DEPORTES › SIN JUGAR BIEN, RIVER LE GANO CON LO JUSTO 3-2 A CHACARITA

Una Ferrari con freno de mano

Una ráfaga de siete minutos y dos goles casi iguales del lateral le permitieron al equipo de Astrada sacar una diferencia que no pudo manejar ante un rival entusiasta. Bou convirtió el tercero, mientras que Grabinski y Parra descontaron para los de San Martín.

 Por Daniel Guiñazú

River derrotó 3 a 2 a Chacarita y eso fue de las pocas cosas salientes que dejó su actuación. La victoria se sostuvo apenas en una ráfaga de siete minutos del primer tiempo en la que, sin hacer demasiado, alcanzó a ponerse 2 a 0 con dos goles casi calcados de Paulo Ferrari y en el tanto oportuno de Gustavo Bou quien, en la segunda etapa, puso el marcador 3 a 1 cuando Chacarita rozaba el 2 a 2. Pero más allá del triunfo, casi nada quedó para resaltar. River terminó apretado contra sus palos pidiendo la hora con desesperación. Y no fue consecuencia sólo del empuje que Chacarita desparramó sobre la cancha de Argentinos. El equipo de Astrada defendió mal toda la tarde, no pudo sostener ni recuperar la pelota cada vez que Chacarita se le vino encima y careció de una línea de juego.

Y entonces, ¿por qué ganó? Porque Chacarita defendió tan mal como River y porque careció de justeza para resolver sus situaciones propicias y aprovechar que River nunca hizo pie atrás. Con línea de tres o de cuatro en el fondo, con Almeyda como líbero en el primer tiempo y como volante central en el segundo, con Sánchez y Quiroga perdiendo cada vez que se alejaban un par de pasos del área, la defensa de River siempre fue un tembladeral. Tanto que aun cuando el equipo estaba 2 a 0, nunca el resultado pareció asegurado. Ni siquiera cuando la pelota pasaba por los pies de Rodrigo Rojas y el paraguayo la jugaba con una elegancia y buen gusto que fueron una rareza en medio del fervor del partido.

Dos entradas al vacío de Ferrari y dos malas intervenciones del arquero Cejas regalando el primer palo en la definición pusieron a River en ventaja por encima de la pujanza de Chacarita. Pero en el segundo tiempo Fernando Gamboa sacudió el tablero: en el intervalo, lo sacó a Núñez y lo puso a Ponce. Y luego hizo debutar al picante delantero uruguayo Franco en lugar de su compatriota Pereira para atacar con tres. En los primeros cinco minutos, Ponce y Diego Morales desperdiciaron sendos cabezazos en la boca del arco. Después, Chacarita siguió repiqueteando mientras River aguantaba cada vez más metido atrás y defendía cada vez peor.

Astrada colocó a Canales por Ortega y a Bou por Funes Mori para tratar de que Echeverría y Grabinski no le llegaran al área. Pero Chacarita ya estaba lanzado a fuerza de voluntad y pelotazos. A los 76 minutos, Parra le bajó la pelota de cabeza a Grabinski, que también de cabeza marcó el 2 a 1. El 2 a 2 se acariciaba. Pero cinco minutos más tarde, Cejas volvió a entregar el primer palo ante un remate de Bou y River se puso 3 a 1 cuando parecía liquidado. Sin embargo, nadie se atrevió a pronunciar la última palabra.

A los 86 minutos, otro cabezazo de Parra declaró el 3 a 2 y arrojó un fósforo a la hoguera que ya era el estadio de La Paternal. Pero Chacarita se quedó sin tiempo para la hazaña del empate, que acaso haya merecido. River se aferró a la victoria con la punta de los dedos. Y no le sobró nada. Ganó, tan sólo eso. Todo lo demás sigue en su lugar, tan mal como estaba antes de este triunfo envuelto en sufrimiento.

Compartir: 

Twitter
 

Ferrari celebra el primero de sus dos goles en la tarde de La Paternal.
Imagen: DYN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.