SOCIEDAD › UN CAMIONERO ALCOHOLIZADO ATROPELLó Y MATó A UN HOMBRE Y SU HIJO

“Venía fuera de control”

El camión cruzó un semáforo en rojo y embistió el auto, al que arrastró varios metros. El conductor quedó detenido.

Un camionero que conducía alcoholizado y cruzó un semáforo en rojo atropelló y mató a un hombre y a su hijo de 17 años, al embestir el auto en el que viajaban, en el barrio de Villa Real. El conductor del camión dio positivo en el test de alcoholemia, y quedó detenido en la comisaría 44 acusado de doble “homicidio culposo agravado”, a disposición de la jueza de instrucción Yamile Bernán. El camionero Juan José Asmundo, de 34 años, viajaba con tres acompañantes (un hombre de 39, que también fue demorado por la jueza, una mujer y una niña), que resultaron ilesos.

El domingo a la noche, el sargento Adolfo Antonio Carballo, de 41 años, y su hijo Thomas Ezequiel regresaban a su casa en Villa Urquiza, después de haber visto jugar al equipo del que eran hinchas, Racing, en el estadio de Avellaneda. A las 22. 49, cuando llegaron al cruce de Tinogasta e Irigoyen, un camión azul embistió al Volkswagen Bora negro en el que viajaban. Como quedó registrado en cámaras de seguridad de la zona, el vehículo marca Freightliner modelo Columbia que circulaba a alta velocidad y cruzó el semáforo en rojo, dio contra el Bora por el lado del acompañante. Tras el choque, el camión arrastró al auto varios metros y en ese recorrido, a lo largo de la cuadra, chocó otros autos que estaban estacionados, subió a la vereda, volteó postes, árboles y ramas. Se detuvo solamente cuando chocó contra un árbol y un muro bajo de ladrillos.

Para rescatar a los ocupantes del Bora intervino personal de bomberos. Uno de los pasajeros ya estaba muerto; el otro fue trasladado por una ambulancia del SAME al Hospital Vélez Sarsfield, donde murió a raíz de la gravedad de las lesiones.

Asmundo fue trasladado a la comisaría, donde personal de Seguridad Vial le realizó un test de alcoholemia, que arrojó 0,64 gramos de alcohol por litro de sangre. A diferencia de los conductores de autos particulares, que tienen permitido un máximo de 0,5 en sangre, la Ley de Tránsito establece que los choferes profesionales de camiones deben tener dosaje cero.

Federico, un vecino del barrio donde ocurrió el choque, relató a los medios que al ver a los ocupantes del camión “se notaba que estaban todos borrachos”. “Se sentía olor a alcohol cuando te acercabas al camión”, aseguró el joven, y agregó que el chofer “estaba en estado de shock” porque en un momento “puso en marcha” el camión como para irse “pero había gasoil por todas partes y le ordenaron que lo apague”. También aseguró que el camión “venía muy rápido, a más de 100 kilómetros por hora, seguro”. Otro hombre, testigo del choque, relató que “el camionero venía completamente fuera de control, cruzó en rojo y causó este accidente, fue algo tremendo”. “Tuve que salir corriendo, sino me llevaba puesto a mí también”, aseguró.

Compartir: 

Twitter
 

El choque ocurrió en Tinogasta e Irigoyen.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.