21:02 › INCIDENTES EN LA CASA DE GOBIERNO DE CATAMARCA

Los reclamos son contagiosos

Mientras el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, supervisó en Córdoba el despliegue de los 1200 gendarmes que llegaron a la provincia a pedido del gobernador, José Manuel de la Sota, quien agradeció la presencia de la fuerza federal para reforzar la seguridad, tras los saqueos del martes y el miércoles durante el autoacuartelamiento policial, en Catamarca un grupo de policías ingresó a la Casa de Gobierno en rechazo a los 8 mil pesos de sueldo ofrecidos por el Ejecutivo local, y se produjeron algunos incidentes cuando fueron desalojados del primer piso, donde se encuentra el despacho de la gobernadora, Lucía Corpacci.

Tras su visita a la provincia mediterránea, Berni advirtió que "el gobernador De la Sota pidió anoche que la Gendarmería Nacional estuviera hoy al mediodía en Córdoba, y estuvo". Desde la administración provincial se informó que "el gobierno de Córdoba valora y agradece la decisión tomada por el gobierno nacional".

Durante el encuentro, que se llevó a cabo en el Centro Cívico del Bicentenario, sede del Poder Ejecutivo cordobés, Berni y De la Sota "terminaron de diseñar lo que serían las reglas de división de responsabilidades", según explicaron fuentes de la Secretaría de Seguridad de la Nación. Luego Berni "le pasó un informe pormenorizado al jefe de Gabinete de Ministros (Jorge Capitanich), en particular del plan de despliegue de este refuerzo de seguridad que vino a prestar la fuerza federal (Gendarmería)".

Berni y las autoridades provinciales fijaron un "mecanismo para la articulación entre la Gendarmería y la Policía cordobesa, que empezó a funcionar esta misma tarde, con patrullajes en distintos barrios de la ciudad, custodia de edificios y lo que indique el Comité de Crisis", según las mismas fuentes.

"El Comité de Crisis (presidido por la ministra de Seguridad de Córdoba, Alejandra Monteoliva, y por el jefe de la Policía, César Almada) efectuará el diagnóstico y lo que se necesita cubrir con la presencia de Gendarmería", según precisaron desde la Secretaría de Seguridad de la Nación.

Los 1200 gendarmes, que arribaron este mediodía y que fueron alojados en una unidad militar local, se quedarán "hasta que la misión esté cumplida; es decir, durante el tiempo que determine el Comité de Crisis", precisaron las mismas fuentes.

Por su parte, el gobierno de De la Sota informó oficialmente que los gendarmes "actuarán junto a la Policía de Córdoba en tareas de prevención de episodios de vandalismo, o acciones que puedan alterar la paz social en la ciudad, que se está recuperando después de los recientes saqueos". De la Sota reconoció que le solicitó "al Gobierno nacional el envío de los efectivos de Gendarmería, en virtud del cúmulo de tareas que se encuentra desempeñando la Policía local, que ha practicado más de 90 procedimientos con la captura de 122 saqueadores y la recuperación de una importante cantidad de elementos robados".

"La cooperación de la Gendarmería, en la protección de objetivos prefijados, en el patrullaje urbano y en la prevención de acciones delictivas, será de inestimable utilidad y llevará más tranquilidad a los habitantes de la ciudad de Córdoba", recalcaron desde el Poder Ejecutivo local.

Mientras tanto, en Catamarca, el reclamo presentado ante el secretario de Seguridad provincial, Juan Pablo Morales, incluye, además del aumento salarial, abonos de transporte, créditos blandos hipotecarios para la compra de viviendas y una ART. Esta mañana el Gobierno ofreció 8 mil pesos para el básico, pero rechazaron la propuesta y mientras esperan una contrapropuesta amenazaron con cerrar las comisarías.

El personal de la fuerza de seguridad salió a las calles acompañados por familiares y un grupo de efectivos retirados, y se concentraron en la plaza 25 de Mayo. Algunos comercios del centro cerraron sus puertas. Personal de Gendarmería intento los obligó a retirarse de la Casa de Gobierno e intentó desalojarlos de la plaza 25 de Mayo.

En tanto, en Neuquén, desde las 19 de ayer, policías retirados y miembros de la Asociación de Subalternos de la Policía (Asubpol), y sus familiares, cortaban la calle Riccheri frente a los portones de la Jefatura de la Policía local en reclamo de mejoras salariales. Fueron recibidos por el ministro de Coordinación de Gabinete, Seguridad y Trabajo provincial, Gabriel Gastaminza, quien aseguró que la situación "está muy lejos de ser la que se vivió en Córdoba". "Hace más de 30 días que venimos trabajando en distintas opciones en cuanto a calidad y cantidad de algún nivel de recomposición salarial a la policía. Estamos trabajando en esa solución y lo vamos a resolver con un consenso", añadió.

En Río Negro, los agentes reclamaron aumentos salariales frente al edificio de la Unidad Cuarta de la ciudad de Cipolletti, donde también funciona la Regional Quinta de la fuerza de seguridad provincial. "No es autoacuartelamiento, no han tomado ninguna Unidad", aclaró el jefe de esa fuerza, Néstor Bobadilla, y añadió: "Esta es gente que salió del servicio hoy a las 7 de la mañana y se acercó a la dependencia con miras de presentar un petitorio". Además aseguró que "los servicios están cubiertos en un 100 por ciento" y que "no se ha reportado ningún tipo de hechos ni información donde esté faltando el servicio".

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.