brindar a los vecinos del Barrio Mitre una solución digna y definitiva al acuciante y recurrente problema que viven. Necesitamos soluciones serias y acordes con las posibilidades y recursos con los que cuenta la ciudad de Buenos Aires, que posee el presupuesto más alto por habitante del país. Todos los porteños necesitamos un desarrollo urbano equitativo, pero evidentemente éstas no son las prioridades del PRO.

* Diputado porteño (El Acento-Proyecto Sur).

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.