DEPORTES › BOCA Y RIVER, LINEA POR LINEA, ANTES DEL SUPERCLASICO

Se apuran por sacar ventaja

¿Quién de los dos llega mejor a la cita del domingo? Un repaso de las virtudes y los problemas futbolísticos de cada conjunto.

Por Facundo Martínez

Boca parece llegar al superclásico otra vez de punto, una situación que no parece incomodarlo. Aunque el equipo de Alfio Basile no atraviesa un buen momento, más allá de estar a sólo un punto del líder River, las condiciones parecen estar dadas para una victoria. La exagerada preocupación de River por Fernando Gago, la localía y el carácter de un equipo habituado a remontar la adversidad forman parte de esas condiciones.

- El arco. Abbondanzieri está bien, ganando confianza luego de los goles y las críticas que recibió por su floja actuación en la Selección ante Croacia, y lo demostró frente a Tiro Federal, ganándole el duelo al peligroso Javier Cámpora. Quizá le juegue una mala pasada el hecho de estar con un ojo en la pelota y el otro, en el Mundial. Para él será un partido muy especial, ya que con una buena actuación podría despejar ciertas dudas que se generaron en torno de sus condiciones.

- La defensa. En estos momentos es uno de los puntos débiles del equipo. No anda bien Krupoviesa (por eso Basile estudia la variante del ingreso de Calvo por la franja izquierda) y Silvestre aún no da las garantías que sí entrega Díaz, aunque se muestre motivado por lo que será su primer superclásico. Además, Ibarra arrastra un problema muscular. Por cómo llega River, Basile sabe que debe tomar precauciones y por eso ensayó ayer trabajos defensivos, que incluyeron a los volantes.

- El mediocampo. No pasa un gran momento, porque sus componentes sufren los altibajos. Bilos todavía no volvió a ser el de antes y en quite está cada vez más flojo. Ledesma, empeñoso siempre, alterna buenas y malas, y así será hasta que regrese Battaglia (quien ayer volvió a hacer fútbol, con la reserva). De Gago –a él apuntará todos sus cañones River– y de Insúa, que tendrá una magnífica oportunidad para consagrar su romance con los hinchas, depende todo el juego de Boca. Si andan bien, van a contagiar al resto. El duelo entre Gallardo y Gago puede ser un espectáculo aparte.

- El ataque. Uno por adentro y otro por afuera, nada de tridente. Los candidatos: Palacio y Palermo, más allá de que Delgado esté en un buen momento. Si Palacio consigue desbordar para habilitar al goleador, el poder ofensivo de Boca será de temer. Es obvio que Palermo no aporta en los momentos en los que sus compañeros ganan en velocidad y precisión, pero si lo buscan y él se muestra en el lugar indicado le puede ir bien.

Palermo no está para sutilezas, es simplemente un definidor excepcional, o como alguna vez lo definió Bianchi, “un optimista del gol”.

------------------------------------------------------------------------------------

Por Adrián De Benedictis

River espera confiado el partido, depositando sus expectativas en el buen rendimiento futbolístico que viene exhibiendo, que le permite ocupar en soledad la cima de la tabla de posiciones del Clausura. El repaso del equipo, línea por línea, confirma el optimismo.

- El arquero. Germán Lux se fue consolidando desde al año pasado, y a pesar de golpe anímico que sufrió hace dos meses, ha demostrado con actuaciones sólidas que mantiene un nivel alto, tanto en el torneo local como en la Copa Libertadores. Inclusive, es uno de los candidatos a integrar la lista definitiva de futbolistas que participarán del Mundial de Alemania.

- La defensa. La última línea de River se consolida a partir de la firmeza del paraguayo Julio Cáceres, quien rápidamente se convirtió en el líder. Los laterales también atraviesan un buen presente, sobre todo Ferrari, que se adaptó sin problemas, suele desprenderse por su sector, y se muestra como salida permanente. Por el otro lado, Domínguez también incursiona en ataque con criterio, aunque deja mucho espacio cuando debe regresar a su posición y abusa del juego brusco, que le ha costado algunas expulsiones. La incógnita pasa por el segundo marcador central, ya que entre Gerlo y Tula estará el cuarto hombre. Passarella se inclinaría por el primero, ya que tiene mayor juego aéreo que su compañero y la intención es contener los envíos hacia Palermo o Bilos.

- El mediocampo. La zona donde River elabora todo su juego. Aunque su principal estratega, Marcelo Gallardo, aún no fue confirmado para el superclásico, en caso de que juegue desde el inicio habrá que ver cómo responde en un duelo con tantas exigencias. Los otros tres integrantes de esa zona estarían asegurados. Por la derecha Santana ha conformado al técnico por su esfuerzo personal. Además, el ex San Lorenzo ha convertido goles con remates de media distancia. En el centro jugará Ahumada, con características diferentes a las de Gago, pero con gran poder de distribución. La franja izquierda la ocupará Zapata, a esta altura un histórico de la institución, el complemento ideal para trasladar la pelota por ese lado y abastecer con centros a los delanteros.

- El ataque Daniel Montenegro es el jugador más desequilibrante que tiene River en este momento, respondiendo no sólo con goles, sino con acciones que le permiten a River superar a sus rivales en ofensiva. El compañero sería Ernesto Farías, si también está en condiciones físicas óptimas, por un problema en la rodilla. Su reemplazante podría ser Gonzalo Higuaín.

Compartir: 

Twitter
 

Bilos pelea la pelota con Krupoviesa en la práctica de Boca.
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.