DEPORTES › BOCA VENCIO A FLUMINENSE POR LOS CUARTOS DE LA COPA

El primer paso fue positivo

El equipo dirigido por Julio Falcioni hizo méritos para quedarse con una diferencia más abultada, pero se tuvo que conformar con la mínima ventaja, por el gol convertido por Pablo Mouche en el comienzo del segundo tiempo.

 Por Facundo Martínez

Boca luchó, buscó, presionó y dominó buena parte del partido ante Fluminense, pero debió conformarse con un triunfo por 1-0, con gol de Pablo Mouche, diferencia que tendrá que hacer valer el próximo miércoles en Río de Janeiro, cuando vuelva a enfrentar a los brasileños en el partido de vuelta por un lugar en las semifinales de la Copa Libertadores. El local no necesitaba más que el marco de la Bombonera para darse cuenta de que su mejor opción era salir a atacar desde el comienzo. Y así lo hizo, aunque dejó pasar unos minutos hasta terminar de hacer pie en el mediocampo, desde donde se le hacía más fácil controlar el partido. Fluminense, que eligió el contraataque como arma, se defendía con siete, una línea de cuatro en el fondo, a la que se le pegaban los tres volantes. Boca necesitaba explosión para sorprender y la encontró cuando Rivero, Erviti y Mouche se metieron en partido.

En una jugada de tiro de esquina, Rivero conectó la pelota en el primer palo y estuvo cerca de abrir el marcador. Después probó Roncaglia desde afuera del área con un remate cruzado, que pasó cerca. Y también lo tuvo Cvitanich, pero su cabezazo se fue apenas arriba. Los hinchas, eufóricos, le pedían más al equipo. Luego, para terminar de confirmar que el gol estaba cerca, Schiavi cabeceó solo por el segundo palo.

Cuando el árbitro le mostró la roja al defensor Carlinhos, por doble amarilla, el clima copero volvió a ganar las tribunas. Boca se le fue encima al Fluminense. A cinco del final de la primera parte, Mouche enganchó en el área y sacó un remate que fue sobre el cuerpo del arquero Cavalieri. Riquelme sorprendió con otro remate que se fue apenas desviado y después lo tuvo Schiavi, desde abajo, pero el arquero tapó.

El encuentro se fue al descanso sin goles y con un claro penal de Roncaglia, mano en el área, que el árbitro colombiano no vio. En el arranque del complementario, cuando Boca parecía comenzar a sufrir la presión del marcador, reapareció Mouche con una buena definición, un zurdazo cruzado, para terminar una jugada colectiva y poner a Boca, al fin, en ventaja.

Fluminense, en desventaja y con un hombre menos, le terminó de bajar la persiana al encuentro, cerrándose atrás para impedirle al equipo de Falcioni aumentar la ventaja de cara a la revancha.

Schiavi tuvo otra muy buena chance, pero su remate fue salvado en la línea por el arquero. Los brasileños, sin sus figuras y sin ideas, consumieron su tiempo protestándole al árbitro o tirándose al suelo simulando golpes. Boca, sin embargo, evitaba los roces y seguía buscando el arco de Cavalieri. Se demoró Roncaglia y terminó perdiendo ante la presión de los defensores.

Los últimos minutos encontraron a Boca buscando enfáticamente ampliar su ventaja y a Fluminense tratando de salvar las papas del fuego en una contra. Terminó 1-0 y quedó la sensación de que Boca podría haber hecho algún gol más. Pero no, además de los obstáculos defensivos, se encontró con una buena noche de Cavalieri, la figura del partido.

Compartir: 

Twitter
 

Mouche se prepara para definir, en lo que será el gol que le terminó dando el triunfo a Boca.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.