SOCIEDAD › EN CONCORDIA HALLARON DESCUARTIZADA A UNA JOVEN QUE ERA BUSCADA DESDE FIN DE JULIO

El sospechoso, en el círculo familiar

Josefina López desapareció el 29 de julio, tras visitar a su madre. Por una llamada anónima, un rastrillaje policial dio con su cuerpo, descuartizado y enterrado, en un parque público cercano a su casa. Detuvieron a la pareja de su tía materna.

Parte de los restos de Josefina López, la chica entrerriana de 17 años a quien su familia buscaba desde fines de julio, fueron hallados en un descampado de Concordia. La adolescente fue identificada por sus padres, quienes en la noche del martes reconocieron –por un piercing y una cicatriz– fragmentos de su cuerpo, descuartizado, hallados por perros de la policía enterrados en un viejo saladero, luego de una llamada anónima. Ayer por la mañana, en el mismo lugar, efectivos policiales dieron con un cráneo y otros fragmentos de cuerpo que, según presumían los investigadores, corresponderían a la joven. Poco después, fue detenido un hombre de 46 años, pareja de la tía materna de la víctima, con quien ella habría mantenido una relación y que sería la última persona con quien intercambió mensajes antes de desaparecer. Ese hombre, además, tiene antecedentes penales por haber violado e intentado matar a una chica de 14 años en la provincia de Buenos Aires, una causa por la que cumplió condena y podría ser indagado hoy en la fiscalía.

Ayer, efectivos de Criminalística de la policía de Concordia continuaban realizando excavaciones para tomar muestras en el descampado donde apareció, un viejo saladero conocido como Naranjal de Pereda, cercano al río Uruguay. Cuando se conoció la sospecha, el hombre estuvo a punto de ser linchado por sus vecinos, confirmaron efectivos policiales que, al detenerlo, lo rescataron de esa situación.

Josefina López desapareció el 29 de julio; había dejado su casa, en el asentamiento La Bianca, a las seis de la tarde, sin llevar dinero ni documentos. Tras una visita a su madre, nadie más la vio. Desde entonces, su familia la buscaba y motorizaba la investigación del paradero con marchas bajo la consigna “Todos por Josefina”. El martes, de hecho, los padres de la joven se encontraban ultimando detalles de una nueva manifestación cuando fueron convocados por el fiscal a cargo de la investigación, Fabio Zabaletta, para identificar el cuerpo sin brazos ni cabeza que los perros entrenados de la policía habían encontrado en la zona cercana al Saladero de Fleitas. “Nos dijeron que habían encontrado un cuerpo que podría ser Josefina. Les pedimos con la madre ir a la morgue y allí reconocimos el cuerpo por una cicatriz y un piercing”, explicó Gustavo, padre de la joven, a una radio local.

Fuentes de la investigación informaron que los restos hallados ayer, que se encontraban en estado avanzado de descomposición, fueron enviados a laboratorio forense para que se realice un estudio de ADN que permita confirmar oficialmente si pertenecen a la joven. Quien asesinó a López, creen los investigadores, descuartizó su cuerpo para dificultar el reconocimiento de sus restos.

El martes por la noche, la policía de Concordia recibió una llamada telefónica anónima de acuerdo con la cual en los últimos días, en la zona del paseo San Carlos, había sido vista una chica de características físicas similares a la adolescente López, a quien su familia buscaba desde el 29 de julio. Tras esa pista, la policía local dispuso que más de 150 efectivos y perros entrenados para buscar personas rastrillaran el lugar; horas después, en la zona sudeste del terreno, conocido como Naranjal de Pereda, desenterraron parte del cuerpo. Los restos estaban enterrados a poca profundidad, además de tapados con hojas y ramas, en una zona cubierta de basura.

En la madrugada de ayer, tras analizar la última actividad que la joven había tenido en su perfil de Facebook, la policía allanó la casa de la madre de la víctima y detuvo a Juan Carlos “Víbora” Acuña, novio de la tía materna de la chica, Nélida Gómez. Allí, la policía secuestró una moto Yamaha de 150 centímetros cúbicos, un casco de Acuña, una pala, una mochila, y varios celulares.

Fuentes de la investigación informaron que Acuña habría mantenido relaciones esporádicas y clandestinas con la adolescente, quien quería poner fin a ello y amenazó al hombre con contarle a su tía sobre esos encuentros. “El teléfono de la chica estaba apagado desde un primer momento. Como es una familia de escasos recursos, no tienen computadora, por lo que manejaba el Facebook con el mismo celular, explicó el jefe de policía de Concordia, Gustavo Schierloh. “Tras varias diligencias se logró acceder a las últimas comunicaciones de la chica, en la cual surgió una comunicación del día 29 a la noche, donde mantiene un diálogo contundente” con Acuña, quien en un mensaje le dijo “vení que te doy lo tuyo”, en posible alusión a un dinero que la chica podría haberle reclamado a cambio de no contar a nadie sobre su relación secreta.

Acuña vivía en la provincia de Buenos Aires, pero se trasladó a Entre Ríos poco después de conocer, vía Facebook, a la tía materna de la adolescente. “Está juntado hace dos años con una hermana de la mamá”, confirmó el comisario Schierloh, quien también informó que, al radicarse en Concordia, Acuña se instaló en la misma casilla que la tía de la joven López. El detenido trabajaba como recolector en la cosecha de arándanos.

Los investigadores, además, trabajan con la hipótesis de que Acuña no es un homónimo sino el mismo ex boxeador que cumplió siete años de prisión por violación e intento de asesinato de una chica de 14 años en Baradero, un ataque perpetrado en abril de 1998.

Compartir: 

Twitter
 

Los padres de Josefina López identificaron a la chica por un piercing y una cicatriz.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.