SOCIEDAD

Vuelta a clases

La escuela Ingeniero Delpini de Villa Lugano retomó las clases con custodia de Gendarmería, un helicóptero y un destacamento móvil en la esquina del colegio, tras la suspensión de las actividades por la ola de delitos y el crimen de la joven Melina López, que derivó en el de-salojo del asentamiento Papa Francisco. Los padres del Delpini, que hace 14 días acordaron suspender las actividades hasta que haya soluciones concretas contra la inseguridad, exigieron respuestas del gobierno porteño. La escuela a la que concurría Melina volvió a clases después de que el secretario de Seguridad, Sergio Berni, prometiera el martes a la comunidad educativa instalar un destacamento móvil de la Gendarmería en la esquina del colegio y monitorear la zona. Una docente de la escuela, de nombre Alicia, destacó la intervención de las autoridades nacionales al asegurar que hubo “varias reuniones con el Gobierno de la Ciudad, pero esta propuesta fue la primera respuesta concreta, ya hay un puesto de Gendarmería en la esquina”. “El crimen de la alumna López fue el disparador de una situación de inseguridad que venía desde hace años con los alumnos de la escuela. A partir de este lamentable hecho, los padres y docentes dijimos basta”, sostuvo en declaraciones a la prensa.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.