SOCIEDAD › LA MUJER DETENIDA EN SANTA TERESITA QUEDO ALOJADA EN EL PABELLON PSIQUIATRICO DE MELCHOR ROMERO

Internada con delirios alucinatorios

El peritaje realizado a Claudia Ercoreca dictaminó que sufre un “síndrome delirante alucinatorio con una temática mística y mágica”. El fiscal pidió su internación. Fue alojada en la U45 de Melchor Romero, en La Plata. La defensora dice que es inocente.

Mientras que el informe psiquiátrico realizado a Claudia Ercoreca, detenida en Santa Teresita acusada de la muerte de su madre, sostiene que la mujer padece el “síndrome delirante alucinatorio con una temática mística y mágica”, el fiscal que investiga el caso, Carlos Arribas, no conforme con el resultado, advirtió que “sería aventurado decir que es inimputable”. Arribas apunta a un nuevo peritaje que intente determinar un escenario altamente inasible: “Si al momento del hecho comprendió el acto”. De todos modos, Arribas pidió la internación de la mujer por ser “peligrosa para sí y para terceros”, según indicó el informe psiquiátrico. La internación se efectivizó ayer mismo en el pabellón neuropsiquiátrico de la U45 de Melchor Romero. Entretanto, la abogada de Ercoreca, Fernanda Herrera, sostuvo la inocencia de su defendida y agregó que solicitará el testimonio de una enfermera que tenía a su cargo a la madre de la detenida.

Ercoreca, de 39 años, fue detenida el lunes pasado en Santa Teresita, donde se encontraba con su marido y sus dos hijos. Desde el 22 de enero, la familia era intensamente buscada luego de que la mujer se presentara en la comisaría de Ramos Mejía para avisar del fallecimiento de su madre, Lira Facchin, de 76 años, que había ocurrido dos días antes, pero que ella informaba recién entonces. Luego de hacer la denuncia en la comisaría, Ercoreca y su familia desaparecieron, por lo que la policía inició la búsqueda. El rastreo se extendió hasta que imprevistamente el grupo familiar entero fue detectado en Santa Teresita, donde la mujer fue detenida acusada de haber dejado morir a su madre encerrada.

El peritaje que le realizaran peritos psiquiátricos de la justicia determinó en un informe que “síndrome delirante alucinatorio con una temática mística y mágica, con interceptaciones y actos de obediencia típicos de la temática delirante”.

El informe sostuvo además que Germán Fitzi, de 30 y pareja de la mujer, “no tiene ningún tipo de problema psiquiátrico, no tiene delirios, pero es una persona influenciable que actuó por los dichos de la mujer y necesita un tratamiento urgente”.

A su vez, los hijos de la pareja, menores de edad, quedarán a cargo de un abuelo y se les dispondrá asistencia psicológica, según confirmó Arribas.

El informe también recomendaba que en el estado en que se encontraba Ercoreca era aconsejable su internación en una institución psiquiátrica. Arribas solicitó esa medida por la tarde a la jueza de Garantías 6, de La Matanza, Carina Andrijasevich, y anoche, la mujer fue trasladada al pabellón neuropsiquiátrico de la U45 de Melchor Romero, del SPB y próxima a La Plata.

Arribas solicitó también nuevos peritajes psicológicos y psiquiátricos más específicos a la acusada, con el objetivo de determinar si comprende la criminalidad de sus actos y por lo tanto definir si es imputable o no. De todos modos, tal como se enunció el pedido estaría anticipando la responsabilidad fáctica de la mujer en la muerte de su madre, cuestión que aún no está clara.

De hecho, la abogada de Ercoreca, Herrera, sostuvo su inocencia y agregó que “está muy mal porque su pareja no ha tomado contacto con ella y también por el relato, por las declaraciones y los elementos que ha aportado a la causa”, en referencia a los dichos de Fitzi al fiscal, a quien declaró que su mujer “escuchaba voces que le decían que tenía que irse de la vivienda, que corría peligro, que había espíritus que le hacían mal, que ella tenía que desaparecer, se tenía que alejar con su pareja. Son dichos y relatos de su pareja, no son de mi defendida”, dijo Herrera, y agregó que Ercoreca no le “dijo nada de eso”.

Herrera agregó que pedirá que Fitzi “amplíe su declaración”. También solicitará un peritaje psiquiátrico sobre la pareja y sostuvo que el hombre debió tener “un grado de participación” y pidió “igualdad de condiciones” procesales. También insistió en que pedirá el testimonio de la enfermera que estuvo a cargo del cuidado de Facchin, para “que aclare todos los puntos”, porque cree que también pudo haber “faltado a sus deberes”.

Dijo que Fitzi y la enfermera “están ligados” y “ya se conocían” previamente porque ambos practican el rito umbanda. Respecto a la relación entre Ercoreca y Fitzi, Herrera dijo que “era buena, no a la fecha porque se ha distanciado, no tiene la asistencia de alimentos, de ropa, de higiene, está totalmente abandonada sin su familia, desesperada”.

Compartir: 

Twitter
 

Claudia Ercoreca, junto a su pareja, cuando todavía nada hacía imaginar el sorprendente final.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.