DEPORTES › EL PUNTERO DEL TORNEO SIGUE AL FRENTE DEL RALLY DE ARGENTINA

Ogier quiere destronar a Loeb

Los franceses están separados por menos de 20 segundos al cabo de la primera etapa, y el multicampeón no se siente cómodo con su máquina. El cordobés Pozzo tuvo problemas y está noveno. Ligato abandonó y se reengancha.

Desde Ascochinga hasta La Cumbre, el camino sigue la línea de las sierras, a gran altura, pero luego gira y el descenso hacia Agua de Oro se traduce en una serie de bucles y curvas cerradas de 180 grados, con vados profundos, que transforman al tramo de 51 kilómetros en uno de los más complicados del Rally de la Argentina. En ese tramo, la médula de la primera etapa de la prueba que organiza el Automóvil Club Argentino con puntos para el Mundial de la especialidad, el francés Sebastian Ogier (VW Polo) consolidó su liderazgo pese a algún inconveniente pasajero, y estiró a 16s3 la ventaja sobre el rey de los caminos de Córdoba, su compatriota Sebastian Loeb (Citroën DS3), que se siente fuera de forma y podría perder por primera vez en casi una década en este terreno.

Ogier perdió en el primer recorrido sobre ese tramo especial a manos de Mikko Hirvonen, el otro piloto de Citroën, pero se recuperó ganando los dos tramos de la tarde, al completarse la etapa de ayer. Loeb lamentó tener que manejar su auto con el estilo más agresivo de su compañero de equipo, algo a lo que no está acostumbrado, y se mantiene a la expectativa, mientras que Hirvonen se ubica tercero a apenas 18s1 del puntero del Rally. En cuarto lugar se ubica finlandés Jari-Mati Latvala (VW) a 40s7, y el quinto puesto es para el ruso Evgeny Novikov, el mejor piloto de Ford, ya a 1m37s7 de Ogier y lejos de la conversación.

Peor la pasó el español Dani Sordo, que volcó después de Ascochinga luego de que su navegante, Carlos del Barrio, se equivocara al cantarle la hoja de ruta. “A veces es un error del piloto, pero esta vez fue una nota mal leída”, reconoció Sordo, que marcha décimo.

Gabriel Pozzo, el único argentino que compite en la clase mayor del Rally, la WRC, tuvo un buen comienzo de etapa, en la mañana, pero perdió alrededor de cinco minutos en la última parte de la etapa, que se corrió entre lloviznas y densa niebla, en esa bajada tortuosa hacia Agua de Oro, con problemas de la dirección hidráulica de su Ford Fiesta. Por eso quedó noveno, a más de 10 minutos de Ogier, aunque avanzó tres puestos respecto de la primera jornada, y está delante de Sordo.

La jornada fue negativa para el cordobés Marcos Ligato (Subaru), quien comenzó el día encabezando su clase, la WRC2, en el subgrupo 3, porque a poco de recorrido el tramo inicial, en un desacomodado salto, destruyó el tren trasero del Subaru que preparan los hermanos italianos Agnello, quedando al margen, con la posibilidad del reenganche para la etapa de hoy, con 20 minutos de recargo. Eso le quita cualquier esperanza de victoria en la clase, en la que está corriendo el Mundial. Ahora, la vanguardia es propiedad del qatarí Al Kuwari (Ford Fiesta).

Los caminos del Valle de Calamuchita serán hoy el escenario del paso de las máquinas en la segunda etapa de este Rally, aunque el tradicional tramo entre Santa Rosa y San Agustín, que habitualmente reúne multitudes en torno de su famoso vado, no se utilizará. En cambio se correrán dos tramos nuevos, Santa Rosa-Villa del Dique y Amboy-Yacanto, y volverá a usarse el tramo del Parque Temático de Villa Carlos Paz para un superespecial nocturno que cerrará la etapa y dará comienzo a las 19.05 (televisa Fox Sports 3). Será un largo día de Rally para Ogier, que se pondrá en marcha a las 6.40 y recién terminará la jornada alrededor de las 19.25. Más de medio día dedicado a acabar con el reinado de Sebastian Loeb en tierras cordobesas.

Compartir: 

Twitter
 

El Polo de Sebastian Ogier, pasando a fondo un vado en Agua de Oro.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.