SOCIEDAD › COMO GARANTIZAR QUE LOS PRODUCTOS SON AUTENTICOS

Los orgánicos con certificación

Para usar la denominación de “orgánico” y certificarlo, los productores deben seguir una serie de reglas y acogerse a un standard. En Argentina, esa homologación está a cargo de doce empresas que, según explica la Cámara Argentina de Productos Orgánicos Certificados, “están reguladas, habilitadas y controladas por el Senasa”. Las condiciones a verificar son pocas pero sencillas: “Aumento y continuidad de la diversidad del medio ambiente”, la producción de determinadas especies y variedades, implementar un “cuidadoso programa de rotación” y ciertos métodos de cultivo, además de proteger “de los enemigos naturales, de las plagas y enfermedades por medio de cercos vivos, nidos, diseminación de predadores” y otros métodos similares.

Pero certificar tiene costos económicos que no todos los productores están dispuestos a afrontar. En ocasiones, el sello también se traduce en que un porcentaje de las ventas debe ser destinado a la empresa que certificó.

“El certificado orgánico es un sello que en muchos mercados abre puertas”, asegura Pablo Pinkus, socio de Narda Lepes en el emprendimiento de comercialización de hierbas y conservas. “En todo el mundo, el mercado orgánico crece a nivel exponencial, y Argentina tiene un porcentaje alto de producción orgánica de buena calidad.”

Como tendencia, la devoción por lo orgánico no está sola, sino que puede encontrarse de la mano con el interés creciente por los productos kosher (por cuanto suponen cuidados higiénicos y buenos tratos) y los sellos de comercio justo, el fair trade, que supone un circuito de no explotación de los productores, y en el que los consumidores no avalan esa explotación. De todas maneras, sostiene Pinkus, “lo orgánico es incipiente. Antes, se asociaba con lo macrobiótico, con algo que hacían los primeros hippies. Pero en los últimos años se empezó a masificar; en Estados Unidos y Europa ya ocupan partes enormes de las góndolas”. En esos países existen, también, grandes cadenas dedicadas de manera exclusiva a vender este tipo de productos: tienen locales grandes como los hipermercados que se pueden encontrar en cualquier ciudad argentina, pero la diferencia radica en su oferta. “Por más de que comen muy mal, ese tipo de empresas es parte de la idiosincrasia de ese tipo de sociedades. Pero a la vez se están poniendo más extremos. Hace no mucho, en un foto de producción orgánica planteaban que, en el mediano plazo, no van a dejar más mandar por avión los productos. La idea va a ser transportarlos por barco, porque así se gasta menos combustible, y es mejor para el planeta.”

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice
  • MURIO UNA MUJER QUEMADA POR SU PAREJA
    Crecen los femicidios
  • EL AUGE DE LAS COOPERATIVAS QUE VENDEN PRODUCTOS ORGANICOS
    Su quintero de confianza
    Por Soledad Vallejos

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.