SOCIEDAD

El Indec confirma que a partir de los 35 realmente no hay hombres

En un estudio sobre vida familiar, el Instituto confirmó que, pasada cierta edad, hay muchas más mujeres solas que hombres. Y que el matrimonio es una institución en rápido retroceso.

 Por Maximiliano Montenegro

Rubén Alberto De la Torre, principal sospechoso detenido por el asalto al Banco Río, fue delatado por su ex mujer, despechada porque su hombre planeaba fugarse con una joven amante. La situación sentimental de De la Torre –abandona pareja por volcánica amante– pareciera ser cada vez más común entre los argentinos. “Los datos sugieren que después de una separación, divorcio o viudez, los varones tenderían a conformar nuevas parejas más frecuentemente que las mujeres y con consortes más jóvenes”, dice un informe del Indec, dedicado a “matrimonios y uniones consensuales en Argentina”, elaborado en base al último censo realizado en el país. Según el Indec, hasta los 35 años las mujeres conviven en pareja más que los hombres. Pero superada esa edad la soledad se convierte en un problema fundamentalmente de las mujeres, y “hay un porcentaje de población más elevado de hombres” que consiguen pareja.

Los datos que surgen del estudio del Indec son contundentes. El matrimonio es una institución en retroceso, algo que a esta altura ya no sorprende a nadie. Según el Censo de 1991, el 82 por ciento de las parejas que convivían bajo un mismo techo eran casadas. En el 2001, último censo disponible, esa proporción cayó al 73 por ciento como promedio nacional, pero en algunas provincias ya rondaba el 50 por ciento. Las encuestas más recientes, en tanto, indican que el declive de los matrimonios no sólo continuó desde entonces, sino que se agudizó a partir de la crisis económica que desembocó en la salida de la convertibilidad. Una proyección de la consultora Equis, dirigida por Artemio López, muestra que para el 2010, a lo sumo, el 65 por ciento de las parejas estarían casadas en un país mayoritariamente católico. “Es un problema cultural y social. El matrimonio ha demostrado ser una institución que da cada vez menos respuestas a las parejas, sobre todo a las más jóvenes y a los más pobres”, explica López.

Curiosamente, el Indec no contempla las uniones gays en sus informes, ya que se considera a las “uniones consensuales” uniones “entre personas de distinto sexo formadas a partir del consenso simple de los interesados, sin que medie formalidad o ceremonia”.

Pero –más interesante aún– el Indec busca respuestas a un fenómeno novedoso, que desde el último censo tiene “relevancia estadística” para los expertos. ¿Por qué las mujeres de más de 35 años se enfrentan más abiertamente a la soledad que los hombres?

Las cifras no dejan lugar a dudas:

- Con más de 35 años, casi 1 de cada 3 mujeres vive sola.

- En cambio, con más de 35 años, sólo 1 de cada 5 hombres padece (o disfruta, según se mire) de la soledad.

Obviamente, en las edades más avanzadas las diferencias se acentúan, lo cual tiene una explicación conocida: “La mayor longevidad femenina da lugar a que la viudez afecte más tempranamente y con más fuerza a las mujeres”, dice el Indec. Así:

- Más de 7 de cada diez varones de 65 a 84 años conviven en pareja, contra sólo 4 de cada 10 mujeres.

- Entre los más ancianos (85 años y más), la mitad de los varones conviven en pareja, en tanto sólo 1 de cada 10 mujeres tienen compañero.

El tema es por qué las mujeres que pasan la barrera de los 35 años, pero son menores de 60, se quedan más solas que los hombres de su misma edad. Como los técnicos del Indec no están obligados a dar una explicación propia de los psicólogos, sólo se limitan a describir un fenómeno que luce evidente a la luz de las estadísticas públicas. Los números muestran que después de una separación “los varones tenderían a conformar nuevas parejas más frecuentemente que las mujeres y con consortes más jóvenes”.

Pero, claro, las estadísticas eran así antes que la despechada mujer de De la Torre cobrara su venganza. Ahora, quienes salgan en busca de aventuras sabrán hasta dónde pueden llegar la represalias de la famosa “señora de las cuatro décadas”.

Compartir: 

Twitter
 

Pasados los 35, una mujer de cada tres está sola. Para los hombres, la proporción es de uno cada cinco.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.