DEPORTES › RIVER DERROTO A COLON ANTES DE LA FINAL DE LA COPA

Se va con el ánimo por las nubes

El equipo conducido por Marcelo Gallardo jugó un gran segundo tiempo y dio vuelta el resultado ante los santafesinos. Los goles fueron convertidos por Driussi, Cavenaghi y el uruguayo Viudez. Esta noche viajan a México.

 Por Daniel Guiñazú

River viajará esta noche a México con el ánimo mucho más alto que las nubes. Los titulares se ponen a punto para encarar este miércoles la primera final de la Copa Libertadores ante los Tigres de Monterrey. Y los suplentes, mientras tanto, sostienen con éxito la posición en el torneo local. Ayer le ganaron 3-1 a Colón. Y con esta victoria, igualaron la línea de Boca en la cima de la tabla con 37 puntos. Por eso, hubo festejo largo cuando caía la noche sobre el estadio Monumental. Más allá del triunfo sobre los santafesinos, la gente que casi llenó el estadio celebró un espléndido momento futbolístico que parece asentado sobre bases cada vez más sólidas.

Al equipo de Marcelo Gallardo le brotan fútbol y carácter en proporciones más o menos similares como para sustentar sus sueños más elevados. Por ejemplo, ayer al cierre del primer tiempo, perdía 0-1 (gol de arremetida del zaguero Germán Conti a los 31 minutos tras un tiro libre mal defendido) y Colón, veloz y atrevido, le desnudaba fisuras serias por el costado que marcaban el uruguayo Mayada y el juvenil Carreras, y alguna lentitud en los centrales Mammana y Alvarez Balanta.

Pero en la segunda etapa, River fue una aplanadora. Y esos 45 minutos finales acaso hayan sido los mejores que jugó Gonzalo Martínez con la camiseta de la banda roja. Abierto sobre la izquierda, atravesó con habilidad y rapidez cualquier marca que le salió al cruce y, sin convertir ninguno, fue actor principal en los tres goles riverplatenses que dieron vuelta la trama del partido. Un mensaje demasiado poderoso como para que Gallardo no lo tenga cuenta a 96 horas de la final con los mexicanos.

En el gol del empate a los dos minutos, Pity Martínez sirvió el centro que Sebastián Driussi mandó a la red con un derechazo seco y certero, mientras Saviola atropellaba al arquero Broun y le cometía un foul que el árbitro Darío Herrera no apreció. En el del 2-1 (16 minutos) le cruzó una pelota a Saviola que el delantero, en su única buena jugada de la tarde, transformó en el centro que Cavenaghi convirtió tirándose hacia atrás porque se había pasado de largo. Y en el tercero y definitivo (37 minutos) se lo llevó puesto a su marcador Garnier y lanzó un centro atrás que dio vuelta a toda la defensa santafesina, y que Tabaré Viudez definió de zurda a la red.

El uruguayo parece en estado de gracia. Volvió a jugar media hora (ingresó por el lateral Carreras) e hizo casi todo bien y tomó buenas decisiones cada vez que su zurda fina entró en contacto con la pelota. Gallardo tiene un plantel más largo y rico que en el primer semestre y lo sabe usar. Además, ayer reapareció Bertolo luego de haberse desgarrado en su debut ante Central, con lo cual sobran variantes y combinaciones para potenciar a un equipo cuyo lado B le terminó arrojando a Colón, la prepotencia de su presente. Y la confianza inmensa de que lo mejor, le está a punto de venir.

Compartir: 

Twitter
 

Todos se acercan para abrazar a Cavenaghi, autor de uno de los goles del ganador.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.