SOCIEDAD › DISCUTIO CON SU PAREJA, LA HIRIO Y MATO A LA HIJA, DE SIETE AÑOS

El puñal como única razón

Un hombre mató a cuchilladas a la hija de su pareja, con quien convivía. Antes mantuvo una fuerte discusión con la mujer y la hirió gravemente. También apuñaló a su cuñada, cuyo estado no reviste tanta gravedad. Luego escapó en su auto.

En General Pacheco, tras una violenta discusión con su pareja, que quería poner fin a la relación, un hombre asesinó a puñaladas a una niña de siete años, hija de ella, además de haber golpeado y acuchillado a la mujer y a su hermana. Luego de las agresiones, la mujer, Roxana Cristaldo, fue internada en estado “delicado”; su hermana, que resultó con heridas múltiples, no corría riesgos. A última hora de ayer, la policía continuaba buscando al hombre, Martín Gerez, que se dio a al fuga luego del ataque en la casa del barrio Los Troncos, donde vivía con las mujeres agredidas y la niña asesinada.

Cristaldo y Gerez convivían en una casa de Pringles al 400 junto con la hermana de ella, Sandra, de 19 años, y las dos hijas que la mujer había tenido de una pareja anterior, niñas de dos y siete años. Ayer, alrededor de las 7 de la mañana, Cristaldo y Roxana comenzaron a discutir fuertemente. De acuerdo con testimonios recogidos por los investigadores, la mujer quería poner fin a la relación, que hacía tiempo se había vuelto “muy conflictiva”. “Todo comenzó a partir de que (la mujer) le pidió que se retirara del domicilio, lo que desencadenó este suceso”, informó el titular de la Jefatura Departamental Conurbano Norte, comisario mayor Fabián Blanco. Gerez discutía a los gritos con Roxana y en un momento empezó a golpearla, tomó un cuchillo y le aplicó varias puñaladas, una de ellas muy grave en el cuello.

La hermana de Roxana, quien estaba presente en el lugar, intervino para intentar defenderla, tras lo que el hombre también la atacó y le produjo múltiples heridas. Luego, dejando a las mujeres heridas tras él, Gerez se dirigió hasta la habitación en la que se encontraba Milagros, la niña de siete años, y la mató con el mismo cuchillo que había usado contra su madre y su tía. Luego, el hombre escapó de la casa en su auto Ford Fiesta azul. Desde entonces, se encuentra prófugo.

Cuando Gerez ya había escapado, los vecinos que habían escuchado la discusión se comunicaron con el 911, por lo que al lugar llegaron médicos de emergencias y personal de la comisaría de la zona. Los emergentólogos constataron la muerte de la niña y trasladaron de urgencia a Roxana y Sandra al hospital de General Pacheco. Cuando la encontraron, contó el comisario mayor Blanco, “la nena se hallaba tendida sobre una cama de dos plazas con ropa de cama”. Los peritos consideran “probable” que, al momento de ser atacada, la niña estuviera durmiendo.

El comisario Blanco precisó que la madre de la niña se encontraba “en estado crítico” a causa de las heridas sufridas, mientras que las lesiones de su tía Sandra no revestían gravedad, por lo que los investigadores confiaban en que pudiera brindar testimonio de todo lo sucedido.

En tanto, la policía montó un operativo rastrillaje en busca de Gerez. El dispositivo incluye el análisis de las cámaras de seguridad municipales, por si alguna pudo captar el recorrido que siguió en su vehículo. “De acuerdo a los dichos de una de las víctimas (Gerez) era una persona muy celosa, agresiva con su pareja, tenían una relación muy conflictiva”, explicó el jefe policial, quien agregó que el prófugo “no tiene antecedentes penales” ni existían “denuncias previas” por violencia de género. El jefe policial informó que los peritos que trabajaron en la escena del crimen secuestraron “varios cuchillos con manchas hemáticas” y descubrieron “dos disparos recientes de arma de fuego en una pared”.

Aunque ninguna de las víctimas presentaba heridas de bala, los pesquisas creen que Gerez pudo portar un arma que disparó durante la discusión y que, luego, llevó consigo al huir. Además, los policías abocados al caso también investigan un supuesto robo sufrido por Roxana en 2013, durante el cual recibió balazos en ambas piernas y que creen que en realidad pudo ser un ataque de su pareja que la mujer no denunció como tal por miedo. En la causa interviene el fiscal temático de violencia de género de Tigre, dependiente del Departamento Judicial San Isidro, Marcelo Fuenzalida.

Compartir: 

Twitter
 

El policía dijo que “todo empezó en una discusión”, aunque “todo” lleva a pensar un arrebato sorpresivo.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.