SOCIEDAD › LA COMISION EUROPEA ACUSA A GOOGLE DE ABUSAR DE SU POSICION DOMINANTE

Un gigante puesto contra las cuerdas

Las autoridades europeas cuestionaron a la empresa porque en los resultados que muestran sus búsquedas privilegia los sitios de servicios propios en detrimento de las páginas vinculadas con buscadores competidores. La multa podría llegar a 6 mil millones de dólares.

La búsqueda en Google no es inocente. Lo que aparece primero o lo que no aparece está predeterminado por un interés de la propia compañía. Así lo entendió la Comisión Europea, que ayer acusó formalmente al gigante de Internet de abuso de posición dominante. En concreto, el reproche a la empresa es que en los resultados de su motor de búsqueda prioriza sus propias páginas de servicios de comparación de precios o sitios especializados en viajes en detrimento de páginas vinculadas con buscadores competidores. El grupo estadounidense se expone a una multa de hasta 6 mil millones de dólares.

“Temo que la empresa haya priorizado injustamente su propio sistema de servicio de comparación de precios, vulnerando las reglas de la UE sobre posición dominante”, declaró la comisaria europea a cargo del caso, Margrethe Vestager.

La investigación sobre el motor de búsqueda de Google había comenzado en 2010. Durante años, el ex comisario de Competencia Joaquín Almunia buscó vías conciliatorias y le pidió a Google proponer soluciones, que la Comisión enmendó en tres ocasiones.

El gigante estadounidense, cuyo motor de búsqueda concentra el 90 por ciento de las búsquedas en Internet en Europa, reaccionó airadamente. “Estamos respetuosa pero firmemente en desacuerdo” con la notificación de la Comisión, indicó el grupo en su blog oficial y calificó de “erróneas” las acusaciones.

“El objetivo de la Comisión es aplicar las reglas europeas (...) de manera tal que las empresas que operan en Europa no priven artificialmente a los consumidores europeos del más amplio abanico posible de opciones o no obstaculicen la innovación”, dijo Vestager en conferencia de prensa.

Google tiene ahora diez semanas para responder y, de confirmarse que está en falta, la Comisión podría imponer una multa a la empresa de hasta 10 por ciento de su volumen de negocios, que en 2014 ascendió a 66 mil millones de dólares, aunque ambas partes pueden llegar a una solución que reduzca el monto de la multa si la compañía estadounidense coopera. “Si la investigación confirma las sospechas, Google deberá asumir las consecuencias jurídicas y modificar la manera en que lleva a cabo sus actividades en Europa”, estimó Vestager.

Google fue sobreseída hace dos años por las autoridades estadounidenses de competencia por los mismos cargos. Las autoridades se conformaron con un compromiso de buena conducta. La Comisión Federal de Comercio estadounidense cerró entonces la investigación por vulnerar las reglas de competencia al afirmar que no halló pruebas de abuso de posición dominante en las búsquedas de su motor.

La decisión de la Comisión fue aplaudida por los querellantes de Google. FairSearch, que representa a Microsoft, Oracle, Expedia y TripAdvisor, estimaron que “crea un precedente” para tratar mejor las prácticas de Google. Icomp, otra organización querellante, saludó “una decisión valiente” frente a un grupo que “se cree por encima de las leyes”. En una declaración por separado, Microsoft, otro gigante de la informática e Internet multado en el pasado por la Comisión Europea por más de 2300 millones de euros por una serie de casos de competencia desleal, indicó que “toda compañía debe obedecer a las mismas reglas”.

El grupo Open Internet Project (OIP), un lobby que combate a Google en el Viejo Continente y del que forman parte empresas editoras como Lagardere o Axel Springer, pero también el sindicato nacional francés de agencias de turismo o el de operadores turísticos, celebró este “avance decisivo contra las prácticas abusivas” de Google.

En paralelo, la Comisión indicó también que iniciaba una investigación para determinar si Google vulnera las reglas de competencia europeas con su sistema operativo Android, que domina en el mercado de la telefonía móvil. “Se analizará en profundidad si el comportamiento de la empresa sobre Android y las aplicaciones y los servicios para smartphones y tabletas vulneran las reglas de la UE en materia de competencia”, indicó la Comisión.

La UE busca “evaluar si, al concluir acuerdos anticompetencia o cometiendo eventuales abusos de posición dominante, Google perjudicó ilegalmente el desarrollo y el acceso al mercado de los sistemas operativos para telefonía móvil, así como para aplicaciones y servicios de comunicación móvil, a sus competidores en el Espacio Económico Europeo”.

Compartir: 

Twitter
 

Margrethe Vestager, la comisaria europea a cargo del caso.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared