SOCIEDAD › AUDIENCIA EN LA CAMARA POR EL CASO ANGELES CON LA QUERELLA Y LA DEFENSA

Un día decisivo para Mangeri

El abogado defensor del portero y el representante del padre de la chica expusieron sus puntos de vista ante la Cámara que debe decidir sobre las apelaciones y nulidades presentadas. La querella pidió que se agravara la acusación contra el encargado.

La joven Angeles Rawson fue agredida sexualmente por el encargado Jorge Mangeri; como se resistió, él la asesinó. Así lo aseguró Pablo Lanusse, el abogado querellante que representa a Franklin Rawson, el padre de la adolescente. Lanusse señaló que pidió que la Justicia modifique la imputación hecha al único sospechoso señalado por las evidencias, y que lo adecue el procesamiento de Mangeri “por el delito agravado de homicidio criminis causa”, que es aquel delito cometido a causa de uno anterior. El letrado lo explicó ayer al finalizar la audiencia oral ante la Cámara de Apelaciones, en la que él y el abogado de la defensa de Mangeri, Marcelo Biondi, expusieron argumentos en base a los cuales, en los próximos días, los camaristas deben decidir si confirman el procesamiento y la prisión preventiva de Mangeri, y resolver planteos de nulidad realizados por la defensa. Los magistrados tienen alrededor de 10 días para decidir, pero fuentes judiciales señalaron que podrían expedirse la próxima semana.

La audiencia oral ante la Sala IV de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional duró alrededor de tres horas, con un cuarto intermedio de 30 minutos, a lo largo de las cuales las partes expusieron cuestiones técnicas. Por decisión de su defensa, Mangeri no estuvo presente, pero sí su esposa, Diana Saettone, y unos 10 familiares; también presenciaron la audiencia el padre de Angeles, otros parientes y amigos de la familia Rawson. En ningún momento hubo incidentes entre ambos grupos. El padre de la joven llevaba en la solapa del traje un prendedor con la foto de Angeles.

Durante su exposición, el defensor de Mangeri, Marcelo Biondi, pidió que se desestimen las pruebas de ADN porque “se violó la cadena de custodia”, y no es posible “excluir la posibilidad de una contaminación en el laboratorio” entre la sangre de Mangeri y los hisopados subungueales de Angeles Rawson. Lanusse había explicado que, en el estudio de ADN practicado sobre los restos biológicos hallados bajo una uña de la joven, “sólo existe una posibilidad en 1690 billones de que ese perfil genético no sea el de Mangeri”. Respecto de la hipótesis de la muestra “contaminada”, la fiscalía y la querella coincidieron en rechazarla y en asegurar que la cadena de custodia “fue debidamente preservada” y se siguieron los protocolos.

La segunda nulidad planteada por Biondi sostuvo que, en la madrugada del sábado 15 de junio, cuando Mangeri quedó detenido, el portero no tuvo “derechos ni garantías constitucionales” al permanecer dentro de la fiscalía por más de tres horas como sospechoso, y que en su testimonial fue sometido “a una indagatoria encubierta”. Sin embargo, el fiscal Ricardo Sáenz y el abogado Lanusse respaldaron el trabajo de la fiscal de instrucción de la causa, María Paula Asaro. Esa noche, aseguraron, Asaro actuó conforme a derecho, y ni la testimonial ni el acta de “autoincriminación” de Mangeri fueron utilizadas como prueba en su contra.

El debate tuvo una dinámica similar a la de un juicio oral, y consistió en exposiciones de cuestiones técnicas por parte de los abogados de la querella y la defensa. Cuando los camaristas Mario Filozof, Julio Marcelo Lucini y Ricardo Pinto anunciaron que las partes podían introducir toda la prueba nueva que se había generado en la causa hasta el momento, Lanu-sse señaló que “las conclusiones de la nueva junta médica” habían sustentado un pedido al juez de la causa, Javier Ríos. Los últimos peritajes de los expertos indicaron que Angeles tenía lesiones compatibles con un abuso sexual, por lo que la querella solicitó que el juez Ríos amplíe la indagatoria al portero y lo impute por “homicidio criminis causa”, es decir, cometido para tapar otro delito.

A la salida de la audiencia, el abogado Lanusse explicó que había realizado el pedido a Ríos el miércoles. “Le hemos solicitado al juez que amplíe la declaración indagatoria del señor Mangeri para que sea debidamente imputado de los hechos de acuerdo con lo que esta querella viene diciendo desde un comienzo en la búsqueda de la verdad”, dijo. Para la querella, “la agresión que sufrió Angeles fue en un contexto de agresión sexual”, por lo que anunció que le pidió al juez Javier Ríos “que se detalle adecuadamente el hecho que se le imputa al señor Mangeri y que oportunamente se adecue su auto de procesamiento por el delito agravado de homicidio criminis causa”. “Estoy convencido de que no hay que esperar, más allá de que lo vamos a hacer por una cuestión de rigorismo científico”, dijo en referencia a los estudios complementarios que se esperan para confirmar las conclusiones de la Junta Médica con respecto a que Angeles tenía lesiones de abuso sexual.

Lanusse consideró que Mangeri tenía “dominio de los espacios comunes del edificio y tenía la confianza de Angeles Rawson”, por lo que “Mangeri llevó a la señorita Rawson a un lugar seguro y cometió el ataque”. De acuerdo con los peritajes, la joven murió entre las 11 y las 17; Lanusse recordó que, en su última indagatoria, Mangeri dijo que en ese horario estaba en su casa del octavo piso del edificio de Ravignani 2360. Lanusse agregó: “Estamos convencidos de que (Mangeri) le dio muerte en su departamento”.

Compartir: 

Twitter
 

Los familiares de Jorge Mangeri manifestaron su respaldo y dijeron que era inocente.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.