EL MUNDO › LA PRESIDENTA ROUSSEFF ANUNCIó MEDIDAS PARA PRESERVAR LA BIODIVERSIDAD EN BRASIL

Cuidado ambiental con inclusión social

Dilma insistió en que debe establecerse un equilibrio entre las premisas ecológicas y las de carácter social y recordó que el PNUD citó a Brasil como ejemplo de defensa del medio ambiente y simultáneo combate a la pobreza.

La presidenta brasileña se montó a hombros de una ola verde con una medida que la pone a la vanguardia de la región en materia medioambiental. Dilma Rousseff presentó ayer una batería de iniciativas ecológicas y anunció, con bombos y platillos, que Brasil había alcanzado el menor índice de deforestación de la Amazonia de los últimos 23 años. La mandataria hizo esa declaración durante un acto en el que se habilitó el centro de convenciones, donde sesionará Río+20. En la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, Rousseff afirmó que el desafío del encuentro, al que asistirán más de cien jefes de Estado, será establecer los fundamentos para discutir un nuevo modelo de sustentabilidad que articule desa-rrollo, inclusión social y preservación del medio ambiente.

Acompañada por el secretario general de Río+20, el diplomático chino Sha Zucang, la presidenta brasileña aseguró que apuesta a la sabiduría de los líderes mundiales para cumplir con los desafíos que el resto del mundo espera de la cumbre ecológica más importante del año. También reconoció la responsabilidad que pesa sobre Brasil por ser el tercer productor de alimentos de mundo y porque detenta las mayores reservas de agua. A lo largo de su discurso, insistió en que debe establecerse un equilibrio entre las premisas ecológicas y las de carácter social y recordó que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo citó a Brasil como ejemplo de defensa al medio ambiente y simultáneo combate a la pobreza.

En estos días continúan las negociaciones en la sede de la ONU en Nueva York sobre la redacción final del documento Río+20, con la resistencia de los países ricos en acordar metas precisas sobre preservación ambiental, a ser cumplidas en los próximos años. El gobierno brasileño está trabajando para que se firme un documento ambicioso porque sabe que el éxito de la cumbre depende, en buena parte, de los acuerdos logrados entre los gobiernos.

“Esperamos que esta crisis (resultante) de un exceso de ganancias y la falta de controles de los mercados no sea un pretexto para que algunos países se rehúsen a firmar un documento final con objetivos claros”, dijo Rousseff en ese sentido. La ceremonia encabezada por la mandataria tuvo lugar en el Palacio del Planalto, en Brasilia, y se inició con el izamiento de la bandera de la ONU en el centro de convenciones Río Centro, en Río de Janeiro, donde a partir del 13 de junio sesionará la Conferencia sobre Desarrollo Sustentable. El izamiento de la bandera azul de la ONU junto con la de Brasil fue transmitido en vivo para la presidenta y las autoridades que estaban en Brasilia.

“Es una ceremonia simbólicamente importante porque es parte de las reglas diplomáticas de la entrega de la soberanía de ese pedazo de Brasil a las Naciones Unidas, exactamente como si Río Centro fuera la sede de la ONU en Nueva York”, explicó Giancarlo Summa, portavoz de Río+20. A ocho días del comienzo de las deliberaciones del encuentro global, Rousseff anunció la creación de los parques nacionales Furna Feia y Descobremento como parte de la política del Programa de Areas Protegidas, destinadas a preservar la floresta y la biodiversidad.

A su vez, la presidenta brasileña aprovechó la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente para difundir la ampliación de otros tres parques y diversas medidas de apoyo a los pueblos indígenas. Asimismo, la presidenta sancionó un decreto que establece normas para que todas las empresas que prestan servicios o venden productos al Estado utilicen prácticas medioambientales correctas para continuar en la lista de proveedores oficiales. En relación con los pueblos indígenas, Rousseff sancionó los decretos que formalizan siete nuevas reservas y anunció la creación de un comité gubernamental que deberá diseñar políticas para mejorar la atención sanitaria y la alimentación en las aldeas.

Compartir: 

Twitter
 

Dilma saluda al diplomático chino Sha Zucang, secretario general del Río+20.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.