SOCIEDAD › DETUVIERON EN LA PAMPA A CRISTIAN PERRONE, SOSPECHOSO DEL DOBLE FEMICIDIO DE RAMOS MEJíA

El acusado escapó a dedo por la ruta

Descubierto poco después de que un motociclista lo levantara en una ruta de Ataliva Roca, el sereno acusado por los femicidios de Mariezcurrena y Ramos gritó a la policía “no hice nada, no hice nada”. Será trasladado a Buenos Aires.

“No hice nada, no hice nada”, fue lo primero que dijo Cristian Héctor Perrone, el sereno acusado del doble femicidio de Ramos Mejía, al ser detenido ayer en una ruta de la provincia de La Pampa. “Quedate quieto, que ya estás en el horno”, fue la respuesta que le dio el policía pampeano –del que sólo se sabe su nombre, Esteban–, que lo detuvo durante un control de tránsito de rutina. El relato sobre la detención del único sospechoso del doble femicidio de Florencia Ayelén Mariezcurrena y María Soledad Ramos, se conoció a través de un vecino, Rodolfo Garcete, que había levantado en su moto a Perrone, de 43 años, cuando lo encontró “haciendo dedo” cerca de la localidad pampeana de Ataliva Roca, que lleva el nombre de un hermano del general Julio Argentino Roca, responsable del genocidio de los pueblos originarios en la llamada Campaña del Desierto. El episodio se produjo a 45 kilómetros de Santa Rosa y el sereno fue llevado preso a la cercana ciudad de General Acha, desde donde será trasladado a Buenos Aires.

–¿Qué te pasa, gaucho?– fue lo que le dijo Garcete a Perrone no bien detuvo su moto en plena ruta nacional 35.

–Voy hasta el pueblo que sigue – respondió el fugitivo, dejando al desnudo que estaba perdido en el desierto.

–¿A Quehué?

–Sí, a Quehué.

–Te puedo dejar en el cruce (en la entrada a Quhué) porque yo sigo hasta Buodo –precisó el dueño de la moto.

“Lo curioso es que me dijo ‘llevame hasta Buodo’, lo que me dio la pauta de que no sabía dónde estaba parado”, contó Rodolfo Garcete a los periodistas locales. El gentilhombre pampeano cargó al prófugo en su moto y juntos anduvieron unos 40 kilómetros, hasta que tuvieron que detenerse en un control policial de rutina. Según el relato del vecino, el agente Esteban “reconoció enseguida” a Perrone.

El jefe de la policía de La Pampa, Roberto Ayala, confirmó la detención de Perrone y sostuvo que pudo ser identificado a simple vista “gracias a la difusión que tuvo en los medios” la foto con el rostro del sospechoso de violación y doble femicidio. El testigo Garcete aclaró que él había levantado al hombre “sin saber quién era”. Precisó que ya habían pasado el control policial, pero “se ve que lo identificó a Esteban porque nos siguieron con el patrullero y lo reconocieron enseguida”.

Garcete dijo que cuando lo levantó en la ruta, advirtió que el sospechoso rengueaba, “estaba todo mojado y temblaba de frío”. Llevaba consigo un bolso que arrojó al suelo cuando lo paró la policía. El vecino pampeano sostuvo que fue grande su sorpresa cuando “Esteban me dijo que la persona que llevaba en mi moto era un hombre que estaba acusado de homicidio y violación”. De inmediato lo llevaron a la sede del destacamento policial de la zona, desde donde fue trasladado poco después a General Acha.

Sin ocultar su satisfacción, Garcete señaló que la policía le “agradeció” por “la colaboración prestada” y sobre todo “el hecho de que tengo una moto, porque si hubiera tenido un auto, hubiera sido más difícil poder identificarlo”. Luego de confirmar la detención, el jefe de la policía pampeana, Roberto Ayala, aclaró que si bien no había “un pedido formal de captura” de Perrone, por la difusión del caso en los medios de comunicación “se sabía de la necesidad de detener a esta persona, que fue interceptada y puesta a disposición de la Fiscalía de General Acha”.

Perrone fue interceptado en la ruta a las 8.30 y cerca del mediodía la jueza de Garantías 1 de La Matanza, Mary Castillo, convalidó el pedido de detención formal requerido por el fiscal de Homicidios José Luis Maroto, quien le imputa el delito de “abuso sexual seguido de muerte, dos hechos”, precisaron fuentes judiciales. Ayer por la tarde, una comisión de policías bonaerenses partió hacia General Acha, distante unos 700 kilómetros, con el oficio judicial para poder trasladarlo de regreso al partido bonaerense de La Matanza donde hoy podría ser indagado por el fiscal Maroto.

El funcionario judicial aguardaba los resultados de los peritajes de la Policía Científica sobre un preservativo usado y ensangrentado, el cable del cargador de celular, el cinto de una bata y un trozo de acolchado, elementos que fueron secuestrados en la escena del doble crimen en busca del perfil genético de Perrone. “Es mucha la evidencia científica recolectada en el lugar del hecho y lo más probable es que en poco tiempo tengamos perfiles de ADN para cotejar”, aseguraron las fuentes judiciales relacionadas con el caso.

El informante señaló que el cinto y el cable estaban anudados a la parte inferior de la cama, y se cree que fueron utilizados primero para sujetar a las víctimas y luego para estrangularlas. El cable es compatible con la marca del surco que presentaban las víctimas en el cuello. Familiares de Florencia, de 14 años, se concentraron ayer por la mañana frente al galpón donde ocurrió el doble femicidio, en Avenida de Mayo 2080, de Ramos Mejía, donde volvieron a reclamar justicia y señalaron a Perrone como el responsable.

José, padrastro de Florencia, dijo que la joven “luchó para que no la violaran” y calificó al autor del hecho “como una hiena, lo peor que puede llegar a haber”. Cargó contra “quienes tenían que controlar a esta persona y que no lo hicieron” y se preguntó “por qué no estaba preso este hombre”, teniendo en cuenta la información que indicaría que Perrone había sido denunciado, en junio de 2015, por el “abuso sexual” cometido contra una hija suya menor de edad. La denuncia tramita, según la información, en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 1 de Ezeiza.

“Esa causa está en curso y en la Asesoría de Menores Incapaces que tiene que resolver sobre un pedido para realizar una Cámara Gesell con la denunciante”, sostuvo un vocero judicial que confirmó que Perrone purgó condena por tentativa de homicidio simple y hurto calificado hasta 1999 cuando salió del penal de Olmos. “Que quede preso de por vida. Así yo estaré tranquila”, dijo la madre de Florencia.

Compartir: 

Twitter
 

Perrone, de 43 años, fue hallado a 45 kilómetros de Santa Rosa.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.