DEPORTES › SABELLA ENSAYó UN ESQUEMA 5-3-2 PARA JUGAR CON BRASIL

Más conservador de lo previsto

Se esperaba que el ataque con tres delanteros no se mantuviera, porque el mismo entrenador lo había adelantado. Pero ayer, además de sacar a Higuaín, bajó a Mascherano a la última línea para mezclarlo con los zagueros.

Ni los más ingenuos soñaban con que Alejandro Sabella iba a repetir el dibujo 4-3-3 desa-fiante que armó para jugar contra Ecuador en el Monumental, inclusive porque él mismo lo había anticipado pocos minutos después de la goleada. Parecía que había que conformarse con un 4-4-2 más conservador para enfrentarse con Brasil en el partido del sábado, pero ni siquiera eso... El ex técnico de Estudiantes plantó, en la práctica que desarrolló ayer en Ezeiza, un ultradefensivo 5-3-2, un esquema similar al que utilizó la Argentina para un partido histórico, el de la primera derrota contra Venezuela, en el segundo partido de las Eliminatorias.

Orion; Clemente Rodríguez, Mascherano, Federico Fernández, Garay, Zabaleta; Salvio, Gago, Di María; Messi, Agüero: Ese fue el equipo que plantó Sabella. La gran novedad parece ser el retraso de Javier Mascherano a la última línea, como suele jugar en el Barcelona, aunque el sábado, en la goleada ante los ecuatorianos, el volante se paró a lo largo de buena parte entre los dos zagueros centrales, especialmente cuando el rival se replegó en su campo. Ayer, en cambio, se ubicó a la izquierda de Fernández. Fue por ese lado que Ecuador complicó más el sábado.

La otra variante fue la rotación de los laterales, de flojo rendimiento ante Ecuador: Zabaleta fue a la izquierda y Rodríguez a la derecha, presumiblemente atendiendo a las características del equipo de Brasil, que viene de perder 2-0 ante México, y la posibilidad de pasar al ataque.

El que salió de la formación fue, como se presumía, Gonzalo Higuaín, pero Sabella probó con Eduardo Salvio, en lugar de José Sosa, como volante por derecha. El ex jugador de Estudiantes podría ser el titular en el amistoso contra Brasil, un partido que al parecer Sabella considera de alto riesgo, pese a que no hay puntos en juego, dado el esquema defensivo que plantó en Ezeiza.

“Conozco a este cuerpo técnico, que no hace las cosas por impulso y que analiza todo”, dijo ayer Augusto Fernández, el volante de Vélez convocado repentinamente el lunes, tras la desafectación de Maxi Rodríguez, que no viajó a los Estados Unidos porque su mujer estaba dando a luz. “Sabía que estaban siguiendo mis actuaciones y que si uno mantiene la regularidad en su club eso te permite ilusionarte.”

Fernández recordó la experiencia de marcar al crack brasileño Neymar, en los dos partidos ante el Santos por los cuartos de final de la Copa Libertadores. “Hicimos un trabajo bárbaro. Gino (Peruzzi) lo marcó muy bien y no lo dejó dar vuelta, y cuando lo hizo le doblamos bien la marca con Cubero y Seba Domínguez. Lo paramos bien y creo que con estos jugadores de selección no va a haber problemas”, concluyó. Santos se clasificó semifinalista en los penales.

Compartir: 

Twitter
 

Con la mano abierta, Sabella parece decir “cinco, en el fondo van cinco”.
Imagen: Alejandro Leiva
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.