SOCIEDAD › RECORRIDO POR LOS TRABAJOS DEL CENTRO CULTURAL BICENTENARIO

Una obra en su tramo final

El remodelado ex Palacio de Correos contará con más de diez salas de usos múltiples y una capacidad de hasta 5000 visitantes. Y tendrá una gran sala de conciertos para 1950 espectadores. Su inauguración está prevista para el 25 de mayo de 2015.

El ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, recorrió ayer las obras que se están realizando en el Centro Cultural Bicentenario Presidente Néstor Kirchner, ubicado en el antiguo Palacio de Correos y Telégrafos, para observar los avances en el edificio, que planea transformarse en un moderno espacio que albergue distintas expresiones del arte y la cultura, a nivel nacional e internacional. Al mismo tiempo, busca favorecer el acceso y la participación de toda la sociedad a bienes culturales de excelencia. Las obras se encuentran en su tramo final de terminaciones y culminarían el 25 de mayo de 2015. El centro cultural contará con 100 mil metros cuadrados, más de diez salas de múltiples usos y una capacidad de hasta 5000 visitantes.

“Va a ser el centro cultural más grande de Latinoamérica, un centro multifuncional, que hoy la ciudad no tiene, y va a permitir la expresión artística del país federal”, señaló De Vido en la visita, donde monitoreó los trabajos en todo el lugar, acompañado por el secretario de Obras Públicas, José López. “Acá van a poder expresarse todas las provincias, todos los artistas del interior de la Argentina y, además, va ser un centro de referencia internacional. Los argentinos van a poder disfrutar aquí de espectáculos no sólo de la ciudad o de la provincia de Buenos Aires, sino de todo el país y del exterior”, agregó.

El Centro Cultural Bicentenario se encuentra donde funcionaba el ex Correo Central, con entrada sobre la avenida Leandro Alem y Sarmiento. A partir de un proyecto pensado por el ex presidente Néstor Kirchner, las obras, en marcha desde 2009, buscan transformar el lugar en un espacio cultural donde se desarrollen distintas actividades artísticas. Las obras consisten en un doble trabajo. Por un lado, la demolición de parte del interior del viejo edificio, donde funcionaba la producción del Correo, de cara a la avenida Corrientes, y la incorporación de nuevos elementos arquitectónicos. Por otra parte, sobre la calle Sarmiento, donde se encuentran oficinas consideradas de patrimonio histórico, la restauración, reciclaje y puesta en valor de la infraestructura. La fachada exterior del edificio se mantiene intacta.

“Desde la primera inauguración del edificio, el Area Noble, que fue la que se presentó en ese momento, siguió avanzando pero poco, ya estaba casi terminada. Lo más destacable en estos cuatro años es el trabajo en toda el Area Industrial, donde se demolió, se cortaron estructuras metálicas, se hizo la submuración, para llegar a un tercer subsuelo, sostener la tierra y construir una gran jaula de hierro que contenga la fachada interior, y el trabajo con el hormigón”, detalló a Página/12 Lina Maccaferro, una de las arquitectas del proyecto, inaugurado en las fiestas del Bicentenario de 2010 y con un presupuesto de 1037 millones de pesos.

En el Area Industrial, tal como se conoce a la parte con nuevos espacios, se destaca La Ballena Azul, la gran sala de conciertos con una capacidad de 1950 espectadores, donde tendrán lugar distintas presentaciones de lírica y ballet, y se radicará la Orquesta Sinfónica Nacional, sin sede fija hasta el momento. “La idea es que no haya vibraciones dentro de la sala, por eso tiene tres patas que están apoyadas sobre una suerte de goma súper rígida, que hace de vinculación entre la estructura de hormigón y las mismas patas. Entonces se evita la vibración producida por el subte y las calles”, explicó Sofía Rametta, otras de las arquitectas de la obra. En este sentido, Alejandro Sánchez, responsable de la empresa constructora, agregó que “ninguna parte del edificio tiene contacto con La Ballena. Se la preserva de vibraciones por una razón acústica”.

Además, está en marcha la construcción de una sala de música de cámara, de 600 espectadores que podrán disfrutar de obras de teatro y baile, y un museo de arte contemporáneo de dos niveles, llamado Chandelier, donde se presentarán obras de plástica y pintura. El Chandelier tiene la particularidad de ser vidriado y estar suspendido de una estructura de vigas del techo por sobre la sala sinfónica más grande. “Va a quedar como una lámpara china, con una iluminación interna que se va a traslucir por un doble vidriado externo-interno”, indicó Sánchez.

Junto a la construcción, también se está terminando con los trabajos de restauración de la parte más tradicional del edificio, el Area Noble. En el caso de los amplios salones de ceremonias, ubicados en el segundo y cuarto piso, se destaca el Salón Eva Perón, que sirvió como despacho de la fundación creada por Evita. Rametta relató que “se trató de hacer la mínima intervención posible: limpiar el revoque que tenían las paredes, las carpinterías, los entelados, los herrajes, los cielos rasos. Absolutamente todo. Los cambios más importantes fueron incorporar cuatro escaleras de emergencia y, al haber oficinas, instalar equipos de refrigeración y calefacción y servicio eléctrico y telefónico”.

Como plazo para terminar la obra, el ministro de Planificación anticipó que el objetivo es poder inaugurar el espacio cultural el 25 de mayo de 2015. “Estamos en terminaciones, el grueso de la obra ya está”, sostuvo Maccaferro.

Informe: Gonzalo Olaberría.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro Julio De Vido recorrió el futuro centro cultural para observar la marcha de las obras.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.