DEPORTES › ARGENTINA CAYO 2-0 ANTE BRASIL EN EL SUPERCLASICO DE LAS AMERICAS

Lo perdió al compás del tamboril

La idea defensiva del equipo de Sabella tuvo relativo éxito en la primera mitad, pero se desmoronó al recibir un contragolpe que definió Lucas. Un rato más tarde aumentó Neymar, que junto a Ronaldinho terminó el partido a puro lujo.

La primera edición del Superclásico de las Américas fue para Brasil. Con una actuación que terminó con lujos, el conjunto de Menezes se impuso 2-0 a la Selección Argentina, que fue a Belem con poco rodaje y con un esquema ultradefensivo, pero que empezó a perder cuando la sorprendieron de contragolpe.

Resulta difícil calificar la actuación del equipo argentino. Casi sin entrenamientos juntos, ante un rival que sólo con el nombre intimida y que tiene mayor rodaje, el equipo de Sabella se las ingenió para equilibrar el desarrollo en la primera mitad, más allá de un par de sobresaltos, como un remate bajo de Neymar que Orion desvió a un costado o un desborde de Borges por la derecha que el delantero del Santos no consiguió conectar por centímetros. Desde ese aspecto, el orden defensivo invitaría a una mirada positiva. El equipo retrocedió bien, achicó espacios hacia atrás y neutralizó casi todos los intentos brasileños. El cerrojo funcionó en casi todos los sectores, salvo por los intentos de Lucas, el único que complicaba con sus arranques.

Sin embargo, el vaso vacío estaba en el costado ofensivo. En los primeros 45 minutos, Argentina ni siquiera pisó el área rival con la pelota en movimiento. El arco de Jefferson les quedó lejísimo a los volantes, que casi nunca se soltaron y dejaron muy aislado a Viatri.

Lo curioso es que en el único momento en que Argentina intentó cambiar esa imagen, soltó gente en ataque y se plantó decidido a buscar el gol, lo pagó con Orion buscando la pelota en la red. Todo nació en un balón que Viatri le bajó a Augusto Fernández, que sacó el primer remate peligroso de Argentina en el partido, pero Jefferson desvió al corner. Y de ese tiro de esquina llegó el gol brasileño. Cortés le ganó en el borde de su área a Canteros y arrancó un contragolpe perfecto que definió Lucas, luego de un notable pase de Ralf. Argentina, que prácticamente no había cruzado la mitad por la superpoblación de defensores y volantes defensivos, recibió un gol de contragolpe por ir a buscar un corner.

A partir de ahí, el juego se abrió. Con más espacios, Brasil mostró algo de su fútbol y los lujos que intentó Neymar, que en más de una ocasión dejó en ridículo a los defensores argentinos. Por eso, el segundo gol no tardó en llegar, con una gran trepada de Cortés. El lateral hizo la pausa justa para habilitar a Diego Souza, que tiró un centro bajo para que Neymar, apareado por Papa, señalara el segundo gol.

Con el resultado en contra, Argentina se soltó en ataque y provocó tres chances de gol en un ratito. Primero con un remate de Pillud que Jefferson sacó al corner, luego con un cabezazo de Desábato que se fue cerca y, por último, con una media vuelta de Viatri que el arquero desvió por encima del travesaño. Pero también fue el momento en que más expuesto quedó al toqueteo de Brasil, que de la mano de Neymar y de Ronaldinho se floreó con algunos lujos.

Compartir: 

Twitter
 

Montillo intenta pasar a dos defensores brasileños, en uno de los pocos ataques de Argentina.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.