UNIVERSIDAD › LA TOMA DE FILOSOFIA Y LETRAS CUMPLIO UN MES

La protesta continúa

También sigue la ocupación de Sociales. En ninguna de las facultades el conflicto parece tener una solución a la vista. Cruces entre los estudiantes y las autoridades educativas.


Tal como sucedió en Sociales la semana pasada, la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA entró ayer en el primer mes de toma y todo indica que en ambos casos el conflicto está lejos de destrabarse. Mientras el centro de estudiantes acusa a las autoridades de Filosofía de levantar unilateralmente la sesión de esta semana del consejo directivo y de haberse negado a difundir el contenido del encuentro, el decano Hugo Trinchero aclaró que las reuniones del cuerpo siempre son públicas. “Hay una salida clara construida por el acuerdo conjunto de todos los sectores alrededor de un proyecto articulado que debe votarse por el consejo directivo. Pero para que se vote debe levantarse la toma”, afirmó el decano. Juan Oribe, vicepresidente del centro de estudiantes de Filosofía y Letras (PTS), señaló que “cuando el decano ponga día y hora” para que sesione el consejo directivo “suspendemos la toma de la facultad”.

En Sociales, la asamblea estudiantil entregó una contrapropuesta de seis puntos a las autoridades donde exigió gestiones ante la Jefatura de Gabinete para tramitar una partida extraordinaria que acelere la tercera etapa del edificio. “No podemos garantizar algo que no sólo está fuera de nuestro alcance sino que depende de la propuesta presupuestaria elevada por el Ministerio de Economía al Congreso”, fue la respuesta del decano, Sergio Caletti, quien se lamentó por “las más de 20 horas” dedicadas a conversaciones, poco consideradas como “un esfuerzo verdadero y honesto” de diálogo y un “avance sobre el conflicto”.

Con menos optimismo que días atrás, sobre el ciclo académico el decano evaluó que “los daños institucionales y académicos (ocasionados por la toma)” colocan al cuatrimestre “en un punto francamente crítico”, ya que su validez “no depende solamente de los docentes que dan clase” sino que tienen que ser acreditados. Por su parte, los directores de las cinco carreras de la facultad y el titular del Instituto de Investigación Gino Germani reclamaron a los estudiantes, a través de un comunicado, que levanten la toma para asegurar la continuidad del ciclo académico.

Lautaro Iglesias, presidente del centro de estudiantes (Prisma), señaló los ejes que, por estas horas, la asamblea de estudiantes reclama a las autoridades: información, exigencia de la partida extraordinaria y la declaración de que la facultad no tiene garantizado que el próximo año comenzará la construcción de la tercera etapa.

“Esperamos que la gestión responda la contrapropuesta y nos entregue información económica y de plazos sobre la tercera etapa de construcción del edificio único”, enfatizó el estudiante, y adelantó que si bien no se determinó cuándo ni cómo, “vamos a hacer una movilización muy grande al Ministerio de Educación para que nos garanticen que el año próximo comenzará la tercera etapa”. La próxima asamblea de estudiantes será el martes a las 19.

La situación en Filosofía y Letras no es mejor que en Sociales, donde el decano Hugo Trinchero reconoció que existen “situaciones de discriminación y escrache a profesores y autoridades” desde una asamblea que “está siendo manejada por la conducción” del centro de estudiantes. “Hay una salida clara construida por el acuerdo conjunto de todos los sectores alrededor de un proyecto articulado que debe votarse por el consejo directivo. Pero para que se vote debe levantarse la toma”, afirmó el decano, y adelantó que cuando eso se produzca se convocará al consejo directivo a funcionar. Trinchero se mostró preocupado porque “estamos en un riesgo muy alto de que se pierda la posibilidad de reprogramar las actividades del cuatrimestre”.

El vicepresidente del centro de estudiantes de Filosofía y Letras acusó a Trinchero de “tener de rehén a la comunidad académica” porque “no deja que sesione el consejo directivo” para que dé respuesta a las demandas de los estudiantes. Después de 21 días de toma, la mesa de diálogo comenzó a funcionar el viernes de la semana pasada. “En las asambleas resolvimos suspender la toma para que sesione el consejo directivo y la única exigencia que planteamos fue que la sesión fuera pública”, dijo Oribe.

Según el estudiante, el proyecto de resolución que impulsan sostiene que el nuevo edificio para la facultad no debe ser pensado para actividades aranceladas. Su prioridad debe ser la construcción de aulas de grado y además se evaluará la posibilidad de que su estructura esté integrada al edificio actual. También se espera que se construya un jardín maternal. “Cuando el decano ponga día y hora para que sesione el consejo directivo nosotros suspendemos la toma de la facultad”, confió Oribe. A partir de las 19 habrá una nueva asamblea en Filosofía. En la tarde de ayer, estudiantes de ambas facultades cortaron la intersección de Corrientes y 9 de Julio para protestar por el pliego de reclamos que sostienen hace un mes.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.