SOCIEDAD › INTENTOS DE SUICIDIO Y FILMACIONES DE LAS BURLAS

Los casos de España e Italia

El acoso escolar se instaló en la agenda de los medios españoles desde hace tiempo. La semana pasada, un chico de 13 años tuvo dos intentos de suicidio, harto del acoso de sus compañeros. Lo mismo pasa en Italia, donde a la violencia tradicional se le sumó la filmación por teléfono de las agresiones. El hostigamiento entre chicos y chicas mientras están en la escuela o en los alrededores no es un fenómeno aislado.

Según una encuesta del Instituto Idea y la Fundación Hogar del Empleado de Madrid, presentada en octubre, un 5 por ciento de los escolares dice que se siente maltratado por sus compañeros de forma habitual y un 3 por ciento reconoce que él mismo también les grita, insulta o pega. Esto ocurre a la vista de los demás: el 54 por ciento de los estudiantes sabe que algún compañero es acosado y no se anima a decirlo. La encuesta se hizo entre 2000 alumnos de 12 a 18 años de centros públicos y privados de Madrid. Extrañamente, el 86 por ciento se mostró contento con la relación con sus compañeros. Preguntados acerca de qué es la peor cosa en la vida, respondieron “estar solo y ser maltratado”.

En Italia se denunció días pasados la actuación de grupos de estudiantes secundarios de entre 14 y 17 años, tanto varones como mujeres, que agraden a otros y además filman y exhiben esas agresiones. En Internet circuló la imagen de cuatro alumnos del curso de gráficos publicitarios del Instituto Steirner de Turín humillando, golpeando e insultando a un chico que sufre síndrome de Down y padece autismo en medio de una clase. En un liceo artístico de la misma ciudad, una chica en silla de ruedas fue objeto de todo tipo de abusos y torturas por parte de sus compañeras.

Por su parte, en el libro Violencias en plural. Sociología de las violencias en la escuela (Miño y Dávila Editores), Carina Kaplan y Sebastián García hacen un recuento de los casos de acoso escolar en el mundo. En Estados Unidos, según la comparación de diferentes informes, el porcentaje de alumnos que dicen haber sufrido bullying era para 1999 de 5,2 por ciento, pasó a 7,9 en 2001 y se mantuvo estable en 2003.

En Francia, una encuesta realizada por Cecile Carra y François Sicot entre 2855 alumnos de los colegios de Doubs, los principales hechos de los cuales los alumnos dicen ser víctimas son falta de respeto, 4,8 por ciento; ruptura de relaciones personales, 27,7 por ciento; robos 23,7; chantaje, 15,8 por ciento; peleas, 15,6 por ciento; racismo, 9,7; extorsión 4,3 por ciento; y abuso sexual 2,8 por ciento.

A partir de estudios realizados en Suecia, Noruega, Reino Unido, Italia, Irlanda, Alemania, Portugal y España, Kaplan y García llegaron a algunas consideraciones generales referidas a variables como el género o la edad. “Los trabajos internacionales muestran mayormente que la incidencia de los hombres, ya sea como víctimas o victimarios, es mucho mayor que la de las mujeres”, dicen. Mientras que los varones prefieren la agresión verbal y la física directa, las mujeres realizan o son víctimas de agresiones más indirectas, como por ejemplo, hablar mal de otro o excluirlo. Además, los problemas de violencia disminuyen a medida que avanza la edad. El momento de mayor incidencia del problema se sitúa entre los 11 y los 14 años.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.