SOCIEDAD › COMO SIGUE LA INVESTIGACION POR EL HOMICIDIO DE ANGELES RAWSON

Después del procesamiento

La prisión preventiva de Jorge Mangeri cerró una etapa, pero las pesquisas continúan. Su abogado apelará el procesamiento y pedirá la nulidad de la decisión del juez, aunque hay pocas posibilidades de que prosperen. El primo del portero, el taxista y la empleada doméstica.

 Por Raúl Kollmann

La causa por la muerte de Angeles entra mañana en el terreno de la apelación, pero el juez Javier Ríos y la fiscal Paula Asaro deben, al mismo tiempo, seguir investigando. Está citado el primo del único imputado, Cecilio Saettone, pero Ríos decidió que lo haga en calidad de testigo, lo que indica que no sospecha de que haya cometido ningún delito. También concurrirá mañana el dueño del taxi manejado por Leonardo, el taxista que dijo que llevó a Mangeri a tirar el cuerpo a la Ceamse. Como se ve, Ríos no descarta su relato, básicamente porque todavía no tiene el informe de los peritajes. Para el juzgado y la fiscalía, el caso está encauzado, “con un hecho y un autor bien definidos”, según aseguran en la oficina de ambos protagonistas de la investigación. Por supuesto, igual consideran que hay mucho terreno todavía por avanzar en la pesquisa.

1 ¿Tiene chances de prosperar el pedido de nulidad?

Según coinciden en Tribunales, es casi imposible que prospere el pedido de nulidad por falta de fundamentación, aunque habrá que ver el escrito que presenten los doctores Miguel Angel Pierri y Marcelo Biondi. Ambos han dejado entrever que el procesamiento con prisión preventiva no explica por qué Mangeri mató a Angeles, cómo se tiró el cuerpo a la basura y en qué lugar ocurrió el desenlace.

La realidad es que en el procesamiento, Ríos detalla cómo le produjeron la muerte a la chica y cuáles son las pruebas que llevan a adjudicarle la responsabilidad a Mangeri. Entre ellas, los rastros genéticos del encargado en las uñas de Angeles son una evidencia de un peso enorme.

¿Cuánto influye que no se sepa el móvil? Los juristas consultados por este diario sostuvieron que el juez tiene que definir qué ocurrió y quién fue el autor. El móvil obviamente también tendría un peso judicial, porque si fue una agresión sexual, por ejemplo, agrava el delito. Sin embargo, eso el imputado podría contárselo a su sacerdote o a un psicólogo, y aunque la Justicia no lo averigüe, lo que importa es que fue el autor del hecho.

¿Cómo y dónde tiró el cuerpo a la basura? ¿Dónde se produjo el homicidio? Tampoco hacen al hecho en sí mismo. Ríos definió que hubo un asesinato y que el autor fue Mangeri. Difícil que eso pueda ser declarado nulo por una sala de la Cámara del Crimen. De todas maneras, hay que esperar qué nulidades exactas piden Pierri-Biondi.

2 ¿Puede prosperar la apelación?

El escrito de la defensa se presentará mañana y lo más probable es que Ríos conceda la apelación mañana mismo o el miércoles, teniendo en cuenta que hay un detenido. Intervendrá entonces una sala de la Cámara del Crimen que fijará una audiencia, casi seguro durante la feria judicial, lo que llevará a que intervenga una sala de feria, probablemente alguna de las tres que estará de turno en la segunda semana. Expondrán argumentos el abogado querellante, Pablo Lanusse, en representación del padre de Angeles, Franklin Rawson. Y también la fiscalía ante la Cámara, seguramente con la fiscal que interviene en el caso, Paula Asaro, acompañando todo el proceso.

Habrá que ver cuáles son los fundamentos de la defensa, pero es muy difícil que prospere el cuestionamiento a la autoría, que –según dicen en Tribunales– está probada con más elementos que cualquier procesamiento habitual. Sin dudas habrá, por parte de la defensa, un rechazo de la calificación de homicidio agravado por alevosía. El juez consideró que Angeles estuvo indefensa porque le tenía mucha confianza a Mangeri, porque éste tuvo una enorme superioridad física y porque estando atada de pies y manos y embolsada la tiró a una maquinaria que le iba a producir la muerte. Este será un tema fino que la Cámara tendrá que definir, pero no hace a los dos elementos fundamentales del caso: el homicidio y el autor.

3 El primo

Para mañana está citado a declarar el primo policía de Jorge Mangeri, Cecilio. El hombre se presentó espontáneamente hace varios días, pero el juez se tomó su tiempo. Que lo llame a declaración testimonial indica que no lo tiene como sospechoso de encubrimiento, algo que estuvo sobrevolando en los últimos días. Se le adjudicaba a Cecilio cierto asesoramiento respecto de las lesiones que tenía Mangeri y cómo disfrazarlas. La versión más audaz es que el hombre había colaborado en la tarea de taparle los supuestos rasguñones que le hizo Angeles al defenderse.

Toda la historia es extraña. Mangeri decidió ir a ver a su primo a Pacheco el viernes 14. Ya había sido citado a declarar el 12, el 13 y otra vez el 14. Viajó a Pacheco en colectivo, dejando su automóvil frente al edificio de Ravignani. Argumentó que le había dejado las llaves a otro portero. Cecilio hace horas adicionales de vigilancia en la planta de la Ford, de manera que viajó hasta las inmediaciones en el colectivo 15 cerca de las dos de la tarde. Curiosamente dijo que había perdido la tarjeta SUBE. Como estaba sin crédito en el celular, le pidió hacer una llamada a una persona que vendía CD en la calle. También dijo que perdió el celular. Habló con Cecilio y a la vuelta se bajó en Dorrego y Santa Fe, donde, según argumenta, fue secuestrado por un patrullero. Primero dijo que lo picanearon y en la misma declaración, un par de páginas más adelante, señaló que en verdad lo quemaron con cigarrillos.

Como se sabe, Mangeri no aceptó declarar en tres oportunidades, pero la última vez que lo hizo mencionó que fue apretado en dos oportunidades, antes y después de aquel viernes. Sobre lo de ese viernes no dijo una palabra, tal vez porque los médicos ya dijeron que no fue ni torturado ni quemado.

Hay que ver qué dice mañana Cecilio, pero está claro que el juez no piensa que haya participado del homicidio y, al menos por ahora, será un simple testigo.

4 Dominga, la empleada

La defensa ejercida por PierriBiondi intentó el viernes poner en duda el testimonio de Dominga, la empleada doméstica de la casa donde vivía Angeles. Dijeron que al verificar la tarjeta SUBE no pudo llegar a las 8.45 como ella testimonió. Cuando la fiscal Asaro le tomó declaración, Mangeri no estaba en el panorama, no existía como sospechoso. La investigación estaba orientada en ese momento contra la familia de Angeles, de manera que las advertencias de que estaba bajo juramento estaban dirigidas a decirle que no debía proteger a los familiares. El hermano de Angeles, Juan Cruz, testimonió que Axel no fue ese día al colegio y se quedó durmiendo, lo mismo que dijo Dominga. Hay testimonios que confirman que la mujer hizo la comida y que efectivamente almorzaron en el departamento, de manera que a primera vista el testimonio de Dominga parece muy difícil de doblegar.

Pero para la defensa, resultará todavía más difícil doblegar el ADN de Mangeri encontrado en las uñas de Angeles y, para el razonamiento del ciudadano común –aunque son elementos que la Justicia no puede tomar en cuenta–, también pesa que Mangeri confesó delante de la fiscal y de su secretario, que hasta ahora no declaró, es decir que no atinó a defenderse, a dar una versión distinta de los hechos, que falseó las lesiones y se contradijo nítidamente cuando declaró ante la fiscal, antes de ser imputado.

5 El taxista

La versión del taxista, que dice haber llevado hasta la Ceamse a Mangeri y la bolsa que contenía el cuerpo de Angeles, le vendría como anillo al dedo al juez y a la fiscal. Es que cerraría el círculo. Sin embargo, hay muchas dudas sobre su testimonio.

El juez quiere estar seguro y por eso citó para mañana al dueño del taxi que maneja Leonardo: quiere tener su visión. Por ahora, el magistrado no recibió ninguno de los peritajes ordenados sobre el vehículo ni el resultado de la visualización de las cámaras tanto de la Ceamse como del edificio de la calle Ravignani, donde el taxista dice que recogió a Mangeri. Extraoficialmente se sabe que todos esos estudios resultaron negativos. Aun así, Ríos tomará declaración al dueño del taxi para redondear el cuadro. De tratarse de una versión inventada por Leonardo, parece cantado que se le imputará el falso testimonio agravado.

6 ¿Y más?

El juez y la fiscal seguirán trabajando sobre una cantidad enorme de peritajes y pruebas que están pendientes. Esta semana estará el análisis de cabellos encontrados en el sótano, de unas manchas que se detectaron en el departamento del encargado, tal vez más estudios de ADN y otras evidencias.

El procesamiento cerró una etapa, pero la investigación continúa, pese a que también se entre en el terreno de los vericuetos legales de nulidades y apelaciones.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.