SOCIEDAD › UNA VERSIóN SEñALA QUE EL AVIóN DESAPARECIDO PUDO HABER VOLADO CUATRO HORAS TRAS PERDER CONTACTO

La zona de búsqueda, cada vez más amplia

La pista de los supuestos restos en el mar detectados por radares chinos el miércoles se desmoronó ayer. Temen que el operativo internacional montado para encontrar el aparato se centrara desde un principio en un lugar equivocado. Presiones de China.

Autoridades de Malasia ampliaron la búsqueda del avión desaparecido hace una semana con 239 pasajeros, tras decir que podría haber seguido volando varias horas (se cree que fueron cuatro) luego de que perdiera contacto con tierra. El nuevo escenario podría complicar aún más la investigación sobre el Boeing 777 y deja abierta la posibilidad de que el operativo internacional montado para encontrar el aparato se haya focalizado, desde un principio, en el lugar equivocado.

En la más reciente pista falsa, imágenes satelitales publicadas el miércoles en China parecieron mostrar lo que se pensó que eran restos del avión que flotaban en aguas al sur de Vietnam, pero ayer Malasia descartó esto luego de enviar aviones a la zona señalada. “No hay nada. Fuimos y no hay nada”, dijo el ministro de Transporte de Malasia, Hishammuddin Hussein.

Coronando la frustración, el ministro dijo más tarde que la embajada china le había notificado al gobierno que las imágenes fueron publicadas por error y que no mostraban restos del perdido vuelo 370.

El avión salió de Kuala Lumpur y volaba hacia el nordeste a través del golfo de Tailandia, ya entrando al Mar de China Meridional, cuando se perdió en los radares civiles sin haber dado ninguna señal de estar teniendo algún problema técnico.

Decenas de barcos de varios países están rastreando las aguas del Mar de la China Meridional, y una búsqueda igualmente vasta se está realizando al oeste del país, en el estrecho de Malaca, debido a datos de un radar militar que podrían indicar que el avión se dirigió hacia allí, pasando sobre Malasia.

El diario The Wall Street Journal citó a investigadores estadounidenses que dijeron que sospechaban que el avión siguió volando unas cuatro horas después del último contacto confirmado, en parte por datos del motor del avión que se transmiten a tierra automáticamente como parte de su mantenimiento de rutina.

Hishammuddin dijo que el gobierno malayo se contactó con Boeing y Rolls Royce, el fabricante del motor, y que ambos sostienen que el último dato del motor lo recibieron a la 1.07, unos 23 minutos antes de que el transponedor, que permite su identificación para los radares comerciales y otros aviones, dejara de funcionar. Pero consultado si el avión podría haber seguido volando varias horas más, Hishammuddin no lo descartó. “Por supuesto, no podemos descartar nada. Por eso es que hemos extendido la búsqueda. Vamos a expandir nuestra búsqueda al mar de Andaman”, señaló. El mar de Andaman es parte del Océano Indico, y está al nordeste de la península de Malaca.

El ministro malayo dijo que su país pidió a India y a otros países vecinos datos de radares para ver si pueden rastrear al avión en su vuelo en dirección nordeste.

No queda claro, sin embargo, ante este escenario por qué los pilotos no tomaron contacto con la torre de control y por qué el avión desapareció de los radares.

Más de las dos terceras partes de los pasajeros –154– eran de China, cuyo gobierno está presionando cada vez más a Malasia a medida que crece la impaciencia de los familiares de las personas desaparecidas. El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo en Beijing que le gustaría ver más coordinación entre los países que buscan el avión. Las “familias y amigos (de los pasajeros) están ardiendo por la ansiedad, el gobierno y el pueblo chinos están profundamente preocupados por su seguridad”, dijo Li en la clausura de las sesiones anuales de la Asamblea Legislativa del país. “Mientras haya una luz de esperanza, no dejaremos de buscar el avión”, agregó.

“La probabilidad de hallar los restos del desaparecido Boeing de Malaysian aún es alta, pero requerirá una amplia operación de búsqueda internacional y podría llevar tres o cuatro semanas”, precisó Heinrich Grossbongardt, un experto alemán en aviación.

El Boeing 777-200 estaba en buenas condiciones para volar y se habían realizado todos los chequeos necesarios. El avión, de 11 años, fue sometido a su última rutina de mantenimiento el 23 de febrero y la próxima estaba prevista para el 19 de junio.

Compartir: 

Twitter
 

Decenas de barcos y aviones de varios países están rastreando las aguas del Mar de la China Meridional.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.