SOCIEDAD

Una computadora por alumno

 Por Miguel Brechner Frey

El 40 por ciento de los niños escolarizados en Uruguay pertenece a los sectores más pobres de la población, un grupo que sólo llega al 3 por ciento del total de la matrícula universitaria. Esa, explicó el ingeniero Miguel Brechner Frey, fue una de las más fuertes razones detrás de la decisión que, en 2005, el gobierno uruguayo tomó al implementar la idea de “Una computadora por chico” (OLPC, One Laptop per Child), de Nicholas Negroponte. “Uruguay es un país pequeño, era posible adoptarla”, explicó con una parquedad que no disimulaba su propia emoción al recordar los inicios del Plan Ceibal, del que fue responsable. Entre imágenes de video, que tanto vehiculizaban el testimonio de alumnos, alumnas, maestras y familiares de quienes, sin haberlo creído posible jamás, por tener a su disposición una computadora habían visto cambiar sus vidas, Brechner Frey dio cuenta de un proceso comenzado hace cinco años y cuya primera etapa recién culmina. Una vez decidido, el plan se aplicó rápidamente, recordó, porque era económicamente posible (son menos de 400 mil alumnos entre primaria y secundaria), para no perder impulso político y para evitar devaneos burocráticos. Hubo críticas “porque era mucha plata, porque hacían falta otras cosas, porque mejor era gastarlo en comida”, pero “por qué no iba a ser posible si el Estado lo decide” y elige pedir a docentes y alumnos que colaboren entre sí, en un terreno que resultaba tan novedoso para ambos.

El proyecto fue una revolución cuyos resultados, para el futuro del país, comenzarán a verse en diez años. “Hoy, desde el primer año de primaria, todos los chicos tienen su computadora. Son 380 mil. El 98 por ciento están conectadas, 140 mil tienen Internet a menos de 300 metros de sus casas o escuelas; a fin de año estarán conectadas todas. Más de 18 mil maestros tienen las suyas. Estamos instalando Internet en todos los asentamientos.” A eso, agregó, se suma un canal de televisión y un portal educativo. “No es fácil. Tuvimos líos de todos los colores”, aclaró Brechner Frey, pero los costos se abaratan progresivamente, y “todos los datos dicen que valió la pena”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.