EL PAíS › DANIEL REPOSO RESPONDIó A LAS CRíTICAS DE LA OPOSICIóN EN UNA AUDIENCIA PúBLICA

Un candidato con dictamen

El dictamen obtuvo ayer ocho votos. El pliego se tratará el próximo martes, en una sesión en la que se necesitarán los dos tercios para designarlo. Los reproches opositores y la defensa del kirchnerismo.

 Por Sebastian Abrevaya

A pesar de las críticas de la oposición al desempeño de Daniel Reposo en la audiencia pública, el kirchnerismo consiguió anoche emitir dictamen para tratar la próxima semana el pliego del candidato a procurador general de la Nación. Durante más de diez horas, Reposo respondió las preguntas de los senadores, que le remarcaron inconsistencias en su currículum, cuestionaron sus “flacos antecedentes” académicos para el cargo y le reprocharon su “falta de independencia” respecto del gobierno nacional. “Tiene los requisitos que exige la ley: es abogado, tiene más de 30 años, tiene una carrera pública, es síndico general de la Nación y tiene indudablemente una experiencia en la administración pública que le permite tener todas las condiciones para ocupar el cargo de procurador”, sentenció ayer el titular del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Pichetto, quien más temprano dijo que están “muy cerca” de lograr su designación.

La audiencia pública realizada en el Salón Azul estuvo integrada por más de cuarenta senadores, invitados especiales, asociaciones civiles y particulares. Hubo una nutrida concurrencia de dirigentes de la oposición, muchos de los cuales habían presentado parte de las 17 impugnaciones a la candidatura de Reposo. Se destacaron los diputados Ricardo Gil Lavedra y Manuel Garrido (UCR); los denarvaístas Gustavo Ferrari y Daniel Amoroso, la ex ministra Graciela Ocaña, el auditor general de la Nación, Leandro Despouy; el titular de la UCR, Mario Barletta, entre otros. El oficialismo también aportó lo suyo para respaldar a su candidato: los diputados Agustín Rossi, Carlos Kunkel, Diana Conti y Jorge Landau, además del director nacional electoral, Alejandro Tulio.

Antes de las 10 de la mañana, Reposo llegó al Senado, saludó a algunos senadores oficialistas y arrancó la audiencia con la lectura completa de su currículum. Después fue el turno de las impugnaciones redactadas en su mayoría por referentes de la oposición, aunque también presentaron la suya asociaciones civiles como la ADC y particulares como el constitucionalista Diego Armesto. Luego se leyó el descargo escrito de Reposo y entonces sí comenzaron las preguntas.

En sintonía con la gran campaña de rechazo que venían pregonando, los radicales arrancaron con los cuestionamientos más fuertes: “El planteo que hacemos no tiene que ver con su pertenencia ideológica a un proyecto político. El tema es la manera en que participa activamente del proyecto. Ejerce un activismo violento para adherir al proyecto”, le espetó el jujeño Gerardo Morales, en relación con la asamblea de accionistas de Papel Prensa, que terminó con incidentes, trompadas y varias causas judiciales. Sin perder la calma en ningún momento, Reposo sostuvo que “jamás” actuó con violencia y que los disturbios se generaron a partir de las agresiones de José María Soaje Pinto, abogado de la empresa integrada en su mayoría por Clarín y La Nación. “Gritó que hay que matar a todos los montoneros del Gobierno y a todos los judíos”, relató Reposo.

Uno de los más duros con el actual titular de la Sigen fue el mendocino Ernesto Sanz. “El doctor Reposo acaba de mentir una vez más”, le dijo en la cara mientras leía una nota de la decana de la Facultad de Derecho de la UBA, Mónica Pinto, en la que informaba sobre un curso de actualización en derecho societario que figura en el CV de Reposo. Según la documentación, Reposo sólo cursó 36 de las 128 horas que lo conforman y no dio el examen final. Algo dubitativo, el funcionario respondió que completó el curso, pero que no recordaba la existencia de un examen.

Sanz tomó además el sistema de evaluación de antecedentes de los aspirantes a fiscales nacionales y utilizó el último concurso abierto para acceder al cargo. De los 62 aspirantes de ese concurso, por su currículum Reposo hubiera quedado en el puesto número 60. “¿Usted cree que puede ser jefe de los fiscales si califica en el lugar 60 de 62?, preguntó en tono inquisidor Sanz. “Es la valoración que ha hecho sobre la temática la señora Presidenta. Para ser fiscal hay que tener una especialización mientras que para ser procurador se necesita un conocimiento general sobre todas las áreas del derecho”, respondió Reposo.

Tanto el presidente de la Comisión de Acuerdos, Marcelo Guinle, como Pichetto salieron en alguna oportunidad en auxilio del candidato. “Tienen que ser preguntas de carácter general, de análisis político y no con la rigurosidad de un examen de la facultad. Acá hay una minuciosidad que no tiene registros en este Congreso de la Nación”, criticó Pichetto.

También fue particularmente dura la salteña Sonia Escudero, que había decidido esperar hasta la audiencia para sentar posición sobre el candidato.

Escudero cuestionó que en el currículum del titular de la Sigen figura que se desempeñó como “asesor legal y apoderado” de la Sindicatura General de Empresas Públicas antes de obtener el título de abogado. “Hay un error de tipeo o hay usurpación de título, porque no se puede ser letrado apoderado sin el título”, sentenció. “El área donde yo trabajaba era la asesoría letrada y apoderado de una sociedad no significa que tenga que ser abogado”, replicó.

Reposo también respondió a las críticas por sus declaraciones públicas en las que dijo ser “un soldado” y “un hombre de la Presidenta”. Al respecto sostuvo que, si bien adhiere al proyecto político, no tiene “dependencia orgánica” y que son una “mera conjetura personal” de los opositores sus vínculos con Amado Boudou.

Pasadas las ocho de la noche concluyeron las preguntas y el dictamen obtuvo ocho firmas. A partir de ahora comienza la cuenta regresiva hasta la sesión especial del próximo martes, en la que el oficialismo tratará de conseguir los dos tercios de los votos para designar al nuevo procurador en reemplazo de Esteban Righi.

Compartir: 

Twitter
 

La audiencia pública en la que Daniel Reposo contestó preguntas duró más de diez horas.
Imagen: Rafael Yohai
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.