DEPORTES › ARRANCAN LAS ELIMINATORIAS SUDAMERICANAS PARA EL MUNDIAL 2014 Y ARGENTINA RECIBE A CHILE

Nunca se hace difícil llegar hasta Brasil

La última clasificación al Mundial fue traumática, pero esta nueva etapa no debiera generar preocupaciones, pese a las predicciones de paridad extrema. Sin los brasileños, cuatro de las nueve selecciones participantes se clasificarán directamente.

El camino rumbo a Brasil 2014 se pone en marcha. Con el compromiso ante Chile desde las 20.10 en el Monumental, la Selección Argentina inicia una nueva etapa, que parece traumática por la última experiencia, pero que no debería generar muchas preocupaciones. Sin Brasil, ya clasificado por ser el país organizador, pero con las mismas cuatro plazas directas y otra media para un repechaje ante el cuarto de la Concacaf, el desafío no parece tan complicado para un equipo que cuenta con nombres como Lionel Messi, Gonzalo Higuaín o Sergio Agüero. Y desde los números, la barrera para superar son los 25 puntos, cifra que se consigue garantizando los ocho triunfos que se disputan en casa y logrando un punto como visitante.

Desde la previa de Francia ’98, cuando se modificó el formato de competencia por el de todos contra todos, a dos ruedas, el margen para una sorpresa desagradable se achicó de manera notable. Y para esta quinta edición, la previsión no escapa de ese análisis. En aquella primera eliminatoria, Argentina terminó en la primera ubicación, con 30 puntos. Como ahora, Brasil –campeón mundial en 1994– no participó y los restantes tres clasificados fueron Paraguay, con José Luis Chilavert como líder; Colombia, con los últimos cartuchos de la generación del Pibe Valderrama; y Chile, con la magnífica dupla goleadora de Marcelo Salas e Iván Zamorano. En esa ocasión no hubo chance de repechaje.

Si bien en el arranque del certamen el equipo de Daniel Passarella sobrellevó algunos nubarrones, al final terminó clasificándose con tranquilidad. Para lograr el pasaje, Chile obtuvo la mitad más uno de los puntos (25 sobre 48 posibles), el equivalente a ganar los ocho partidos de local y rescatar una unidad como visita.

Para el Mundial 2002, ya con Brasil entre los participantes, la ruta hacia Corea y Japón no presentó ninguna dificultad. El equipo de Marcelo Bielsa dominó de principio a fin, se garantizó el pasaje con cuatro jornadas de antelación tras ganar en Ecuador y terminó primero en el grupo, con 43 puntos sobre 54 posibles. Los otros clasificados fueron Ecuador, que se empezaba a meter en la conversación; Brasil, que recién en el último tramo se consolidó con la llegada Luiz Felipe Scolari (luego se consagró campeón mundial); y Paraguay, con la última etapa de Chilavert. En la quinta ubicación quedó Uruguay, que le ganó por diferencia de goles a Colombia el derecho de medirse ante Australia para regresar luego a un Mundial desde 1990. Para clasificarse, el conjunto paraguayo obtuvo 30 unidades, suma que se lograba con nueve victorias como local y una de visita. Para llegar al repechaje bastaba con ganar nueve partidos en casa (Uruguay sumó 27 puntos).

Cuatro años después, el panorama resultó casi calcado, con las mismas cuatro selecciones clasificadas para Alemania 2006 y con Uruguay quinto y en el repechaje, aunque Australia esta vez se tomó revancha. A pesar del cambio de entrenador en la mitad del torneo, con la salida de Bielsa y el arribo de José Pekerman, Argentina no pasó sobresaltos y compartió la primera ubicación con Brasil con 34 puntos, aunque con peor diferencia de gol. A Paraguay le alcanzaron 28 unidades, otra vez con la ecuación de la mitad más uno de los puntos. A los celestes, con 25 puntos, les bastó para acceder el repechaje. En los tres procesos, 1998, 2002 y 2006, no se perdió ningún partido jugado en condición de local.

La última experiencia resultó la más traumática. Tras la renuncia de Alfio Basile y la asunción de Diego Maradona, por única vez se llegó a la última jornada con la clasificación en riesgo. Sin embargo, con el triunfo ante Uruguay en el Centenario se llegó a los benditos 28 puntos para obtener el pasaje. Otra vez, nueve triunfos y un empate resultaban suficientes para ir al Mundial. Los otros clasificados volvieron a ser Brasil y Paraguay, mientras que Chile ocupó el lugar que dejó Ecuador luego de dos mundiales. Con 24 unidades, Uruguay repitió su labor de las dos Eliminatorias anteriores y, con su quinto puesto, regresó a un repechaje, esta vez sorteado con éxito –y con mucho susto– ante Costa Rica.

Con este panorama, el temor que se intenta bajar sobre el alto grado de dificultad de estas Eliminatorias resulta infundado. Sin Brasil, con estar arriba de la mitad de la tabla alcanza para llegar al Mundial. Y para ello basta con 25 puntos, cifra que se logra con los ocho triunfos de local y un empate afuera. La línea divisoria entre los de arriba y los de abajo determina el repechaje. Y quedar sexto entre nueve, luego de 18 partidos, con los brasileños ausentes, no tendría otro calificativo que de fracaso rotundo.

Compartir: 

Twitter
 

Lionel Messi, la estrella del fútbol mundial que puede explotar finalmente con Argentina.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.