SOCIEDAD › ACUSACIONES Y REPLICAS TRAS EL INCENDIO EN VILLA CARTON

Cenizas tras el fuego en la villa

Cerruti apuntó contra dos dirigentes barriales y un funcionario, quienes prometen querellas por calumnias.

 Por Eduardo Videla

El gobierno porteño pidió a la Justicia que citara a declarar a dos dirigentes barriales por el caso del incendio de la Villa Cartón, el asentamiento de Villa Soldati que ardió el 8 de este mes y dejó sin vivienda a unas 300 familias. La presentación, realizada por la ministra de Derechos Humanos y Sociales de la ciudad, Gabriela Cerruti, y el procurador porteño, Agustín Zbar, apunta a saber si existieron “motivaciones políticas” para generar ese incendio que, según la hipótesis que maneja la Justicia, fue intencional. Los dos dirigentes barriales y un funcionario nacional mencionados por Cerruti rechazaron las acusaciones y advirtieron que iniciarán acciones judiciales contra la ministra por calumnias e injurias. Cerruti, además, prometió asistir a la fiscalía que trabaja en la causa, que había reclamado días atrás recursos materiales y humanos para atender la causa compleja.

Hace poco más de una semana, el gobierno porteño se había presentado como querellante en la causa que instruye la fiscal Mónica Cuñarro. Ayer, la ministra Cerruti se presentó en esa fiscalía para formular “imputaciones” y presentar “documentación respaldatoria”. Al salir, mencionó ante los medios al ex diputado Tomás Devoto y a la dirigente barrial Gladys Miño, contra quienes apuntó sus sospechas.

“Claramente fue un incendio con intencionalidad política, sea para instalar un tema de viviendas o por una pelea entre grupos políticos”, sostuvo Cerruti. Dijo que presentó “testigos que pueden decir dónde durmieron los caballos esa noche y que algunos niños durmieron fuera del lugar”. “Sabemos que los caballos (de los carros que usan los vecinos para recolectar cartones) durmieron en el barrio Ramón Carrillo, en el predio que corresponde a la puntera política Gladys Miño, por lo cual nos parece importante que ella dé explicaciones”, afirmó.

La ministra también involucró a Tomás Devoto, hermano del legislador porteño Rubén Devoto, por ser un “dirigente del asentamiento” incendiado.

Miño, dirigente social del barrio Ramón Carrillo (ex Albergue Warnes) y ubicado a unas 20 cuadras del asentamiento, admitió que los caballos que utilizan los cartoneros de la Villa Cartón durmieron en su barrio. “Pero no estuvieron en un predio que me pertenece, sino en una plaza pública, abandonada, que es propiedad de Jorge Telerman”, ironizó.

“No soy una puntera política. Fui delegada del Warnes y ahora tengo una asociación civil para trabajar por los derechos de los pobres”, dijo Miño, quien en su momento apoyó la gestión del ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra. La mujer adelantó que querellará a la ministra.

Tomás Devoto, por su parte, adelantó que hoy a las 10 se presentará en la Fiscalía con su abogado, Fernando Soto –patrocinante de víctimas de Cromañón–, para dejar en claro su postura. “No soy un puntero kirchnerista, soy un militante de izquierda, socialista, y cuando fui legislador impulsé la ley por la cual a la gente de Villa Cartón le adjudicaron las viviendas”, aclaró. Tomás Devoto pertenece al Movimiento por un Pueblo Libre, mientras que su hermano Rubén, quien sigue siendo legislador, se pasó recientemente a las filas del kirchnerismo porteño. El ex diputado, además, negó posibles disputas internas en la villa, “ya que existe un alto grado de unidad”.

Cerruti también aludió en sus declaraciones al dirigente kirchnerista y titular de los Cascos Blancos, Gabriel Fucks. Le recordó a la fiscal un supuesto diálogo que había mantenido con Fucks “cuando vino a pedir que no echemos a un funcionario, y dijo que si lo hacíamos se iban a quemar todas las villas”.

Desde Washington, adonde viajó para entrevistarse con el titular de la OEA, Fucks admitió que había hablado con Cerruti, cuando asumió el cargo, sobre “políticas de vivienda”, pero desmintió la frase que le adjudica la ministra y calificó las acusaciones de “una mentira ridícula”. “Aunque tengo una militancia social, no conozco a nadie en esa villa”, dijo Fucks a este diario. Y sostuvo que con la denuncia en su contra “quieren llevar la campaña a un nivel de agresión inusitado”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.