DEPORTES › SAN LORENZO PODIA SER UNICO LIDER, PERO EL QUE LO APROVECHO FUE GODOY CRUZ

Le dejó la punta servida

El equipo de Simeone tenía la gran chance de quedar solo arriba, pero cayó 1-0 con los mendocinos, que se animaron y por ahora mandan en el Clausura. Carranza, con una gran definición, marcó el único tanto del encuentro. Los de Boedo se fueron silbados.

San Lorenzo fue levemente superior en el arranque a Godoy Cruz, pero le faltó suerte como para concretar las situaciones que generó y de pronto se encontró perdiendo por 1-0, porque Carranza recibió un pase en profundidad tras un pared con Ramírez, se acomodó en el área, le amagó a Migliore, que compró enseguida, y terminó definiendo con un toque de derecha sobre el palo del arquero.

No era justa la ventaja de los mendocinos, que hasta el gol no habían hecho mucho, aunque resistían los avances de los locales y apuraban de tanto en tanto con alguna jugada de contraataque, sobre todo por el lado de Ramírez, que probó dos veces con remates desde afuera del área pero encontró siempre atento a Migliore.

El travesaño les dijo dos veces no a los de Simeone. Primero cuando Sigali, en contra, intentó anticipar a Alfaro tras un centro de Aureliano Torres –San Lorenzo trató de exprimir su juego por la izquierda, donde sobresalía Gómez– y después tras un cabezazo de Aguirre. Pudo también marcar Bordagaray, pero se le fue afuera, y también lo tuvo Pinto, pero el arquero Ibáñez le tapó el remate.

San Lorenzo necesitaba más juego en el mediocampo, para abastecer a su tridente ofensivo y, en la medida que aparecía el Kily González, se acercaba un poco más al empate. Pero Bordagaray no estaba fino para definir y desperdiciaba una chance detrás de la otra. Simeone buscó respuestas en el banco, pero siguió sin encontrarle la vuelta al partido.

En la medida en que San Lorenzo fallaba, el arquero Ibáñez –sí, uno de los convocados por Diego Maradona para el partido con Jamaica– se iba convirtiendo en figura. De contra, tres veces pudo Godoy Cruz liquidar el trámite, con remates de Ramírez y dos muy peligrosos del ingresado Torres, que le cambió la cara al equipo.

San Lorenzo manejaba un poco más la pelota, pero carecía de claridad en los últimos metros como para poder quebrar la muralla defensiva de los mendocinos, que querían ir para adelante, más allá de la insistencia de su DT, Omar Asad, que en los cuatro minutos adicionados les pedía a gritos cautela.

Compartir: 

Twitter
 

Carranza celebra su gol, Migliore y Aureliano Torres no lo pueden creer.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.