EL PAíS › SOLA DIJO QUE TRATARA DE LLEGAR A LOS 1040 PESOS

Los maestros hacen números

Mañana se reunirá la paritaria docente bonaerense. El gobernador dijo que podrían llegar al piso salarial fijado por la Nación. Los gremios advirtieron que si no se paga el aumento, no empiezan las clases.

 Por Nora Veiras

Los gremios y los funcionarios bonaerenses de los ministerios de Economía, Trabajo y Educación siguieron ayer haciendo números para cerrar la oferta salarial que, en principio, oficializarán mañana. “Vamos a tratar de cumplir con el mínimo (1040 pesos) aconsejado por el gobierno nacional”, dijo anoche el gobernador Felipe Solá, aunque admitió que “hay otro problema y es el aumento real que podemos ofrecer al básico de los docentes”. “Si la provincia no llega a 1040 no iniciamos las clases”, advirtió anoche a Página/12 el secretario general del Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación (Suteba), Roberto Baradel, integrante del Frente Gremial Docente, aunque coincidió con Solá en que el punto de mayor tensión es en cuánto se aumentará el básico. El ministro de Educación de la Nación, Daniel Filmus, aseguró que el Tesoro aportará 300 millones de pesos para que Buenos Aires garantice el piso salarial. Desde la provincia advierten que no les alcanza.

El salario inicial en Buenos Aires es de 840 pesos, pero el básico es de 455 pesos. A ese monto se le suman los 110 pesos del fondo de incentivo salarial docente que paga la Nación y diferentes plus. “El problema es que al elevar el salario inicial de 840 a 1040 pesos, si no se incorporan algunas sumas al básico, un docente que recién se inicia va a cobrar prácticamente lo mismo que otro con veinte años de antigüedad, la diferencia será de apenas 20 pesos”, explicó Baradel. Hay que tener en cuenta que la garantía salarial de 1040 pesos significa que ningún docente del país tiene que cobrar menos. Los docentes que cobran más de ese monto no recibirán un aumento proporcional en tanto no se incorporen sumas al básico sobre el que se aplican los plus por antigüedad y zona desfavorable y se realizan las retenciones previsionales y sociales.

A las escuelas bonaerenses asisten 4,5 millones de alumnos –un 40 por ciento de los estudiantes del país– y dictan clases 230 mil docentes y trabajan 65 mil empleados administrativos. El ministro de Economía de Solá, Gerardo Otero, y la directora de Escuelas, Adriana Puiggrós, manejaban una oferta salarial de 960 pesos y la propuesta de incorporar 60 pesos al básico en dos cuotas; calculaban que se necesitan 585 millones para financiar ese incremento. El Frente Gremial, integrado por Suteba y la FEB, junto con los técnicos de AMET, la UDA y los privados del Sadop ya habían rechazado la oferta antes que la Nación anunciara el piso de 1040, pero la provincia estaba lejos de llegar a esa cifra. La cartera educativa nacional negoció directamente con los gremios nacionales (Ctera, Uda, Sadop y Amet) el aumento y la provincia quedó en off side.

Filmus aseguró que la Nación financiará indirectamente parte del aumento de Buenos Aires al reprogramar los pagos del Programa de Financiamiento Ordenado que debe hacerle la provincia, lo cual le permitirá disponer de 300 millones de pesos extra. Desde el Palacio Sarmiento argumentan que lejos de haberle generado un problema a Solá, lo ayudaron porque garantizaron un piso inferior a los 1150 que pedían los gremios y, además, les aportarán financiamiento. La lectura provincial es otra, repiten que la Nación tendría que haber aumentado el incentivo salarial y repiten que “llevar 60 pesos al básico implica 585 millones de pesos para la provincia. El presupuesto del 2007 autoriza una partida de 600 millones para otorgarles aumento a todos los estatales y prevé un endeudamiento de 400 millones, no nos dan las cifras. Para llevar el salario inicial a 1040 pesos se necesitan entre 1000 y 1200 millones”.

En medio del candombe electoral, Buenos Aires presiona para que los equipos de Felisa Miceli encuentren otra fórmula para darle más plata a la provincia. Los docentes se beneficiaron pero la puja está planteada en la forma más conveniente para que el aumento no termine achatando tanto la pirámide salarial que beneficia a los más jóvenes pero desdibuja las jerarquías y la antigüedad.

En la reunión del Consejo Federal que se realizó la semana pasada, Buenos Aires y Mendoza habían propuesto elevar el piso salarial docente a 960 pesos. Entre Ríos, que convocó a elecciones para el 18 de marzo, ofertó 1000 pesos. La Nación decidió entonces fijarlo en 1040 y comprometió 500 millones de pesos para ayudar a las once provincias más postergadas y 300 para Buenos Aires. El impacto se siente al interior de cada jurisdicción, responsables de la letra chica y de solventar los incrementos salariales. Mañana, la paritaria bonaerense mostrará la temperatura de la negociación en el principal distrito educativo y electoral del país.

Compartir: 

Twitter
 

La directora de Escuelas bonaerense, Adriana Puiggrós, y el gobernador Felipe Solá.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.