DEPORTES › DESCONCIERTO EN LA AFA POR LA IRRUPCION DE FRANCISCO CASAL EN LA TELEVISACION DEL FUTBOL

Esta sí que no es tuya... Paco

Una reunión entre Grondona, Mariotto, el agente FIFA Tofoni y el polémico empresario de Uruguay terminó con enojo del mandamás de la AFA porque le pidieron que intercediera para obtener los derechos televisivos de la Copa Libertadores y de la Sudamericana.

 Por Gustavo Veiga

A fines de 2010, en el restaurante de un hotel de Puerto Madero, a Julio Grondona le cayó bastante mal la comida. Dialogaba sobre los derechos del torneo de Primera División que organiza la AFA con el presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Gabriel Mariotto; el consultor político y asesor del funcionario, Carlos Germano; el empresario futbolístico y de medios más poderoso del Uruguay, Francisco “Paco” Casal; la persona de confianza de este último en la Argentina, Eduardo Spinosa, y el agente de partidos FIFA, Guillermo Tofoni. Una pretensión inesperada de Casal desubicó al viejo dirigente y lo hizo perder la calma: “¿Vos qué me venís a decir a mí?”, lo increpó, molesto por el pedido para que gestione los derechos televisivos de las futuras ediciones de las Copas Libertadores y Sudamericana. La exigencia no era una exigencia cualquiera. Había partido del hombre de negocios que estaría muy cerca de comercializar las imágenes del Programa Fútbol para Todos a partir de este año y quien, desde Montevideo, domina lo que en general se propone: clubes, jugadores, directivos, derechos de TV –incluidos los del tradicional Carnaval– y a un amplio sector del periodismo deportivo (ver aparte).

Sus operaciones con River lo hicieron famoso en la Argentina. En 1983 tuvo que ver con el pase de Enzo Francescoli, su actual socio en Tenfield y Gol TV, las dos empresas con las que se consolidó en Uruguay y el mercado hispano en Estados Unidos, respectivamente. Tres fuentes distintas, una del gobierno nacional, una de la AFA y otra independiente, dan casi por concretado el acuerdo con Casal. “Es un tema que viene bastante sólido, puede que cierre bien”, le dijo un funcionario de medios cercano a Mariotto a Página/12. “Nos cae mal, no nos sentimos cómodos, estamos preocupados por Casal”, afirmó un estrecho colaborador de Grondona. Las serias diferencias que por primera vez aparecen entre la AFA y su principal socio, el Estado –desde la rescisión del contrato con TSC, del Grupo Clarín–, mantienen en alerta rojo a la dirigencia.

En la asociación que preside Grondona desde abril de 1979 juegan a la defensiva. Sus principales colaboradores se quejan de que el escenario cambió con ciertos recortes de poder al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. “Fue un cimbronazo”, admiten cerca del presidente, pero tampoco se quedan de brazos cruzados. Cuentan que llevaron su preocupación al secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, con quien mantienen un trato directo. La palabra que eligen para definir su estado de ánimo es “desconcierto”. Y no sólo por la irrupción de Casal en el mercado televisivo argentino.

Están desorientados por el reacomodamiento político del empresario y abogado Daniel Vila, quien ya difundió que enfrentará a Grondona en las elecciones de la AFA previstas para octubre de este año. Imaginan a partir de un dato –la vuelta del partido adelantado de los viernes al canal de su propiedad, América 2– que pasó de criticar a respaldar al gobierno nacional en lo que se refiere a la ley de medios, consensuada en numerosos foros. Desde la casa del fútbol pretenden voltear aquel acuerdo televisivo, aunque saben que no les asiste el derecho. Lo mismo intentarán con la irrupción de Casal en el fútbol argentino que dan por descontada. La reunión en el restaurante de Puerto Madero se la pidió Germano a Tofoni (juegan al fútbol juntos) en nombre de Mariotto. Pero terminó mal, según le confirmó a este diario uno de los asistentes al encuentro. “No fue positivo, hubo una situación enojosa, innecesaria”, describió.

La intención de Casal de tantear los derechos televisivos de las Copas Libertadores y Sudamericana irritó todavía más a Grondona. Ambos torneos son organizados por la Confederación Sudamericana de Fútbol y los transmite la cadena Fox. El empresario le demandó al presidente de la AFA que interceda para poder acceder a esos derechos, pero se encontró con una cerrada negativa. “No puedo dar algo que no me pertenece”, le respondió irritado el veterano dirigente. Con todo, Gol TV ya posee su propia plataforma en la Televisión Digital Terrestre (TDT) y, como ya sucede con Canal 9, Crónica TV y Canal 26, este año emitirá por ese sistema algunos partidos del Programa Fútbol para Todos.

La señal con sede en Miami, cuyo slogan es 100 por ciento Fútbol, y que le pertenece a Casal, Francescoli y sus ex compañeros de River, Nelson Gutiérrez y Jorge Villazán, en la Argentina ya se ve por Antina, una empresa de televisión digital. Su objetivo es extender a Latinoamérica la influencia que tiene en la comunidad hispana de Estados Unidos donde contaría con 15 millones de suscriptores. De ahí que el empresario más influyente del Uruguay pretenda conseguir algo más que los derechos del fútbol oriental (controlados por Tenfield), el Brasileirao y el torneo paulista que ya tiene, pero que no le alcanzan para hacer pie en la TV sudamericana y en especial de Argentina.

“¡Qué momento!”, dicen que dijo Grondona después de la tenida con Casal en presencia del funcionario Mariotto, la máxima autoridad del sistema federal de medios. La relación –si alguna vez existió– entre el presidente de la AFA y el empresario es muy mala. Un dato que, si se ratifica la participación del uruguayo en los derechos televisivos, va a condicionar lo que pase en los próximos meses con el producto fútbol.

Compartir: 

Twitter
 

Julio Grondona no quiere saber nada de una sociedad con Casal.
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.