EL MUNDO › ESTADOS UNIDOS AFIRMA QUE ES EL NúMERO DOS DE LA RED TERRORISTA

Matan a un jefe de Al Qaida

Washington confirmó la muerte en Pakistán de Abu Yahya al Libi, quien habría sido ascendido tras el asesinato de Bin Laden. Fue en uno de los ataques con aviones no tripulados, donde suelen morir civiles inocentes.

 Por Andrew Buncumbe y David Usborne *

Estados Unidos reclamó ayer otra victoria en su batalla para derrotar a Al Qaida con la muerte de un militante libio que se cree que es el número dos en la jerarquía de la red terrorista, después de la muerte de Osama bin Laden el año pasado. La confirmación desde Washington llegó horas después que la inteligencia paquistaní hubiera comenzado a dar señales de que Abu Yahya al Libi, de quien se dijo que había sido promovido después de la muerte del líder de Al Qaida el año pasado en Abbottabad, se encontraba probablemente entre los varios combatientes extranjeros muertos en ataques en el norte de Waziristan.

Su muerte será vista como un golpe importante contra la red militante. Algunos han sugerido que Al Libi era el segundo después de Ayman al Zawahiri, quien se hizo cargo del lugar de Bin Laden. Un funcionario de Estados Unidos en Washington sugirió que estaba “entre los más experimentados y versátiles líderes de Al Qaida” y “había jugado un rol crucial en los planes del grupo contra occidentales, supervisando los esfuerzos de las operaciones externas”. Un funcionario paquistaní le dijo a Reuters que Al Libi había muerto en el hospital después de haber sido impactado por dos misiles. “Interceptamos algunas conversaciones entre militantes. Estaban hablando sobre la muerte de un sheik”, dijo un funcionario paquistaní de inteligencia, usando un título que generalmente se les da a los altos líderes religiosos. “No nombraron a esta persona, pero hemos chequeado con nuestras fuentes en el área y creemos que se refieren a Al Libi.”

Abu Yahya al Libi fue individualizado en el Programa de Recompensas para la Justicia del Departamento de Estado de Estados Unidos, que ofreció un millón de dólares por información sobre él y era señalado por usar su “entrenamiento religioso para influir sobre la gente y legitimizar las acciones de Al Qaida”.

Su muerte ahora representa una señal de victoria en Washington para los que apoyan los polémicos ataques de aviones no tripulados. Mientras los que hacen campaña en contra en Pakistán dicen que muchos civiles inocentes mueren en los ataques y el ejército se opone, por lo menos públicamente a ellos, Estados Unidos ha defendido agresivamente los ataques de estos aviones y su frecuencia aumentó durante la administración de Barack Obama, quien personalmente aprueba o veta la llamada “lista de muertos” de cada ataque. Hubo, por lo menos, ocho ataques con aviones no tripulados en las últimas dos semanas.

Ayer, el ministro de Exteriores paquistaní llamó al embajador de Estados Unidos, Richard Hoagland, para protestar por los recientes ataques con aviones no tripulados. “Fue informado de que los ataques con aviones no tripulados eran ilegales, van contra la ley internacional y son una violación a la soberanía de Pakistán”, decía una declaración del Ministerio de Exteriores.

Mirza Shahzad Akbar, un abogado que está representando a las familias de los civiles muertos por ataques de aviones Drones en juicios contra Estados Unidos, dijo que inicialmente se había informado que seis personas habían muerto en la operación de ayer, pero cuando los rescatistas llegaron al área encontraron que 16 personas habían muerto. “Aparte de lo que sucedió con Al Libi, ustedes han matado a otras 15 personas”, dijo. “En las últimas dos semanas, 56 personas han muerto por ataques de aviones no tripulados”, añadió Akbar, del grupo Fundación de la Libertad.

El perfil de Al Libi, quien tenía alrededor de 40 años y era un erudito islámico, creció después que se escapó de una prisión militar estadounidense en la base de la fuerza aérea de Bagran en Afganistán, en el verano de 2005. Desde entonces apareció en docenas de videos de Al Qaida y, después de la muerte de Bin Laden por las Fuerzas Especiales de Estados Unidos, se dijo que el libio se había convertido en el segundo jefe al mando del grupo. El ataque del lunes fue en Hesokehl, ubicado al este de Miranshah, la principal ciudad del norte de Waziristan. Al Libi, cuyo nombre real era Mohamed Hassan Waid, había estado operando en esta área desde que escapó de la custodia de Estados Unidos junto con tres compañeros.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Junto a Abu Yahya al Libi murieron quince civiles.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.