16:17 › EL CUENTITO DE LOS BARRAS

Otra muerte que excede al fútbol

Adrián Alejandro Velázquez, uno de los tres hinchas que permanecían internados en grave estado tras el enfrentamiento de dos facciones opuestas de la hinchada de Tigre, murió esta mañana en el hospital de San Fernando. El fiscal de San Isidro, Alejandro Musso, a cargo de la causa, investiga la relación entre los barras, la policía y los intendentes locales.

El tiroteo ocurrió entre las facciones de La 13, que vendría a ser la barra oficial, encabezada por el Negro Fiorucci (Daniel Paz), y a La Banda de Pacheco, dirigida por Marcelo Pauliti (uno de los heridos) y tuvo lugar cuando los barras se concentraban cerca del estadio José Dellagiovanna, de Tigre, antes del partido con River jugado el domingo.

Alrededor de las 15, dos horas antes de la partida de los micros hacia el Monumental, La Banda de Pacheco atacó a tiros a La 13, el sector oficial que lidera Daniel Paz, conocido como el Negro Fiorucci.

El episodio se produjo sobre la calle Ozanán, entre Nuestra Señora de Luján y Almirante Brown, partido de San Fernando. El motivo visible del enfrentamiento es el control de la repartija de entradas que el club hace para los partidos del torneo y la Copa Libertadores. Las entradas son revendidas por los barras, reuniendo cifras considerables.

Los testimonios indican que La Banda de Pacheco se sintió molesta por las diferencias en la repartija y empezaron los tiros. Allí se produjeron los primeros heridos. Los de La 13 se retiraron a su sede natural, el bar que el Negro Fiorucci tiene a metros del estadio, sólo para recuperar oxígeno y armas. Los tiros continuaron sobre Ambrosini y Perón, y dejaron a trece barras resultaron heridos, entre los que estaba Velázquez.

Tres semanas antes, el intendente de San Fernando, Luis Andreotti, vinculado con Sergio Massa, intendente de Tigre, había inaugurado con pompa y clarines cámaras de seguridad e iluminación en toda la zona que rodea al estadio. Con esa data, el fiscal de San Isidro, Alejandro Musso, solicitó las grabaciones de los videos de seguridad.

Incluso el propio Massa salió a denunciar a los “delincuentes que se encubren detrás de la camiseta” y pidió que se aportara ayuda a la investigación de la fiscalía. Sin embargo, Andreotti no entregó los videos con el argumento de que, casualmente, esas cámaras recién instaladas no funcionaban debido a la tormenta.

Las cámaras fueron inauguradas por Andreotti del mismo modo que las que fue publicitando Massa como un jalón contra la inseguridad. En esta ocasión, el jalón preventivo demostró ser selectivo. Uno de los bandos enfrentados, los de La Banda de Pacheco, está vinculado con Andreotti y Massa, habitual denunciante del garantismo y la inseguridad.

Los otros, los barra oficialistas del Negro Fiorucci, fueron vistos a fines del año pasado a puñetazo limpio en la última convención radical, rompiendo los rostros de jóvenes de la JR que portaban carteles que decían “Ni un paso a la derecha”, en referencia al debate que se había abierto sobre la propuesta del manodurista Gustavo Posse, intendente de San Isidro, de unir líneas con Mauricio Macri. No eran las remeras con el nombre del intendente sanisidrense las que identificaron en aquella oportunidad a los barras como mano de obra de Posse sino la crudeza con que trituraron a los jóvenes opuestos al intendente.

Musso imputó a Daniel Paz y al que mencionan como su segundo, Abel Lavigna, también conocido como el Gallego, uno de los ocho heridos de bala, por los delitos de “abuso de arma y lesiones graves”. Además, Musso investiga por qué no había presencia policial al momento del enfrentamiento a balazos entre los dos grupos, aunque no está claro que haga lo mismo con el funcionamiento de las cámaras.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.