SOCIEDAD › ACUERDO ENTRE LOS CAMIONEROS Y LOS SUPER CHINOS

A llenar otra vez las góndolas

La cámara del sector se comprometió a una ayuda económica al camionero baleado presuntamente por un comerciante chino y a colaborar con la Justicia. Los camioneros levantaron el boicot.

Los camioneros decidieron levantar el boicot a los supermercados chinos que venían realizando desde el martes pasado. Tras seis días de conflicto, la solución llegó durante una reunión en la Casa Rosada en la que el ministro del Interior, Aníbal Fernández, acercó posiciones entre los líderes de ese gremio, Hugo y Pablo Moyano, y representantes de los supermercadistas. La prenda del acuerdo fue el compromiso de las cámaras del sector de prestar una ayuda económica y alimentaria a Ariel Luque –el camionero baleado presuntamente por un comerciante asiático– y de colaborar con la Justicia en el esclarecimiento de ese hecho, que fue el que dio lugar al bloqueo.

El conflicto entre los camioneros y los supermercados chinos –que involucraba a unos 4 mil comercios y 6 mil trabajadores– se destrabó en el momento justo. Después de casi una semana de boicot, esos autoservicios empezaban a mostrar signos de desabastecimiento, principalmente en lácteos, gaseosas y cervezas. Los supermercados chinos tienen entre el 35 y el 40 por ciento del mercado y atienden a la franja de la población de menor poder adquisitivo.

El detonante del conflicto fue el ataque a Luque, quien continúa internado en una clínica de Banfield. El repartidor de cerveza tiene un pulmón perforado; fue baleado hace un par de semanas en Lomas de Zamora durante una discusión con un empleado chino que aún está prófugo.

La réplica de los camioneros fue el boicot. Como condición para levantarlo exigían a los supermercadistas la entrega del agresor y el pago de una indemnización a Luque.

Los comerciantes chinos consideraron desproporcionada la respuesta del gremio y señalaron que era funcional al interés de los hipermercados a los que compiten mercado. Otra versión indica que la protesta no está desvinculada al proyecto de los supermercadistas asiáticos de armar su propia red de distribución.

Fernández reunió a las partes involucradas tras varias conversaciones individuales en busca de acercar posiciones. En el marco de la puja, los camioneros denunciaron que hay supermercadistas chinos que andan armados y un delegado del gremio, Carlos Ayala, llegó a decir: “El italiano es jodido, el gallego es jodido y el judío es jodido, pero con ellos nunca tuvimos los problemas que tenemos desde siempre con los chinos”. Semejante afirmación provocó la reacción de la Delegación de Asociaciones Israelitas (DAIA). “Son expresiones peligrosas y excluyentes que no se pueden tolerar en una sociedad democrática”, advirtió el presidente de esa entidad, Jorge Kirszenbaum.

En el marco de las gestiones del Gobierno para encontrar una salida al conflicto, se esperaba para hoy una reunión entre Fernández y el embajador chino Zhang Tuo. La solución llegó antes.

El secretario general de la CGT y su hijo entraron a la Casa Rosada poco después de las cinco de la tarde. El ministro del Interior había citado también a los directivos de la Cámara de Autoservicios y Supermercados Propiedad de Residentes Chinos Taming Chen y Miguel Angel Calvete y al representante empresario de autotransporte de bebidas Claudio Galván. El acuerdo se alcanzó al cabo de dos horas de reunión, en la que hubo, además, miembros de la Cámara Empresarial de Desarrollo Argentino y de países del Sudeste Asiático y del gremio de transportistas de bebidas. Los encargados de anunciarlo en conferencia de prensa fueron el ministro del Interior y Pablo Moyano.

El entendimiento quedó plasmado en un acta que compromete a los empresarios a dar “una ayuda económica y alimentaria” a Luque “hasta tanto la situación del agresor sea definida en el ámbito judicial” y a prestar colaboración con la investigación del hecho. Los supermercadistas también tomaron nota del reclamo de los camioneros de poner un empleado “de habla castellana” para la recepción de la mercadería y el acuerdo establece también una serie de medidas operativas y capacitación para facilitar el vínculo entre los repartidores y los chinos.

Compartir: 

Twitter
 

El boicot de los camioneros había empezado a desabastecer a los supermercados chinos.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.